Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Viernes, 3 de agosto de 2018
Crónica de Jose Juan Cano Vera desde Algeciras

El "buenismo" del gobierno socialista, gancho electoral

[Img #16432]Recién desembarcado aquí en Algeciras no dejo de asombrarme de las cosas raras que ocurren al otro lado del Estrecho de Gibraltar, por ejemplo en la bella ciudad de Tánger donde el multimillonario rey de Arabia Saudita se ha construido un palacio de ensueño en parte de un solar que fue propiedad de Felipe González, a unos cincuenta kilómetros donde se producen miles de kilos de hachís, ante los propios ojos de la gendarmería marroquí. Aquí tampoco ocurre nada como el mismo caso que la corrupción española.
 
El centro neurálgico del llamado BUENISMO que practican los radicales de la izquierda española, no en Nicaragua, Bolivia o Venezuela y algunos miembros y miembras del gobierno del neo-socialismo podemizado de Pedro Sánchez, se ha observado, brutalmente, en el ASALTO DE LAS VALLAS DE CEUTA y recientemente en Melilla. Cientos de guardias civiles y policías atacados violentamente, y con sangre, cuando trataban de defender una frontera española. Solo defender sin posibilidades de ejercer otras medidas legales normales en otro país normal, como en naciones occidentales o no. Se dejaban, realmente, maltratar por una multitud de inmigrantes rudimentariamente armados pero perfectamente organizados por las mafias y sus ASESORES ocultos de Marruecos, el fiel aliado español para controlar las mareas inmigrantes que en sus países son exterminados por tiranos y dictadores, blancos, negros y amarillos. Y el ministro Marlasca pidiendo que se abrieran las fronteras de ambas ciudades españolas en África.
 
El sufrimiento y las humillaciones que vienen recibiendo los hombres y mujeres de las fuerzas de seguridad han tocado techo desde los sucesos escabrosos del golpe catalán y la agresividad de jóvenes vascos. 
 
La ultima disposición equivocada ha sido disminuir los presupuestos de los valiosos agentes de la UCO, en sus trabajos especiales, un recorte que esperamos no afecte a sus investigaciones sobre los centenares de casos de corrupción. En fin que el gobierno sigue su racha de éxitos y provocaciones, y las policías y guardia civil mantiene su trabajo impagable a pesar de las embestidas de los mediocres y resentidos gobernantes. Bien hicieron los jefes de los guardias calandose los tricornios a la llegada de ese personaje curioso que es el director general de la Benemérita. En Ceuta y Algeciras. Seguro que de turismo demagógico y para intentar templar gaitas que apenas suenan en los asombrados oídos de los españoles decentes. 
 
La verdad es que en el fondo de todo este embrollo gigantesco en un punto clave de la seguridad europea están ocurriendo una serie de sucesos con el apoyo indirecto de las autoridades de Marruecos que actualmente mantienen unas relaciones equívocas respecto a España, como siempre jugando doble y cobrando con otra mano, millones de euros que llegan de Bruselas via Madrid. Este es un breve resumen de una situación critica que puede estallar en peores circunstancias nacionales e internacionales.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress