Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El zorro.
Miércoles, 8 de agosto de 2018
La colleja

Asesino en serie, Santi Potros

[Img #16464]El coleja J.P. Colmenarejo ha escrito probablemente el artículo más contundente y cargado de razones en la prensa de papel española, bajo el título de CABEZA DE SERPIENTE. Afirma, rotundamente que "el relato de lo ocurrido importa ahora hoy, tanto o más que entonces. La conveniencia política puede estar tentada en obviar a las víctimas y a sus familias. Ojalá no ocurra. Pero si se trata de seguir en el gobierno al precio que sea o en el poder, tal vez vuelva a suceder. Todos fuimos víctimas en potencia de aquella xenofobia. Por eso la memoria y la dignidad no se negocian a cambio de unos Presupuestos Generales del Estado o tomar la Moncloa con una moción de censura".
 
Pienso que el compañero se ha dejado algo entre las teclas del ordenador, y es que ya está pasando esa actitud que vaticina, porque los afines a ETA, gobiernan en el País Vasco y en Navarra. Y  Bildu vota en el Parlamento y decide sobre el futuro de España y los españoles. La década de los ochenta fueron años de plomo y miedo, y gobernando el socialista Felipe Gonzalez. De terror y resignación, disparaban en la nuca o volaban por los aires supermercados y reventaban un autobús lleno de guardias civiles jóvenes, un rio de sangre que llevaba el sello demente de un asesino en serie que hace tres dias ha sido puesto en libertad, el verdugo de inocentes, SANTI POTROS.
 
Tenían en el punto de mira la Constitución del 78 y la muerte de la Democracia, buscaban una guerra sin cuartel, pero no se rindieron, aunque se diga que han sido derrotados. Siguen empeñados en matar la gallina de los huevos de oro, las libertades y desestabilizar el Estado, y asociados a otros grupos políticos vinculados al separatismo y al ala más extremista de Podemos, como cuando Pablo Iglesias elogiaba la figura del jefe etarra Otegi. Se llama fanatismo. Lo tenemos claro el noventa por ciento de los españoles que amamos la paz, la cordura, la sensatez y la solidaridad social.
 
Un Gobierno socialista que abandona a los suyos no merece  serlo. Es duro ser un ciudadano español de la izquierda  histórica. Cada vez tardan menos en defraudarnos los que supuestamente nos representan, y  dejarnos a los pies de los caballos. Y para más regodeo, el ministro del Interior, Marlaska, va y dice que "reafirma su confianza en los Mossos de Escuadra catalanes," cuyo máximos jefes están imputados por supuestos graves delitos, entre ellos Trapero que fue mano derecha de Puigdemont. Raro que afirme tal chorrada un juez de la categoria de un ministro que comete graves errores, y que debiera ser más cuidadoso en su buenismo electoralista.Y defiende las actuaciones de esta policia autonómica durante el Referendum pirata. Lo he leido, asombrado, en un periódico de tirada nacional. Cochambre política que degenera como una estenosis lumbar, tan dolorosa.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress