Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Luis Mazón
Jueves, 16 de agosto de 2018
Un artículo de José Luis Mazón

Las aspiraciones gubernativas del juez Andreu

[Img #16505]El juez central de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, instructor del caso del Banco Popular, donde se ventilan las responsabilidades de los gestores por el hundimiento de la entidad, y que puede salpicar al Santander por el desplome del precio de venta, acaba de presentar su instancia para ser elegido Vocal del Consejo General del Poder Judicial, avalado por 25 compañeros, dejando pública constancia de sus aspiraciones gubernativo-politicas.

 

Los vocales, es sabido, son los “ministros” del Poder Ejecutivo de la Justicia, son los llamados a decidir quienes ocuparán puestos de magistrados en el Supremo, quienes presidirán sus salas de justicia, quienes serán presidentes del Tribunales Superiores o Audiencias, Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional (el oficial o teórico tribunal anticorrupcion del Estado). En fin tienen delicadas competencias que pueden influir en el curso de la vida política y hasta de la historia.

 

Un detalle relevante es que los vocales son elegidos en realidad por los partidos políticos más relevantes. Por tanto el que no tiene padrino no se bautiza.

 

¿Quién el padrino de Andreu? ¿El PSOE? ¿El PP?.

 

Ambas estructuras políticas rinden obediencia al Banco sospechoso de haber hundido el precio del Popular para comérselo gratis. El Tribunal de Cuentas sacó a la luz que el PSOE se había beneficiado de perdones de préstamos por el Santander del orden de 12 millones de euros. ¿A cambio de qué? ¿El indulto a Sáenz por Zapatero era parte de la “devolución”?

 

Las relaciones de Andreu con el Santander y la familia Botín tienen ya historia.

 

En 2012 el juez archivó manu militari y en condiciones inaceptables la causa por delito tributario de las cuentas ocultas en Suiza de 12 miembros de la familia Botín. Los peritos de Hacienda informaron que la familia no había explicado el origen y montante de las cuantias ocultas, por lo que no era regularizable a efectos penales para decretar el archivo. Pero el juez “lo puso de su bolsillo” como suele decirse, es decir, como acto de voluntad. Algún día recibirá una citación en tiempo venidero el juez para ser examinado por un tribunal de responsabilidades judiciales y rendir cuenta de este tema porque su obra ha llegado en tiempo de la era de responsabilidades y tendrá que asumir lo que los jueces de ese tribunal digan sin ningún tipo de favoritismo.

 

Teniendo en cuenta que los Botín -a través del poderio del Santander- lo controlan todo, incluso la prensa (como puso de relieve un reportaje del New York Times) la influencia para lograr este inesperado archivo pudo venir de distintos sitios.

 

El propio Santander descuelga un teléfono y Andreu aparece en la lista de candidatos del PSOE al gobierno de los jueces.

 

No hace mucho Andreu y su amigo Baltasar Garzón, hoy abogado, estaban en primera fila de la glamurosa presentación de un libro pro Santander acerca de la compra del Banco Popular por un euro. El autor, del que Andreu dice ser amigo suyo, es un abogado al que no se le conocen grandes casos, pero que ha trabajado como asesor del Santander. El juez se presenta en la fiesta del enemigo de los denunciantes olvidando el deber de recato sobre la imparcialidad. Pero ¿a quien le importa?.

 

La reunion de grandes personajes debio de surtir efecto. El libro le debio de convencer de su tesis pro Santander. Al poco el mismo Andreu rechaza ampliar la investigacion a los directivos del Banco Santander, pese a su evidente implicación en la operación de hundimiento del precio de las acciones del Popular.

 

Si el honrado juez Andreu aparece elegido por el Parlamento vocal del Consejo General del Poder Judicial podemos exclamar “miraculum habemus”. El Banco beneficiado de la compra habrá intercedido para que se reconozcan los méritos de un hombre que se merece esa vocalía judicial y más.

 

Pero los perjudicados del Popular pensarán que ellos han pagado el precio de ese nombramiento.

 

Catón el Viejo terminaba sus intervenciones en el Senado romano: “Carthago delenda est” o “Carthago debe de ser destruida”.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress