Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Merche C. Servellera
Jueves, 16 de agosto de 2018
Merche C. Servellera

El libre pensamiento

[Img #16510]Allá por el 400 a.C., Sócrates animaba y promovía en sus discípulos, el Libre Pensamiento.

En sus reuniones no solía contestar a las preguntas de sus pupilos, antes bien les hacía pensar y preguntarse a sí mismos, siendo consciente que en cada uno de nosotros están las respuestas a las cuestiones que nos planteamos cada día.

 

Esta forma de enseñanza no tenía otro objetivo que el de promover y entrenar Mentes Libres, autosuficientes y, por supuesto, cultas. Cuando entrenas una mente para desarrollar su capacidad analítica, estas procurando que ese individuo, cuando tenga acceso a información del exterior que no conocía, sea capaz de analizarla de forma objetiva.

 

Este es el origen de la Mayéutica, y en el que está basado el Coaching: es una Filosofía de Vida.

 

Esta filosofía de vida que el maestro Sócrates promovía, le costó la vida, siendo encarcelado y asesinado por ello en el 399 a.C.

 

Prestémosle atención, entonces, a este gran maestro que nos dejó su gran legado, ya que dio la vida por él.

 

Ser un libre pensador, es una declaración de enemistad directa contra los líderes políticos que a lo largo de la historia se han ido sucediendo. Ningún mandatario quiere un pueblo culto y de mente abierta, pues no es manipulable.

 

De igual modo, la sociedad, nuestras relaciones laborales, familiares, incluso de amistad, están tejidas bajo la sombra de la manipulación, eso que se llama apego y que no es más que un intento continuo de dominio por parte de los que nos rodean.

 

La única forma de enfrentarse a él y salir airoso es la formación, la formación individual, la personal. Y esta formación nos la procuramos a nosotros mismos mediante el entrenamiento propio.

 

Una mente liberada de prejuicios, que se atreve a cuestionar imposiciones por costumbres, que conoce bien la historia de la humanidad, quienes somos, cómo es el ser humano, de dónde venimos y los pasos que la humanidad continuamente repite, no es manipulable. Al contrario, consigue ver las cosas desde otra perspectiva, mucho menos dramática, sin miedo –que es el padre de la manipulación- sin catastrofismos, sin amenazas.

 

Simplemente ve y corrobora que hay circunstancias que se repiten porque el ser humano, como tal, tiene algunas condiciones intrínsecas que no han variado, que le son propias, y que dan lugar a que a día de hoy, en pleno 2018, sigamos viviendo como en el 2000 a.C.

 

Esto implica más de 4000 años de repetición, siglo tras siglo, de las mismas injusticias sociales que hoy vivimos y es que, desde que se produjeron los primeros asentamientos sociales y el hombre dejó de ser nómada, comenzaron a gobernar los intereses de aquellos más listos, sobre aquellos que, por su actitud personal, se dejaban llevar, manipular y engañar bajo la oferta de una supuesta protección.

 

Esta es la historia de la humanidad, con lo cual, nada nuevo bajo el sol. Todo sigue siendo igual y es que, quien hace y crea la Historia, es el ser humano, el individuo, y éste no ha evolucionado emocionalmente, por lo tanto la Historia de la Humanidad, no puede variar, crecer, evolucionar.

 

Hay tantos intereses políticos en que estas situaciones continúen sucediendo que, el Adoctrinamiento, tiene que prevalecer sobre el Libre Pensamiento, y así lo demuestra que sigan sucediéndose las mismas formas de gobierno absolutista, disfrazado de uno u otro color, pero con el mismo fin, a lo largo y ancho del Planeta.

 

¿Se podría cambiar esto? ¿Hay solución para la humanidad? La respuesta es sí, pero con el tiempo. Llevamos siglos viviendo de la misma forma y no será de un día para otro que se produzca este cambio tan necesario. Pero hay que recordar que el cambio comienza por cada uno, por el individuo, que es quien escribe y reescribe esa Historia una y otra vez.

 

Promovamos en nosotros mismos esa actitud positiva hacia el conocimiento, hacia el crecimiento interior individual. Formemos a esa persona que queremos encontrarnos frente a nosotros. Seamos libres a través de esta formación, para poder ser objetivos, de mente limpia y analítica, sin adoctrinamiento alguno. Que nadie nos pueda manipular.

 

Así, poniendo al Ser Humano en orden, pondremos orden en el Mundo.

 

Mc Coach.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress