Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
EFE.
Miércoles, 22 de agosto de 2018

Difundir por una red social un informe psicológico de la expareja no es delito

Transmitir a través de una red social un informe psicológico que estaba incorporado a un proceso de divorcio no es un delito de revelación de secretos, según un auto de la Audiencia Provincial de Murcia por el que se rechaza la pretensión de una mujer de que se abriera un procedimiento penal contra su expareja por esos hechos.

 

La resolución de este tribunal viene a confirmar la sentencia dictada por un juzgado de Instrucción que tramitó la denuncia de la afectada y que, tras analizar todos los datos, acordó el sobreseimiento de las actuaciones al considerar que los hechos no suponían delito.

 

En su recurso, la mujer reiteró que su antiguo compañero había enviado a otras personas, a través de una red social de internet, parte del informe redactado por la psicóloga forense adscrita al juzgado de Primera Instancia que tramita su proceso de divorcio.

 

«Esos datos no tenían el carácter de reservados, pues forman parte de un procedimiento al que ambos tienen acceso»

 

Expuso esta mujer que la circunstancia de ser parte en un proceso no faculta a su expareja a hacer uso libremente de los documentos incorporados a ese procedimiento, que en este caso fueron difundidos -siempre según su denuncia- con el aparente propósito de difamarla y humillarla.

 

Sin embargo, según la Audiencia, el delito mencionado exige que los datos reservados de carácter personal «se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos electrónicos o telemáticos o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado».

 

«Desde la perspectiva expuesta -comenta-, los datos no tienen el carácter de reservados, pues no se hallan registrados en esos soportes, sino que tan solo forman parte de un procedimiento civil en el que denunciante y denunciado son parte y sobre el que ambos tienen disposición, incluidos sus documentos». De tal forma que el denunciado no se apoderó de manera ilícita de ese informe.

 

No obstante, el tribunal admite que «el uso que se le dio pudo atentar contra el honor de la denunciante, pero es una cuestión que cae fuera del ámbito penal».

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress