Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Martes, 11 de septiembre de 2018
Incompetentes, irresponsables y lo nunca visto

En otro país lo del Mar Menor sería cuestión de cárcel

[Img #16603]En otro país medio civilizado asentado en una democracia bien definida cuando el Estado de Derecho funciona normalmente --no hay que irse al Reino Unido, Alemania o Suecia-- el escándalo, principalmente ético, luego político y en tercer lugar mediático,  que ha caído como una losa sobre el Mar Menor, hubiera desembocado en un procedimiento jurídico fulminante, pero entre que el APAGON INFORMATIVO regional y nacional se mantiene con todas las luces, sobre todo las intelectuales, en una oscuridad sospechosa y hasta tenebrosa, la laguna más bella de Europa o la segunda como el lago Leman suizo, sigue  atufando a sepelio de primera para evitar que el turismo nos vuelva las espaldas, y algunos pocos se forren a costa, presuntamente, de la salud humana.

 

Este problema ecológico, ruidoso, como cuando santa Bárbara truena, se ha tapado con intoxicaciones verbales contradictorias que han venido apareciendo en los medios de información con algunos anuncios publicitarios y declaraciones mentirosas. O esto hay que creer cuando hace un mes el conocido ambientólogo PABLO RODRIGUEZ ROS, que ha recorrido medio mundo estudiando el desastre ecológico, declaraba sin morderse la lengua que LOS POLITICOS ESTAN A LA MISMA ALTURA QUE EL MAR MENOR --murcianos y los de Madrid que lo saben todo-- es una pena. " Yo empecé a trabajar en el Mar Menor, y ya estaba la cosa fastidiada. Pero lo que ME DA PENA, MUCHA PENA ES QUE LA SOCIEDAD, VECINOS, ECOLOGISTAS, POLITICOS, CIENTIFICOS Y AGRICULTORES no se sepan poner de acuerdo de FORMA UNANIME para intentar solucionar esa tragedia tan nuestra, tan murciana. No hay mas que ver la situación y darnos cuenta que básicamente es un problema político, asegurando y dicen " que está mejorando", pero no. A ver, yo no soy experto en en eso, pero lo que sí se decir, es que evaluar algo asi es muy complejo. No se puede destacar un signo positivo, o que a ti te parece que es positivo, y decir que el Mar Menor está bien porque el agua  es transparente. Esto, respecto A LA SALUD DE UN ECO SISTEMA no significa nada. NO SE DEBE UTILIZAR EL MAR MENOR COMO ARMA ARROJADIZA, NI UTILIZAR FALACIAS DE CHERRY PICKIN, que son diez factores a tener encuenta y eliges torticeramente el que a ti te interesa más para negocios. Si a usted lo operan del corazón tratará que le informe el cirujano pero no el gerente del hospital. Deberían informar los científicos sobre la grave crisis del Mar Menor pero no un político que probablemente no sea ducho en la materia sino que es médico o ingeniero o abogado listo de un partido. A ver  si cuando vuelva de los Estados Unidos la salud del Mar Menor ha mejorado y hay más conciencia sobre el cambio climático. "
 
Una vez más el pasotismo histórico que hace funcionar a la Región y a sus ciudadanos, desde siglos y con unas características que raya el insulto como esa frase despreciable de "murcianos y gentes de mal vivir" no ha nacido por generación espontánea, sino que la hemos hecho alimentar y crecer desde las autoridades nacionales, las de la Corte de Madrid, tratándonos como una colonia africana y a veces hasta peor con la colaboración de esa desídia arraigada en nuestros  propios comportamientos serviles como llamar al empresario "amo" como expresión sumisa y reverencial del caicquismo que con los años ha ido cambiando de procedimientos. Desde el desprecio a los arrieros llegados de la regiones del Segura a los ordenadores y guaqsaps empleados para distanciarnos más de lo que estamos. Claro que los amos instalados en Madrid tenían en la Región a sus servidores, una cacicada sin escrúpulos que terminaban  en el pesebre, costumbre que se hizo tradicional y estalló en el siglo diecinueve.
 
En los años del franquismo la región no empeoró pero tampoco mejoró ostensiblemente si bien nadie puede negar que la cuestión del agua y la situación del campo y la sanidad varió  positivamente y se inició incipientes brotes de una nueva clase media y trabajadora que cambió de los "alpargates" a los zapatos domingueros y de la bicicleta a los modestos seiscientos o las ruidosas motorcillas. Y el turismo trajo dinero y trabajo hasta que los negocios sucios inmobiliarios transformó el paraiso de La Manga y las soleadas playas del Mar Menor, explosionandolos en una crecida imparable inmoral que ningun partido, ni uno, se atrevió a frenar, sino todo lo contrario. La polémica en la búsqueda de los culpables daba y da asco, y los hay que tratan de sacar el franquismo de las tumbas murcianas. Pero la corrupción masiva se quiso y se quiere tapar, pero cientos de miles de murcianos y murcianas sabemos y conocemos quienes se han hecho millonarios de la noche a la mañana, una mancha gigante que ha anegado a España con el peligro inminente de que haya un estallido encendido por las familias políticas y sus negocios que trajeron a nuestra nación un populismo teatral, espectacular y la amenaza de un golpe civil, una vez ejecutadas las cabezas más honradas de la izquierda histórica, sin que la derecha liberal conservadora y el ambiguo centrismo termine de cuajar mejores principios.
 

Murcia Región es el prototipo, la pista de entrenamiento del futuro que nos espera como nación en muy pocos años, porque la tropa política, dígase de una jodida vez, les importa un bledo España, los españoles y el futuro, salvo el de ella y sus clientes y la potenciación de nepotismo salvaje muy parecido al de las tribus de las selvas  que avanzan hacia el mundo occidental, ignorando que ellos seguirán siendo esclavos, como desde 1492.

 

Cuando escribo, en estos instantes oigo la voz triunfalista de Pedro Sánchez, promotor del neofranquismo, electoral, que cada vez se me parece más al dios que tuvimos en Murcia, al insigne padre del régimen murciano, Ramón Luis Valcárcel, que ha dejado fantásticos herederos. Uno prometía agua a raudales y este abadeso monclovita aprendiz de piloto aéreo,  bañandose en un océano de esperanzas, muchas esperanzas, la bonita cortina de humo que lleva cien dias levantando el telón de una obra teatral de Muñoz Seca, algo peor que don Mendo. O de esperpentos mediáticos de sus sectas televisivas, siguiendo el camino gregario leninista del  marques de Lenin, en el chalet proletario del camarada Pablo.

 

EPILOGO.- LA MINISTRA DE SANIDAD, LA SEÑORA MONTERO, HA DESCUBIRTO UNA NUEVA ENFERMEDAD EN EL REBAÑO POLITICO, se llama la "mastermania", es decir la mania de tener masters para alcanzan el sillón ministerial o la jefatura de un partido o ser presidente de una Comunidad Autónoma, y lo ha descubierto en ella misma, pues segun me explican por Morse de punto raya punto es decir .-. parece ser que está  relacionada con un regalo de Reyes Magos cuando le confeccionaron uno a medida. Lógicamente, como todo el mundo se defiende atacando, mintiendo o proclamando su inocencia. Y el Gobierno de turno, como todos, afirma que ella es inocente. Eso sí, cuando usted o yo declaramos a Hacienda la renta, nos busca las cosquillas y nos ponen contra la pared, porque no somos de fiar, ni politicos. Esta la democracia de los listillos. A ver si me cuelgo un master y me eligen, como minímo  pedáneo de Los Pulpites. Cochina vida de la gente de a pie...

 

Loles. No te olvides de mi denuncia y te regalaré un master de Jesús del Gran Poder.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress