Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Jueves, 13 de septiembre de 2018
¡¡Cuanto trabajo: PEDRO, PABLO, CASADO, ALBERT, PUJOL, BORRELL!!

Decencia, decencia, mucha decencia hermanos

[Img #16615]CADA DIA, hora a hora, tenemos las mismas sensaciones, por supuesto emotivas, que describe JOSE MARIA CARRASCAL, periodista, escritor e historiador, en su libro biográfico sobre ORTEGA Y GASSET, que colaboró  en construir la II REPUBLICA, y un lustro después a sepultarla con los ojos anegados de amargas lágrimas. Supieron Marañón, Ayala, Azaña, Gil Robles, Largo Caballero --el Pedro de aquellos años-- Unamuno, Lerroux, Alcalá Zamora, media decena de curtidos militares, entre ellos el hermano del generalísimo, ilustres periodistas, derribar la Monarquía de un rey vividor, aunque sin embargo no supieron, por ignorancia desleal, construir una segunda República con la decisiva ayuda de un pueblo que esperaba, arrinconado, en un paritorio, verla crecer en un clima de paz social, igualdad, bien común, solidaridad, libertades, ideas , trabajo,  principios,consensos y diálogo tertuliano.

No llegaron a levantar una nación --porque los otros no querían-- en paz, sino un régimen de trincheras, paredones, cementerios y paseillos madrugadores, en las proximidades de un horno de odio, rencor y llamas, tan violento como un volcán nicaraguense que arrasaba por el magma en forma de riada de sangre y fuego. Faltó lo más elemental, el elemento humano y sus almas de élites dirigentes con vocación de estadistas y el coro musical de una orquesta afinada, a los acordes de la partitura magistral de NABUCO.
 
Pero no, al pueblo todo en su extensa multitud, se le fue las voces por la boca, el griterio y la ruptura  democrática cuando no se afina el oido... Y al adversario de siglos, una eternidad, calando las bayonetas al mando único del golpe financiero y el poder eclesiástico que sabía leer. Una vez más la dos Españas que nació en Cataluña, entre los Borbones y los Austrias, en una guerra de intereses y negocios. Y se llevaron a Gibraltar al huerto de marihuana.
 
La misma Región avara de derechos propios y adquiridos, el egoismo refinado de los pudientes, que en la década de los años treinta del siglo pasado, se revolvió con las armas contra la República, la Constitución y la Unidad de una España abocada a la lucha callejera y la guerrilla anarquista antisistema y finalmente la rebelión del golpe traidor del Estat Catalá, sofocada duramente, aplicando la mano justa del Estado del Derecho, que el buenista del presidente Azaña predicaba afirmando que a CATALUÑA HABIA QUE BOMBARLEARLA CADA CINCUENTA AÑOS. Ahora, todavía no toca, Pedro.
 
Nuevamente la burguesía catalana corrupta que trataba a los "emigrantes españoles" como esclavos llegados en "trenmiserias" procedentes de otras provincias como Murcia o Andalucia o Galicia, hoy fiel aliada del populismo neocomunista de Pablo Iglesias, sigue empeñada en destruir a la nación con el agravante fatal de la mano afectuosa y amiga de un socialista que trata de aplacar al separatismo, un socialista de mercadillo enfermo de codicia, sin darse cuenta o dándose o haciendose el loco, que roto el País Catalán, llegaran las otras comunidades con sus barones de la nobleza democrática, haciendo cola viral o los cantonales de Jumilla, Cartagena o Beniaján.
 
Es claro que nuestro problema nacional no es del pueblo español sino de sus partidos, esos chiringuitos nacidos a la muerte del fallecido y cien veces enterrado, se han convertido en flamantes negocios en lo que se compra, venden o alquilan trozos del viejo y notable país visigodo camino del sultanato que lucha por su supervivencia, rodeado por muros, como el de Berlin, levantado para impedir que nadie penetrara en el paraiso comunista, donde las  gentes se daban la gran vida.
 
Nuevamente volvemos o casi ya, al pasado, ochenta y dos años despues de aquellos angustiosos dias cuando España era un dolor. España apenas existía, así de triste y sencillo. ¿ Cómo podría reconstruirse? Con patriotismo y con ganas. Pero habia dos clases, opinaba Ortega, el que miraba a la patria como un reflejo del pasado y la historia, y el que miraba a la patria, no la de los padres, sino la de los hijos, la patria mejorable , inmovil hoy, con ansias de regeneración sin venganzas y rapiñas. La que está en Europa y no en Venezuela o Bolivia o Nicaragua. Sí, lo he escrito y suena bien. La de la regeneración cultural y no analfabeta política e intoxicada. Pan, justicia, libertad y libros, La que necesitamos con urgencia en la región murciana que da mayorias absolutas a los corrompidos. Renovación, y no la de todos contra todos, sin feminismo traumático y zoologico, de hombres y mujeres luchadores.
 
Pero una labor como regenerar los tejidos de una sociedad estancada y un Estado de Derecho subvertido, requiere la aportación de todo el pueblo. Nunca puede ser obra de unos pocos iluminados como los excursionistas de la Diada. Ortega elevaba la voz y señalaba el camino ¡¡ DECENCIA, DECENCIA, MAS DECENCIA !! Y dudamos cuánto trabajo, Pedro, Pablo, Albert, Casado, Pujol, Borrell. Y sin necesidad de tener un Master, compañeros del alma.
 
EPILOGO. Según publica el diario EL MUNDO, en su edición de este miércoles, y bajo el título BURBUJA ACADEMICA, informa que están bajo sospecha altos dirigentes políticos, con curriculums vitae manipulados que corresponden  al Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El secretario general del PSM, José Manuel Franco y la ministra Maria Jesús Montero. Otros casos bajo investigación corresponden a Iñigo Errejón, de Podemos, ya sancionado. Y Toni Cantó, Miguel URBÁN, Carles Puigdemont y Juan Carlos Monedero, íntimo de Pablo Iglesias, quien a principios de la legislatura varios medios, entre ellos el ABC informó que recibia dinero de una cadena de TV iraní, y ambos del gobierno venezolano.
 
Dedicado A JUAN MARIANO, UN DEMOCRATA SIN APELLIDOS. J.J.
 
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress