Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Jueves, 20 de septiembre de 2018
Juan Eladio Palmis sin vocación

Carta abierta a los imanes, pastores y demas dirigentes religiosos de Cartagena

[Img #16657]No, los directivos católicos no; los dirigentes o pastores vaticanos no tienen nada más que mover los dedos, y todos los partidos políticos con representación municipal, olvidando lo que es un prepuesto y las partidas económicas aprobadas; olvidándose y pasándose por su matrículas genitales lo que es una cota de rasante urbanística, un proyecto visado de obras, un aumento de volumen de edificación, etc.etc. en su tremendo amor por “su patrimonio”, de ahí que no paga ibí toda la manzana de Santa María en Cartagena, con velocidad del rayo que no cesa de soltar dinero público a un estado extranjero, el Vaticano, le endiñan un millón de euros (de momento) disfrazados en partidas que todas salen del mismo cajón, que siempre está seco y vacío para otros menesteres de verdadera utilidad pública, no sectaria religiosa como es lo regalado.

 

Está claro que todas las congregaciones religiosas que existan en Cartagena, gozan de la misma legalidad constitucional que apañan los que se representa así mismo en el ayuntamiento cartagenero, para demandar de las arcas municipales los mismicos emolumentos económicos que, bajo el concepto de que es dinero a cambio de votos, pone en diligencia a nuestros mandamases y mandamasillos, ante una pasividad legal que apabulla, en una cortijá donde todo está atado y bien atado.

 

Este tipo de artículos, por experiencia, denunciar hacia donde nos están llevando de demencial por el intento de acaparar votos que están volando, provoca el clásico silencio cartagenero, o, en todo caso, se suele escuchar la voz del saca cuellos con esperanza de que sea señalado desde el mando eclesial a cualquier nivel, como “persona de bien”, con lo mucho que conlleva en el primer tercio del tercer milenio en la cuenta del cuento que más dinero nos cuesta, un señalamiento para encontrar trabajo o ascensos de una pía mano.

 

Y si hablo de dinero, es porque según la propia organización patronal española, los “fabulosos” beneficios que le proporciona a nuestro país el fabricar armas para la paz…de matar, asciende a unos doce mil millones de pesetas anuales, y esa cantidad, para mitad de cada año, ya se la ha jalado en nuestro santo país el clero trinitario vaticano, una secta religiosa que supera ese gasto con creces, ya que hay cálculos que lo estiman en un costo para nada, por encima de los dieciocho mil millones de euros anuales.

 

Quieren estas cifras fabulosas decir, que si ponemos fin al compromiso de España con el Vaticano y el que quiera cura que se lo pague; y el que quiera arreglar una iglesia que la arregle, podemos dormir los españoles (algunos) tranquilamente pensando que este hermoso país, jodido generalmente por políticos de figurín de escapare y con los mismos pálpitos que ellos, y orientar nuestras industrias para que no trabajan con patente extranjera fabricando armas para matar seres humanos, y miren  hacia otras actividades más prometedoras y humanas.

 

Pero algo así, algo semejante, base de la revolución social del treinta y seis del siglo pasado que la ahogó y hundió el golpe de estado milico-religioso, saca de sus casillas a los que acaparan el poder y la información.

 

Y gracias a la tecnología digital, hoy, de momento, podemos publicitar, aunque resulte sorprendente para muchos de nosotros, partidas económicas que siempre han estado ocultas.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress