Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 25 de septiembre de 2018
editorial

Traición a Murcia Región

[Img #16681]Históricamente la Región de Murcia nunca fue nada a pesar de su potencial económico, su situación estratégica y sus gentes de una bondad infinita y una paciencia condimentada con una incultura mantenida adrede por los estamentos que dominaron la nobleza, la aristocracia, la iglesia y ese mundo oscuro del caciquismo de la tierra muy distinto al de otros territorios españoles que contínuamente negociaban en provecho propio.

 

El viejo Reino de Murcia a todo lo largo de su historía ha vivido en estado de siesta, hasta la primera República, cuando se alzó en armas pero fue derrotada, dividida, sola como siempre y sin dirigentes con talento, que solo los tuvo durante el reinado de Carlos III, Fernando VI y en los primeros años de Fernando VII, el alquimista de la ruina española que duró siglos, hasta el fallecimiento del general Franco, que durante su reinado perduró aquella cancioncilla escolar de MURCIA DOS, MURCIA Y ALBACETE.

 

Luego llegó  la ruptura territorial y la posibilidad de sumar Alicante o sumarnos al buen proyecto del Sureste integrando Albacete, Murcia y Alicante, que tuvo su oportunidad pero los parteros del Estatuto de Autonomía carecieron de la suficiente habilidad, inteligencia y apoyos a nivel de Estado y del Gobierno provisional de Suárez, y la generosidad táctica, porque se dedicaron a hacer un Estatuto de partidos indefinidos, la ignorancia supina de los que llegaron parachutados desde Madrid y porque en las reuniones en el Hotel Floridablanca, no se negociaba sino que se planteaban debates tertulianos de estilo parecido a los que se pueden observar en los medios de radio y televisiones de estos últimos años.

 

Después de charlas interminables nació el actual Estatuto que terminó por destruir el sueño de un amplio sector de murcianos sensatos pero sin ninguna influencia social e intelectual, tenían el sanbenito de ser empresarios representantes del capitalismo infernal y ex aliados del franquismo financiero, lo que era una estupidez propia de la ignorancia tradicional que sigue apareciendo en los momentos claves de la vida española, ademas de que el empresariado murciano siempre ha sido, salvo excepciones contadas, un colectivo de tipo medio, familiar y de miles de autónomos radicados  tradicionalmente en el campo, "de la huerta" y sus pequeñas industrias.

Con el Estatuto, como se ha comprobado, hasta se incendió adrede el Parlamento Regional, un fracaso, no porque lo apunte este digital, sino que es el estado de opinión de la calle. Baste señalar las bobadas solemnes de las cuatro Comisiones de Investigación sobre casos calamitosos de corrupción, miles de millones escamoteados, la lentitud de los procedimientos jurídicos debido a la falta de ayuda económica a los juzgados y fiscales congelados y el expolio político monumental que ha azotado a una Comunidad Autónoma que aparece en todas las estadisticas nacionales e internacionales, como una de las cuatro más pobres de la Unión Europea, especialmente en el problema clave de la cultura, la enseñanza, el turismo y el derroche que a finales de este año ascenderá a los DIEZ MIL MILLONES de euros, sin que hayamos visto cortar algunas pocas cintas  de inauguración de obras importantes. Ni el AVE, politizado de tal manera que hasta un delegado del Gobierno de Rajoy, la emprendió a palos con los que protestaban defendiendo sus derechos, más los refuerzos llegados ¡¡de Cataluña!!.
 
Sobre la crisis regional se han escrito cuatro libros, cientos de artículos, miles de noticias y grandes reportajes televisivos y de radio, que retratan una pésima imagen de una región de mucho potencial pero siendo exclusividad de una decena de grandes fortunas de la región murciana y del resto de España, los escándalos de la desaladora de Escombreras, Mar Menor, Paramount, Nueva Condomina, Paramount Picture y el saqueo cosaco inmobiliario, han dado la vuelta al espacio europeo de la Unión, como lo de Camposol que tanto daño ha hecho a un turismo en decadencia. Y encima hemos sufrido, en todos los sentidos, el apagón informativo de medios de comunicación, que unas veces aplaudian a los capos y en otras los criticaban.
 
La verdad, la auténtica, de lo que nos ha caido encima, no se sabe en profundidad --VMPRESS  ha colaborado enérgicamente y patrocinado dos libros de compañeros de redacción, uno de ellos boicoteado por unos grandes almacenes que tanto daño han hecho al pequeño comercio murciano, y poco ha hecho por la región en momentos de gravedad social-- pero pensamos que ya es momento de que el pueblo se levante y agite sus banderas reivindicativas, porque hemos sido traicionados, friamente y sin solidaridad, y no se salvan  los amos del pequeño y miserable mundo político que nos han emprobrecido a muchos y enriquecido a los que ya lo eran y a los que han llegado dándonos lecciones de democracia y libertades, cuando ellos son los responsables y los corresponsables de la ruina que se ha estacionado en Murcia, aunque la propaganda oculte la verdad.
 
La que fué región sin un exceso de delincuencia, esta se ha disparado desde la llegada de unos sesenta y tres mil extranjeros, como se refleja en las dos prisiones regionales, en una de ella con un brote de sarna que afecta a unos treinta reclusos, algo inconcebible. Y la enseñanza ha alcanzado los límites de un deterioro serio, como la sanidad en los aspectos tecnológicos y masificación de pacientes en largas listas de espera.
 
La última reunion en la CUMBRE DE LA MONCLOA  entre el jefe del Gobierno, el  mastuerzo doctor Sánchez, y nuestro inmaduro presidente regional, ha sido una bofetada en pleno rostro al viejo Reino de Murcia, que no es solo una falta de respeto considerable, sino el gesto de un individuo que negocia en estos dias la unidad nacional y por tanto bajo la sospecha de alta traición, maltrata a la Comunidad Autónoma de Murcia  con el desvío de nuestros impuestos a otra comunidad que no solo protesta sino que  se echa a la calle pidiendo que los golpistas sean puestos en libertad.
 
Ya sabemos el camino que están abriendo Cataluña y tres regiones más, el de la violencia, la estafa, las amenazas y la rebelión. No es el nuestro, pero si de tomar medidas drásticas porque MURCIA EXISTE y forma parte de  la nación, y si  no  escuchan tendremos que ir a tocar los timbres de las Cortes, nos abran las puertas y nos oigan, porque nuestros representantes diputados no son leales con Murcia sino con sus partidos, jefes y pesebres que se han montado para goce de sus militantes enchufados. Es un reto, ni siquiera un desafio. Pero empecemos LA MARCHA  por el presente y el futuro de una parte de los cuarenta y seis millones de ciudadanos. Terminamos con un aplauso al escritor, periodista e historiador  FERNANDO GARCIA DE CORTAZAR que en su precioso libro VIAJE AL CORAZON DE ESPAÑA rinde homenaje a nuestras tierras resecas pero dispuestas a florecer si queremos y hay agua. Querer, con locura. De agua mejor es no hablar porque tenemos un pésimo recuerdo cuando un golfo nos engañaba con el AGUA PARA TODOS.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress