Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Zacarías Cerezo.
Jueves, 27 de septiembre de 2018
estudiante de Historia del Arte en la Universidad de Nápoles, pintor y escultor de imágenes religiosas

Christian Fusco: “Salzillo me deja sin palabras”

[Img #16700]Chistian Fusco es un joven artista italiano (nacido en Pratella, Caserta, en 1998) seducido desde niño por el barroco napolitano y español, en los cuales se inspira para sus obras: escultura sacra y pintura. Iniciada su formación en el Liceo Artístico de Piedimonte Matese, ahora realiza estudios de Historia del Arte en la Universidad de Nápoles. El pasado 26 de septiembre ha sido un dia clave en su carrera artística: el papa Francisco ha bendecido su última obra en el Vaticano, una imagen-relicario de san Venancio mártir que será venerada en el Santuario de Ave Gratia Plena de Piedimonte.

 

Chistian ha visitado recientemente Murcia y el Museo Salzillo y según nos ha confesado con emoción, nuestro escultor “le ha dejado sin palabras”. Nosotros hemos estado con él en Piedimonte y hemos comprobado sus conocimientos artísticos y su destreza con la gubia. Estamos ante un joven con talento y vocación para la escultura sacra, que se nutre de la tradición napolitana y que encuentra en las obras de Salzillo un referente inspirador de renovación y continuidad al mismo tiempo. Su entusiasmo sin límites y su mirada puesta en Murcia nos ha recordado a aquel joven Nicolás Salzillo que partió de aquella tierra, quizás con una pasión similar. Murcia le espera con los brazos abiertos igual que acogió hace 300 años al joven Salzillo.

 

[Img #16701]¿Cuál fue la causa por la que se despertó tu vocación por la escultura religiosa?

 

Desde mi infancia siempre me he sentido fascinado por el arte sacro barroco napolitano porque era la primera forma de arte que podía ver y tocar con la mano. En efecto, basta entrar en cualquier iglesia del sur de Italia para encontrarse con obras de singular belleza y gran valor histórico-artístico firmadas por grandes artistas de la época como Giacomo Colombo o Nicola Fumo.

 

¿Hay precedentes artísticos en tu familia o en tu entorno?

 

Sí, mi abuelo materno me enseñó a amar el arte y de él aprendí los conceptos básicos del dibujo, la pintura y la escultura. Fue un artista autodidacta que trabajó en obras como frescos y pinturas de caballete.

 

En el antiguo Reino de Nápoles, lugar donde vives, ha habido numerosos e importantes talleres de talla religiosa en madera, ¿qué queda de aquella escuela?

 

Podemos decir que la época de oro de la escultura sacra napolitana de madera va de 1600 a finales de 1800, un período en el que grandes escultores como Giacomo Colombo, Giuseppe Picano, Francesco Verzella y muchos otros nos dejaron una enorme herencia escultórica diseminada en las iglesias, obras que no siempre han sido salvaguardadas. Hoy la tradición escultórica napolitana sobrevive gracias a unos pocos artistas, desgraciadamente. El único sector artístico que queda vivo es el de la artesanía presepista, o belenista, que se desarrolla en los talleres de la famosa vía San Gregorio Armeno, en Nápoles.

 

En tu tierra nació Nicolás Salzillo, ¿qué se sabe allí del escultor y de su hijo, el gran Francisco Salzillo?

 

En tiempos recientes se ha iniciado una campaña de revalorización de las obras del Barroco napolitano, obras de culto que se conservan en las iglesias y que no siempre se han apreciado lo suficiente desde el punto de vista artístico. También hay un reciente interés por las obras de los Salzillo, Nicolás y Francisco, que están interesando mucho como parte de esta corriente artística.

 

Recientemente visitaste Murcia y el Museo Salzillo, ¿qué impresión te causaron las tallas de Francisco Salzillo?

 

Me quedé sin palabras, siempre me sorprendieron las obras de Francisco Salzillo, pero hasta entonces no había tenido la oportunidad de admirarlas en vivo. En sus obras maestras, Salzillo logra combinar perfectamente la tradición artística napolitana y española, cuyo resultado es fascinante. La capacidad de transmitir emociones, su dinamismo expresado en las torsiones de los cuerpos y en el juego plástico de los pliegues de los vestidos, adornados con la deslumbrante técnica del dorado a la española, el estofado, hace de estas esculturas verdaderas obras de arte que destacan del resto de obras de su tiempo, obras todas bellas y únicas.

 

¿Has tenido ocasión de ver los desfiles procesionales de la Semana Santa murciana? ¿Hay algo parecido en tu tierra?

 

Desafortunadamente no tuve la oportunidad de estar en Murcia durante los ritos de la Semana Santa, pero espero hacerlo en un próximo viaje. Sobre todo me interesa el de Viernes Santo con los salzillos en la calle. En casi todo el sur de Italia, la Semana Santa se vive de manera singular, aunque diversa. Por ejemplo, el Viernes Santo, aquí en Pratella, se perpetúa la antigua tradición de "La Agonía", una singular ceremonia en la que se alternan maravillosas y antiguas canciones con oraciones que culminan en la procesión del Cristo Yacente y La Dolorosa. En muchos pueblos de Apulia, más al sur, en cambio, podemos presenciar la procesión de los Misterios, que recuerda mucho los desfiles murcianos y a los de otras ciudades españolas.

 

[Img #16702]¿Qué conexiones ves entre la escuela napolitana de escultura y la escuela salzillesca murciana?

En los Salzillo, la influencia de la tradición napolitana es muy evidente, especialmente en Nicolás, ya que en sus obras aún se aprecian las técnicas y la manera napolitana de tallar la madera. Pero con Francisco, en cambio, somos testigos de una fusión completa de las dos escuelas que dió lugar a la creación de obras únicas.

 

¿Es posible vivir, en la actualidad, de la talla religiosa?

 

Hoy en día, la demanda de escultura de madera de estilo napolitano, así como otras formas de arte sacro, han decaído mucho, especialmente después de la entrada de la Iglesia en la época contemporánea, a partir de la década de 1960; se ha preferido comprar obras artesanales de poco valor artístico, estatuas hechas en serie de yeso o de fibra de vidrio, dejando de lado las imágenes antiguas que quedaron olvidadas en sacristías y almacenes o, peor aún, destruídas. A pesar de todo, parece que en los últimos años los clientes (sacerdotes y fieles) han recuperado cierta sensibilidad y gusto por la belleza del objeto de culto también entendido como obra de arte. Espero que esta recuperación pueda continuar en el futuro.

 

¿Cuáles son tus influencias?

 

Me siento influenciado por todo lo que me rodea y que me emociona, que me deja una huella en el interior y que luego puedo expresarlo a través del pincel o el cincel.

 

Háblanos de tu estilo y de tus técnicas de trabajo.

 

Mi estilo está muy influenciado por la tradición figurativa artística, pero pasando el tiempo trato de encontrar mi propio camino y aportar mi lenguaje diferenciado. Utilizo técnicas que vienen de la tradición y llegan hasta lo contemporáneo, que modifico y personalizo a mi manera. Empleo modelos vivos que elijo entre mis familiares y amigos.

 

[Img #16703]¿Qué proyectos tienes para el futuro?

 

Definitivamente, mi objetivo a corto plazo es terminar mis estudios, viajar y seguir haciendo arte.

 

¿Te gustaría completar tu formación y trabajar en Murcia?

 

¡Me gustaría muchísimo!

 

Dinos en pocas palabras por qué debemos visitar Pratella, tu ciudad, y qué patrimonio podemos admirar allí.

 

Pratella es un pequeño pueblo medieval inmerso en la naturaleza que se mantuvo intacto en su estructura original desde el año 1000. Lo más notable es su centro histórico, la Iglesia de San Nicolás y las numerosas fuentes que surgen de los montes del Matese, entre las que se encuentra la de la famosa agua Lete. A pocos kilómetros se puede visitar el pueblo medieval de Prata Sannita, con su majestuoso castillo y la Cipresseta di Fontegreca, una verdadera joya de la naturaleza. El tiempo ideal para venir a Pratella es desde mayo a septiembre en el que se puede disfrutar de las bellas fiestas de los pueblos y los numerosos festivales que tienen lugar en ese período.

 

¿Volverás a Murcia?

 

Murcia dejó un recuerdo indeleble en mi corazón, me sentí como en casa. En el corto período de mi estadía pude respirar la belleza y armonía de una ciudad única y maravillosa que recibe a cualquiera con los brazos abiertos. ¡Por supuesto, regresaré!

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress