Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El zorro.
Lunes, 1 de octubre de 2018
superan los 2.200 euros mensuales/LA COLLEJA

Policías locales... no digamos que se quiebren por su intensidad laboral

[Img #16728]Si las matemáticas no nos fallan, ni nuestras fuentes, en nuestro país hay más policias que soldados con sus correspondientes mandos. Tenemos un ejército, mejor dicho, Fuerzas Armadas, debajo de la media de las otras naciones de la Unión Europea. Es más, aplicando la proporcionalidad de territorio más número de habitantes y nivel económico se puede afirmar sin equivocarnos, que nuestra inferioridad es manifiesta.
 
A pesar de ello  hay suicidas que exigen que desaparezcan, que se licencien o se conviertan en onegés, salvo cuando se produce una catástrofe en Euskadi, Cataluña, Baleares o guerras religiosas con conflictos económicos. Las envían con urgencia y de paso desaperecen por "razones estratégicas", pero en plan funcionario. Policias locales, autonómicas y nacionales que sumando a la Guardia Civil, son en total  unos CIENTO TREINTA MIL, hombres y mujeres, sin incluir a los seis mil servidores del Centro Nacional de Inteligencia. Ni les digo que la discriminación económica y el agravio moral es injusta, desigual y hasta bochornosa ( también respecto a los treinta mil funcionarios de los centros penitenciarios que se juegan el pellejo en unas cárceles altamente peligrosas, y hasta con reclusos  con sarna tercermundista,  algo que el ministro de Interior no comprende. La opinión pública, menos).
 
En este conjunto de policías arde la llama viva de sus más y sus menos, pero los más exquisitos son los policias municipales, que en la región murciana, en algunos pueblos, superan los 2.200 euros mensuales. Son inamovibles y tampoco digamos que se quiebren por la intensidad laboral, salvo cuando nos vigilan atentamente y nos multan ( ha habido, recientemente, ocasión  de que han sido reforzados durante un mes por una empresa privada, como en Las Torres de Cotillas).
 
En este pueblo no se les ve en exceso patrullando a pie por las calles, salvo cuando se dan paseos tácticos a bordo de sus vehiculos y motocicletas, o se camuflan en puntos oscuros para aplicar collejas, a pesar de que el indice de delincuencia visible sube, robando hasta en las calles más céntricas, y el de la droga se dispara.
 
No es nuestro deseo introducir el dedo en esa herida de la crisis policial tan maltratada por las banderias políticas, nuestra intención va más allá de una leve crítica cuando la tensión es tan alta, porque se da el caso frecuente de que los agentes del orden reciben la peor parte en una trifulca o controlando una manifestación de energúmenos del terrorismo callejero, y reciben esa orden prepotente del cacique político  de "ustedes resistan, no se les vayan las manos". En otros momentos es lo contrario, el energúmeno tiene despacho oficial. En el fuego cruzado, los servidores, pagan el pato. Tambien se dan algunos casos en los que la policia municipal se convierte en una policia política de los que gobiernan el Ayuntamiento. ¡¡Ufffff!!
 
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress