Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Domingo, 27 de mayo de 2012

La mañana que me levante

[Img #2995]La mañana que me levante con el rabo torcio, voy a escribir la mala leche que me entra cuando veo que pasa las semanas, los meses, y los políticos murcianos, de todos signos y colores, encabezados por el gran señorito Várcarcel, siguen en sus sillones, cobrando sus sueldos, llevando sus guarda espaladas, dilapidando el dinero y contándonos milongas camperas; y siguen ahí aplaudidos.

La mañana que me levante y no vea salvadores de patria modernos al estilo del Goirigolzarri, sí, sí, ese, el del “goldezarra” económico, que para disimular llaman  “goldezarri”, sacrosanto sacristán financiero, que después de ¿arreglar muchos entuertos económicos?, todavía tienen pelotas los medios de comunicación vendidos al dinero y la migaja, de alardean que con el robo de presidio perpetuo que significó y significa Bankia ¿Qué le aporta Bankia a un español que no sea más que amigo, que no sea pepero de los de verdad, de los del opus o católico practicante? no son más que pequeños ajustes contables, para que tengamos un país que sea financieramente la admiración de todos.

Bankia, los bancos, no pasan de ser unos putos parásitos intermediarios, que como estamos en un mercado libre, aquel que monte uno, que aguante el palo de su vela. Pero no cabe en lógica alguna que los fondos públicos que son de todos los españoles vayan a parar a sus manos, para que cierto tiempo después digan que hay que reflotarlos con más dinero porque se lo han gastado repartiéndolo entre cuatro amigos.

Y la mañana que me levante viendo como el pueblo sale a la calle a hacer valer sus derechos, porque está claro que entre bomberos no se van a pisar la manguera, y la oposición si estuviera en el poder haría lo mismo, como ya lo hizo cuando formaba gobierno, esa mañana seré feliz y me sentiré orgulloso de ser español. Pero me aterroriza que, por la pasividad innata que tiene el pueblo español, esa salida callejera, por culpa de tanta mentira, de tanta injusticia, de tanta desfachatez, no se en qué términos se hará, porque no hay cosa peor que acabar con la paciencia de un hombre paciente.

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress