Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Miércoles, 17 de octubre de 2018
la colleja

Supermercados y contenedores

[Img #16796]La vejez resulta muy cara pero ni los jubilados ni los pensionistas ni nuestros mayores reciben el trato debido y correcto porque la sociedad española ha perdido sensibilidad y los sucesivos gobiernos que han desgobernado al país andan en sus lios, negocios y asuntos personales, y cuando asoma un proyecto o una falsa promesa, es que toca elecciones, porque el censo electoral les informa que en este país español más del sesenta por ciento de los ancianos suelen votar aunque vivan amargados y en la mayor soledad, más el grave peso, insoportable en gran medida, de recibir sueldos, salarios o pensiones de hambre. Viven, vivimos arrinconados.
 
Les cuento con la mayor objetividad y absoluta sinceridad. Veamos. Los pillos de este Gobierno, que es una mezcla de falsos ideólogos oportunistas, cortijeros, ricos propietarios de chalets de lujo y sueldos disparatados --como el  presidente de Correos, íntimo del amo de La Moncloa, unos doscientos mil euros anuales,-- se han sacado de la cabeza unos Presupuestos Generales del Estado que están vendiendo como un paso social de gigantes, lo que es una mentira gorda. El milagro del mesias Pedro Sánchez consiste en enviar a Bruselas unas cuentas que elevan el gasto a DIECISEIS MIL MILLONES DE EUROS, reconocen la desaceleración, confian que los impuestos y otras pagamentas ayudarán a salir del follón padre que han organizado y finalmente nos explican que ya los pobres españoles y españolas que viven en los límites de la pobreza, que no llegan a fin de mes y los parados seran salvados del caos económico, que ellos llaman crisis, iniciado en los últimos años de Aznar, que estalló cuando desgobernaba Zapaterto y terminó Rajoy dándonos por el saco, a la clase media y trabajadora para sacar del pozo a los bancos y a las cajas, asi como más ricos a los ricos.
 
Ahora han llegado estos de la coalición de sevillanos, venezolanos, madrileños, catalanes, murcianos, valencianos y un largo etcétera y monta un show que parece un hermoso musical, que es la subida del sueldo mínimo hasta novecientos euros, hecho que nos parece de maravilla, si bien no es menos cierto que la subida da un respiro a los que trabajan, no es justo que decenas de miles de jubilados y pensionistas se vayan a la cama comiendo palomitas e iluminando sus hogares con velas, muertos de frio o asados de calor  puesto que el "sueldo" les amargan la vida con cuatrocientos cincuenta euros  mensuales. No les digo nada si un trabajador nato, sin vacaciones, ni fiestas ni pensiones decentes, como son los cuatro millones de autónomos  que corren el grave riesgo de vivir con una mano delante y otra atrás y  quizás con el remordimiento de conciencia de tener que despedir a uno o dos trabajadores de sus diminutas empresas casi familiares. ¿ Y qué me dicen de los casi dos millones de parados de larga duración obsequiados con trescientos cincuenta eurazos. O los mayores de cincuenta tacos o calendarios sistemáticamente rechazados porque son "muy mayores"?. Tampoco me olvido de los "cuidadores" que atienden durante largos años a sus enfermos crónicos, vegetales humanos que sufren y hacen sufrir sin remedio a sus asistentes generalmente familiares, con el agravante de vivir los ultimos años de sus vidas peores que animales.
 
Ocurre y no es un invento, pero todos ellos, los amados políticos, sus tropas y los pesebres de los partidos nos cuentan cuentos maravillosos, reparten repugnamente practicando un nepotismo delictivo, pero se quedan con la mejor parte e incluso se van de putas o cogen un helicóptero para asistir a un concierto.Y nadie reacciona, la pasividad, es insensibilidad inhumana porque la mayoría silenciosa aguanta lo que le echen, y cuando sale un nuevo partido con nuevas ideas, propuestas y ganas, teóricamente hablando, lo condenan porque esta DIVIDIENDO  sea la derecha o la izquierda, nos invitan a taparnos la nariz y votar en las intoxicadas urnas porque es lo patriótico en una España quemada y que no levanta cabeza.
 

Y no se educa a la gente en la cultura política, no interesa. Se ha perdido el respeto y el maniqueismo se ha convertido en un fanatismo sordo que hace daño. Ayer, es una simple anécdota,  en un gran supermecado, una gran superficie, una señora mayor, reventada por el cansacio de una posible enfermedad, se sentaba en el suelo porque no se tenía de pie. Me produjo una enorme tristeza y furor contenido. Nos exprimen y no se gastan ni un euro en colocar en los grandes almacenes unas jodidas sillas para el descanso de clientes  como la pura práctica de un capitalismo salvaje que ni la socialdemocracia ni el desprestigiado populismo hayan llegado, dentro y fuera de nuestro país,  a poner la inteligencia y las ideologias al servicio de la nación, a la que invitan a sublevarse para alcanzar el poder y repartirselo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress