Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 20 de octubre de 2018
editorial

¡Hartazgo! ¡Basta ya! Medio millón de murcianos no cenan caliente

[Img #16807]NO SOLO MAS DE MEDIO MILLON  DE MURCIANOS se encuentran en  riesgo de la pobreza, en total son casi veinte millones de españoles que se acuestan todas las noches a dormir sin comer decentemente. Tres millones tresciento cincuenta mil andan como sombras humanas en el paro esperando un contraro precario. Unos ocho millones de pensionistas cobran sueldos entre los más bajos de la Europa rica del norte, entre ellos viudas con cuatrocientos cincuenta euros para vivir, no con riesgo de pobreza, sino en la pobreza más estrecha y en la soledad más cruel ya que se ha perdido sensibilidad social y respeto a nuestros desamparados mayores. A los trabajadores mayores de 52 años no les ofrecen un trabajo porque se les consideran "quemados", padres de familia en una edad comprometida con hijos sin poder terminar sus estudios. Y los trabajadores de las clases medidas y obreras ya fuera de órbita del Gobierno de turno, los crónicos maldecidos por la tiranía del mercado.
 
Los alquileres disparados en precios. La subida demencial del gasoil, que ha sido siempre el combustible de los vehículos de gente que van al tajo, de los transportistas y los autónomos, que practicamente viven a bordo de sus coches tratando de vender una nevera a un esquimal. Los impuestos salvajes que nos achicharran sin paliativos de ningun género y en fin una multitud de nuestra juventud volviendo al franquismo emigrante de los años cuarenta y cincuenta recien terminada las guerra civil y la mundial entre manadas de lobos nazis, fascistas, comunistas y capitalistas. Podíamos escribir un libro pero con la muestra que detallamos nos da una idea de la crisis económica, social, ética y sobre todo la política, manejada por unos energúmenos que se tiran al cuello en espectáculos feroces pero ovacionados, retransmitidos por algunas cadenas de televisiones que han crispado a los ciudadanos tirando de una feroz competencia por la audiencia que forran de millones a las élites de un pueblo en el hartazgo, porque la publicidad no tiene fronteras, ni siquiera el feminismo político ha sido capaz de frenar el sexismo brutal en las pequeñas pantallas. Ni la violencia, las tertulias desagaradables y horteras y el bajón cultural. Una televisión para cocientes intelectuales bajos que buscan morbo degradante.
 
Todo ello bien mezclado se convierte en un licor que puede resultar un cóctel explosivo de consecuencias imprevisibles porque la clase política que ya no es LA CASTA como condenaba Pablo Iglesias y sus mareas compinchadas ahora con La Moncloa de nuestras penas, son tan incompetentes, inútiles, sectarias, egoistas y clasistas, que nos están liquidando la paciencia que nos queda para soportar tanta insidia acumulada por esa corrupción organizada que amenaza al pueblo español. Solo queda que el fuego de los pirómanos de Cataluña nos quemen nuestros hogares y familias.Y se santifiquen las mafias.
 
Cuando los problemas se acumulan, estos irresponsables de todos los colores incluyendo las Iglesias monoteistas se dedican a la propaganda electoral con propuestas y proyectos que no son prioritarios, ni urgentes ni prudentes en tiempos de huracanes sociales. Disparan contra la Transición, quieren quemar la Constitución, resucitar a Franco y al franquismo ultra llevándolo al centro de Madrid, machacar a las clases sociales que cobran en nóminas, entrar en riñas callejeras, ultrajar banderas y guardias civiles y pisotear nuestra imagen exterior y estimular o proponer frecuentes prohibiciones puritanas clamando contra la prostitución como si este asunto nos tuvieran inquietos a los ciudadanos, y la ocurrencia bufa de apoyar regimenes dictatoriales fascistas o de emires del petróleo venezolano y mahometano iraní.
 
Estamos hartos, estamos hasta los mismos y lo que es peor, es que no vemos que nuestros partidos y sus amos, los de hoy mismo, sean capaces de aparcar tensiones, discrepancias, aparcar más desaguisados,solemnes injusticias para ponerse a trabajar sobre un papel serio y documentado en la realidad con los diecisiete macros problemas más graves que nos acucian en las comunidades autónomas y adoptar decisiones perdurables y prácticas que nos inyecten tranquilidad y no este desasosiego permanente de conflictos diarios endemoniado en esta nación que todavía se llama España.
 
La Democracia, el Estado del Derecho, el Estado de Bienestar, la solidaridad, reforzar la paz y la estabilidad y vivir en libertad en un sistema que castigue enérgicamente la impunidad, los abusos, la delincuencia política --piden los injustos que se pongan en libertad a los golpistas catalanes mientras miles de otros reclusos más  dignos, se pasaran años esperando salir de sus celdas en unas cárceles a punto de conflicto-- y la permisividad de un capitalismo podrido cuya alternativa es el comunismo populista de mil caras, cuya mayor preocupación no es el bienestar nacional, sino derribar al rey, lo que denota que andan en conspiraciones por el poder, y no en dar al pueblo español años de bienestar sin tener que recurrir a la esperanza  eterna de siempre que llevamos en nuestras mochilas desde hace siglos.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress