Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Sábado, 10 de noviembre de 2018
El punto de vista de José Juan Cano Vera

El Lopetegui del PP murciano

[Img #16865]No se sabe, y mira que ha llovido chuzos políticos, el porqué Génova 13, Dolores Cospedal, y Ramón Luis, tuvieron la idea genialoide de prescindir abruptamente y sin pensarselo varias veces, de Alberto Garre y decidirse a colocar la corona del Reino de Murcia a ese buen zagal que es López Miras que ademas de cantar con buena voz "La  Traviata " no ha madurado, sigue algo verde como los alcaciles y confunde los molinos de viento movidos por los que le soplan desde dentro el sistema local, como es la máquina de una patronal que gobierna en la sombra con escaso disimulo, y acierto, a cambio de mantener a la Comunidad Autónoma entre las peores valoradas desde el punto esencial de la economìa social. Bajos sueldos, trabajos en precario, mujeres discriminadas, pensiones en la cola, paro elevado, jovenes emigrando a otras regiones españolas y europeas, fracaso social y un elevado número de contratos temporales. Y así sucesivamente.
 
No lo veo como un pimpollo, sino quizás, posiblemente, si se empeña Casado y acepta Teodoro, tendrá el lorquino el mismo destino y final inmediato que el pobre entrenador LOPETEGUI, aunque ciertamente nuestra Región no tiene la misma imagen potente, poder y gloria que el Madrid del señor FLORENTINO, que nos debe explicar el oscuro caso de la desaladora de Escombreras por la que pagamos intereses fabulosos.
 
Recuerdo que en aquellos tormentosos dias torrenciales --menda subido en la patera de Noé, oteando el negro horizonte-- hubo traiciones, pasilleo e intrigas palaciegas en San Esteban, el vestuario pepero temiendo que el Lopetegui murciano fuera finalmente elegido por el dedo siempre perfumado del Florentino murciano, rico, fugado a Bruselas, a pocos kilómetros de Flandes, arbitro infalible y protector de sus esclavos y señor de la Comunidad  Autónoma  de  sonadas prescripciones y jueces y juezas arrebatadas, ya que, es claro que nadie es perfecto o perfecta y máxime en las actividades jurídicas  se hacen personales.
 
Pero la  quiniela fue acertada, habia que encontrar a la persona idónea que con excesos de ambiciones, no fallara a los clanes de Alhama, Patiño, Mazarrón, Murcia, Alhama y de las pedanias de las Cordillera.Y Cartagena, aislada y temiendo que las alcantarillas por auscultar por tanta basura dieran resultados ominosos, pero la ciudad departamental parece intocable porque sus padrinos tocan  en las alturas desde la cumbre de Lo Poyo.
 
El premio gordo le tocó al bueno de López Miras, inmerecidamente, porque habia heredado muchas deudas, trampas, engaños, promesas  vacias, personajes  con cartas marcadas y una corrupción tan devastadora que para llegar a las cloacas regionales, el Palacio de Justicia necesitaba y sigue necesitando ser reforzado con medio centenar de jueces y fiscales más y un cambio, sin brusquedades, en la cúpula del Tribunal Superior de Justicia.
 
Una vez, desde este mismo diario, se pidió un juez especial para coordinar un equipo desbordado por una tupida red de la mafia blanca, que llamaba el  ex fiscal superior, López Bernal, don Manuel, el fiscal rojo que deseaba llegar al fondo del pozo séptico de una Región icono, bajo el paraguas del bipartidismo anterior que no ha mejorado el actual, compuesto por el temerario PSOE-PODIAMOS, pactado hace meses, cuyos movimientos visibles e invisibles lo vamos a contar esta semana que viene. No fue un golpe solitario del separatismo sino un conjunto de comandos políticos dirigidos por un Director de estrategia, el general Mola, cuando estalló la guerra civil, un civil, que algunos imaginamos que ha sido asesorado por un tres estrellas.
 
Volvamos al principio. La verdad, la auténtica, lo que se oye en la calle es que a TEODORO GARCIA, el  secretario general de Casado, le han puesto los balones o la pelota, en la séptima planta de Génova 13, cuartel general del partido popular, para tirar a gol, que ahora con la crisis de Cospedal, su amiga y confidente, las dudas y quejas de Teodoro han ido a menos. Debe, moral y políticamente correcto, explicar a Casado lo que Winston Churchilla respondió a la   famosa diputada conservadora Nancy Astor, cuando soliviantada como una jueza herida en su orgullo íntimo le dijo al maestro "que si fuera su esposa le pondría  veneno en el té ". Winston, flemático y circunspecto la planchó con otra frase como  esta: "Señora, si yo fuera su esposo, me lo tomaría sorbo a sorbo, sin dudar de usted.".
 
Los que de verdad amamos a esta  tierra tan pirateada durante demasiados años, asaltada por invasores ladrones, olvidada como una tumba en un cementerio ignorado y reiteradamente engañada por los viejos y nuevos caciques del lugar, pedimos encarecidamente a los partidos que sepan cumplir honorablemente para que elijan a los mejores para que Murcia y sus comarcas eleven el vuelo al  cielo que nos tienen prometido durante más de dos siglos, mintiendo. Uno que ha servido como concejal y diputado y en el periodismo combatiente, opina honradamente, señor Casado y ojeadores, que vuestro partido debe colocar como número uno de la lista regional, al actual secretario general nacional del PP, el ciezano Garcia Egea, para evitar que se produzca otro caso Lopetegui, esta vez político. O como fichaje de invierno, si el ciezano no tiene coraje, al alcalde Ballesta, que tiene cordura, capacidad de diálogo y experiencia demostrada en un ayuntamiento tan áspero como  el de Murcia capital. Un experto en "murcianismo" borde, políticamente hablando al natural.
 
OTRO SI.- He recibido carta del presidente Casado, respondiendo cortesmente a otra mia que acompañaba a mi último libro, con casi  200  ejemplares sustraidos, de una edición agotada de mil cuatrocientos, en un punto de distribución mafioso de Mazarrón, desde donde teóricamente se distribuyó. En fin, me quedo con el fino detalle del político, máxime si el libro llevaba de título, algo polémico de Y VALCARCEL NO SE ENTERABA. En la región sin nombre en las agendas de las estrellas de los partidos y los silencios sindicales. Algo muy grave se trama.Pongo nombre de cine al final tal como "LA LEY DEL SILENCIO". Buscamos un Marlon BRANDO.
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress