Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Gallo.
Jueves, 22 de noviembre de 2018
la cresta

Guerra, Paz, Pueblo

Nunca más. O los españoles en su casi mayoría absoluta están dispuestos, estamos, a ir a otro enfrentamiento armado que regó de sangre las resecas tierras de este país consumido por el sol ardiente y de fuego de siglos de odio, y muy especialmente en los dos últimos siglos. No son estimaciones inventadas, son deducciones perfectamente definidas que en estos dias se observan en la explosión electoral de Andalucía convertida en campo de lucha política no regional, propiamente autónomica, sino que se pelea pueblo por pueblo, ciudad por ciudad, aldea por aldea, mirando a las próximas elecciones legislativas que convocará el presidente del Gobierno socialista, Pedro Sánchez, hoy víctima de las trampas, detectadas, colocadas por el verdugo de la izquierda real y compañero de viaje de los traidores separatistas, el agitador Pablo Iglesias, de alma comunista y vocabulario radical-populista, dedicados a conseguir una ruptura violenta con todas las consecuencias y planteando la necesidad  urgente de tener que elegir entre Monarquía o República, formas  de Estado ya fracasados. Uno, tras siglos de historia de sombras y luces, y el otro, traicionado por sus propios impulsores que terminaron dando el triunfo  a Franco y a sus partidarios, una República rota por los demonios familiares de dentro y de fuera que nos manipularon como experimento bélico, nazis, fascistas y comunistas.
 
Desembarcaron en nuestro pais para experimentar en nuestras propias carnes sus armas  y sus ideologias extremistas que rebosaron de seres humanos los campos de exterminio, los gulags  y los cementerios, en la posterior segunda guerra mundial, con la barbaridad salvaje de bombardeos masivos y nucleares. Los románticos e idealistas, que los hubo en ambos lados, terminaron relegados a la puta soledad y la maldita soledad o muertos en vida. Pregunto ¿ tanto horror para volver a repetirlo, manejados por unos políticos enloquecidos adiestrados en la guerra, el terrorismo y la anarquia disfrazada de permisvidad total adversaria  brutal de una sana Democracia que verdaderamente necesita pasar por el taller previo diagnóstico sacado de un consenso sensato, un diálogo honrado y abierto y sirviendo al pueblo español y no a intereses personales, extraños y de partidos podridos en un Estado del Derecho que hace aguas?
 
Pues no. España necesita, por lo menos, cien años de paciencia, serenidad, perdón, respeto, homenaje a sus millones de muertos y muy especialmente hombres de  estado en cada rincón en donde una Democracia nos pueda conducir a elegir si República o Monarquía parlamentaria. Si nos disparamos corriendo hacia el precipicio, sin mirar al frente y con las navajas entre los colmillos, España terminará siendo un desierto o un manicomio europeo ,exterminada por nosotros mismos y quienes desde Flandes, Bruselas y naciones con regimenes brutales, nos han regalado el afilado cuchillo para un suicidio colectivo. Miren, miremos, si no, hacia el pasado. Resultado al día de hoy, nos empujan a los acantilados y hasta divididos en algunas comunidades autónomas en donde la ley es pisoteada ante la pasividad bastarda de los poderes fácticos que nos cobran robando nuestras libertdadesd en peligro.
 
En fin, mi criterio, como el de la mayoría silenciosa, es que no se puede levantar el futuro de una nación sobre los cadáveres héroicos del pasado, a los que hay que honrar desde el patriotismo. Y a los culpables de la matanza que los juzguen la historia, con la razón bien puesta. No cortando cabezas ya muertas.
 
Solo nos queda por ver que se funde una nueva asociación de juristas españoles llamada "PONCIO PILATOS"". Daría sensación de una mayor neutralidad como comprobó Jesucristo, que nos redimió de tantos pecados.
 
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress