Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Viernes, 7 de diciembre de 2018
Todos son iguales

Hermanos políticos, primos y demás famiglia

[Img #16924]“Todos son iguales”… Frase que suele dar por conclusa cualquier charla cuasi política del paisanaje, siempre contenida entre los efluvios del alcohol, y más concretamente por aquella tan socorrida como feroz ‘rubia’ del bar. Bravuconadas que han de quedar aparcadas en el quicio de entrada y salida al concurrido tugurio, cuna de revoluciones con chancleta de no pisar jamás, ja!, y morapio subido al igual que la cresta del San Quijote de turno. Otra cosa es mirar a ver si palabra, flema y mandurriazo en barra a propósito de los cojones de un profeta en el desierto, resulta factible -va a ser que no-, o desechable en el retrete donde suele mearse toda esa rabia. Al final “todos son iguales”, aunque algunos sean más iguales que la inmensa mayoría, y vuelta al redil de los corderos silentes, o borregos, que no se pique nadie, eh!, y mañana quedamos para echar otras birras y otras risas, que este país no tiene arreglo. ¿Ok, colegas?

 

Pero mira tú por dónde, resulta que allende pirineos nos descubren que los cojones dan resultado. Hostias Pedrín!, no si los ‘gabachos’ cuando se echan a la calle, cuando se ponen serios, cuando pegan fuego al trono de los poderosos y gritan Ya Basta!!, pues resulta que los del mando en plaza se acojonan muy mucho de bastante, y deciden dar un respiro al pueblo. Coño!, Mariano, que güevos tienen los franchutes, y otras cosas que no miento, de mentir… “Arde París”

 

Nada nuevo bajo el sol de aquel rey afrancesado, en todas partes los del poder todopoderoso, como estamos comprobando, siguen una hoja de ruta mercenaria, y solo cuando les ponen las peras al cuarto deciden aflojar la soga que nos (m)ata. En todas partes la general singularidad de instituciones embarradas de mierda hasta la bandera, deja en claro que ese lobby de la política solo piensa en ti, que decía Víctor en los lejanos ochenta. Piensan en ti, en mí, en nosotros, sí, ya, eso se nota, se nota una carajo y tres cuartos del otro, -hay que joderse la cantidad de gilipolleces que suelen ponerse en los ‘panfletos’ de opinión- pero sobre todo piensan en ellos.

 

El club, la ‘hermandad’, de los súper hombres y mujeres, aquello que nos esclarecía el encriptado Nietzsche, solo piensan en conseguir los resultados concordados por los amos. Los recuelos sus ganancias, que nadie levantará un dedo para contravenir sus felonías, las de sus hermanos de marranerías, políticas, independientemente del arco iris, siempre figurado, de los partidos. Y da lo mismo que se llamen Ped(r)ito Sánchez -el ‘deseado’-, que Marianico el que se hacía y se hace el tonto vía Pablito 2 -tapa casos aislados y mierdas secas-, pero más listos que el hambre que siembran a su paso, Albertito, tito, tito, titas, titas, palomitas del país -que le ve el plumero- ,  o Pablito Number One Súperstar!, monaguillo ermitaño -m´an dejao solo- en Bielorrusia, o el otrora mamporrero del Pépé -hora neo-señorito andaluz en campaña de reconquista patria, sin permiso de Don Pelayo- Santiaguito, quito guita, guita quito, y cierro España.

 

Por lo demás, primos, primos de esta nación de listos con gallao de arrear borregos, nosotros, encandilados por la última  chorrada que rula por el Whatsapp, con el rigor del sólido criterio personal podio en la indigente candidez y contra-opulencia cultural, inocentes condenados a ser pobres y culpables de solemnidad por la gracia y las fofa chulería del calor en un bar; la heredad que nos acecha desde una historia jamás contada, ni se contará, y demás famiglia, o familias de siempre en el otero de los dineros y del verás pero no lo catarás. La zanahoria en la trompa el burro ‘eslomao’ por reparar en ‘prendas engolosinaos’ en tan gloriosa TRETA.

 

  • R.I.P: Que la tierra nos sea leve; Amen, y Amén!
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress