Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Gabriel García Sánchez
Sábado, 15 de diciembre de 2018
Quedan suficientes restos de corrupción en el PP, por lo que se hace necesaria la disolución de este partido

Reinventemos la democracia en nuestro país

[Img #16944]A estas alturas, debemos reconocer que la alabada por muchos Transición Democrática, no lo fue tanto para otra gran parte de la Sociedad Española: a las pruebas me remito, ha llegado un momento en que no funcionan ni los relojes; es decir, ninguno de los tres poderes del Estado: Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

 

Es un hecho irrefutable que nuestro país, desde hace tiempo, viene sufriendo una crisis social de tales dimensiones que no hay programa electoral que la repare: la situación es de una gravedad tal que ni siquiera una cirugía de tipo medio es capaz de extirpar el mal que padece. No queda más remedio, hay que introducirlo en el quirófano y, posteriormente en la UCI, para que se pueda empezar a hablar de curación.

 

Quedan suficientes restos de corrupción en el PP, por lo que se hace necesaria la disolución de este partido, para empezar de nuevo convertido en una nueva formación de corte conservador siguiendo el modelo europeo. El actual PP ya ha sido definido por la Justicia como un grupo mafioso constituido con la malsana intención de delinquir, por lo que no queda otra opción que su amputación del Sistema Democrático.

 

Algo parecido requiere Convergencia Democrática de Cataluña, que electoralmente, cuando ganaba de calle las elecciones catalanas con Jordi Pujol al frente, en coalición con la Unión Democrática de Cataluña de Durán y Lleida, ha ido evolucionando con el tiempo hasta ser el “partido catalán del 3%”, o “del 4%”. Los últimos cambios de fachada, acudiendo a las urnas con diferentes nombres hasta quedarse, de momento, como PDeCAT: Partido Demócrata Europeo Catalán, puede no ser todavía suficiente como para ser una formación democrática. Una refundación partiendo de cero sería imprescindible para su incardinación en la Democracia, más aún si se tiene en cuenta que al frente de este partido está un hooligans como Torra, que ha hecho buenos a Mas y a Puigdemont, y que no tiene categoría humana ni social para ser presidente de una institución como la Generalitat de Cataluña.

 

El otro viejo partido, el PSOE, no ha llegado a los niveles de corrupción de los dos anteriormente, pero tiene sobre sus espaldas el problema de su larga estancia en el gobierno de Andalucía, que le ha llevado a que en esa comunidad se hayan producido casos de corrupción como el de los ERE y el de los Cursos de Formación. Su más que probable salida del gobierno tiene que servirle para una revisión a fondo de su partido.

 

Y si a lo anterior le unimos la reciente entrada en las instituciones de un partido de extrema derecha, que en algunos aspectos no es capaz de cumplir con nuestra anticuada Constitución –obviamente, me estoy refiriendo a VOX-, la cosa se pone tan negra que es para echarse a temblar, o directamente a llorar.

 

Tenemos que llegar a la triste conclusión de que un sistema de partidos como el actual no va a ser capaz de resolver los graves problemas sociales que padecemos; y si no que se lo pregunten al portavoz del PDeCAT en al Parlament, Eduard Pujol, que ya ha sentenciado cómo debe funcionar el catalanismo: “hay que dejarse de migajas como la sanidad, la educación o la dependencia, para dedicarse a lo que importa que es la República”.

¿Qué cesto podemos fabricar con mimbres de tal calaña?

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress