Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Luis Sánchez.
Miércoles, 19 de diciembre de 2018
José Luis Sánchez

La dichosa provincia de Cartagena... ¡Existe!

[Img #16955]a comprendida entre la bajamar y el recuerdo que la huella del Mar dejó tierra adentro en el mayor temporal que se recuerde, esa que se llama “zona marítimo terrestre” a la que en virtud de la Ley de Costas de 1988, hay que añadir playas, acantilados hasta su coronación albuferas, islas e islotes y faros con todo su entorno de protección. Imaginemos, digo, que todo esto a lo largo de los 250 kilómetros de costa que tiene nuestra provincia. Fuese la tierra firme de nuestra provincia marítima; la de Cartagena.

 

A día de hoy, nadie puede negar la existencia de la Provincia Marítima de Cartagena, de hecho los vehículos que navegan sus aguas, se amarran en sus puertos y se varan en sus playas, en definitiva; que circulan por esta provincia, están  matriculados con las letras CT, de Cartagena, y toda esta actividad náutica está regida por la máxima autoridad en la provincia: la Capitanía Marítima de Cartagena, situada en la calle Pez Espada de Cartagena y dependiente tan solo del Ministerio de Fomento, ejerciendo su autoridad desde Águilas a San Pedro del Pinatar. Desde playa de los Tarais hasta El Mojón.

 

Así mismo, hay una franja de tierra a partir de la huella del mayor temporal recordado, llamada servidumbre de protección, también de competencia estatal, que recaerá sobre una zona de 100 metros tierra adentro, pudiendo llegar a los 200.  Todos estos terrenos son bienes de dominio público marítimo-terrestre estatal.

 

En una provincia cualquiera; Alicante, Almería… con su provincia marítima y su provincia terrestre, no hay problema, la transición de una a otra tiene lugar en esta franja de terreno de domino público, no dejando de ser la misma provincia, pero ¿y aquí, donde se juntan una provincia marítima diferente a la terrestre?

 

Hemos de tener en cuenta que el gobierno de estos terrenos fronterizos corresponde a la capitanía marítima de la provincia… marítima.

 

 

-Vista desde el mirador de “El Roldán”-

 

¡Ahí es posible que tengamos tierra firme para pisar en sécola Provincia Marítima de Cartagena!

 

Imaginemos por un momento que este planteamiento que hoy exploramos es correcto y, que además fuésemos capaces de “copiar y pegar” todo lo que hay en este terreno en un rectángulo acotado en el Campo de Cartagena de 6 x 10 kilómetros, los 60 Kilómetros cuadrados de tierra que acabamos de descubrir. ¿Qué nos encontraríamos?

 

Para empezar, que el 15 de agosto de cualquier año, entre los que se mojan los tobillos y barrigas, que sí están por definición en la Provincia de Marítima Cartagena, los que se tuestan  en la “zona marítimo terrestre” y los que habitan los 200 metros de tierra que “acabamos de conquistar”, suman casi un millón de almas.

 

Pero no solo eso, podemos meter en nuestra parcela de 60 kilómetros cuadrados varios parques naturales: Las salinas de San Pedro, Calblanque, Cabo Cope, Islas Hormigas y Cabo Tiñoso, todo ello salpicado de decenas de fortalezas militares dignas de ser Patrimonio de la Humanidad, a poco que interesara a sus actuales responsables. Además los fondos de la provincia atesoran gran cantidad de restosarqueológicos sumergidos de gran valor, motivo por el que Cartagena alberga el Museo Nacional de Arqueología Submarina. En cuanto al patrimonio histórico; es tan vasto, tanto en cronología y abundancia como en la falta de cuidado y financiación adecuada para su conservación, que no es posible “ponerlo a trabajar” para añadir a la oferta de sol y playa la de turismo cultural. Mientras los mandamases regionales han puesto sus ojos y nuestros eurosen recuperar el desconocido pasado árabe del legendario Reino de Murcia.

 

A falta de oferta cultural en condiciones por falta de inversión, tenemos en nuestro rectángulo todo el potencial turístico de Sol y playa de la Comunidad Autónoma, pero para nuestra desgracia, tenemos el Gobierno de esta comunidad que “no entiende de la Mar” y ha conseguido convertir nuestras zonas turísticas en poco competitivas, (“destinos sucios” los llaman los tour operadores)  quizá piense el Gobierno Regional que el ingreso de los ayuntamientos rivereños por impuestos como el IBI y los dos meses al año de bonanza han sido, son y desgraciadamente serán suficientes para que estos municipios gestionen sus infraestructuras turísticas, porque como ya hemos visto a lo largo de 40 años, Águilas, Mazarrón, San Javier, San Pedro, La Unión o Cartagena, están, año tras año, lejos o muy lejos de recibir de la CARM, al menos la media regional de ingresos por habitante. Si a esto añadimos el destrozo de Portman y el vergonzoso trato de estos últimos lustros al Mar Menor, la ecuación de la gestión turística de la CARM nos da un suspenso clamoroso.

 

Los peces que nos ofrecen nuestros pescadores y acuicultores salen del agua, o de las aguas de la Provincia Marítima de Cartagena, esto parece de Perogrullo, pero bueno es recordarlo. Murcia es una provincia terrestre y no tiene mar, ni puerto.

 

La más moderna y productiva refinería de España se encuentra rodeada de un complejo fabril de primer orden que junto a Navantia y Sabic en La Aljorra, configuran el total de la Industria pesada de la Comunidad. Además, tanto el agua potable, la electricidad y el gas de todo el Sureste se produce y distribuye desde nuestra “parcelica” rectangular del Campo de Cartagena. Paradójicamente el hospital más cercano a estos complejos, no tiene unidad de quemados.

 

Resulta difícil encajar en estos 60 kilómetros cuadrados tanta cosa que hay, algunas que se me escapa y otras como el macro puerto de El Gorguel que se nos escapó, pero al menos, a cambio de no construirse ese súper puerto,  tenemos a nuestro murciano más universal en Bruselas ejerciendo de Vicepresidente del Parlamento Europeo.

 

Pero lo más difícil de encajar en este panorama, es comprender cómo siendo estos 60 kilómetros cuadrados  fuente de tanta riqueza se invierte tan poco en ellos.

 

Bandera de la provincia marítima de Cartagena en el teatro Romano de Cartagena. Al fondo la antigua catedral de Cartagena, Sta. María.

 

EPILOGO.

 

La solución a toda esta lamentable realidad que vivimos, tal vez nos la aporte esta historia o fábula, verdad o cuento chino, sobre la reina de las aves; el águila….

 

El águila, es el ave que posee la mayor longevidad, dicen que llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad, a los 40 años de vida (como esta absurda CARM) tiene que tomar una seria decisión,a los 40 años, sus uñas antaño curvas y flexibles, se atrofian y no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta, su pico alargado y puntiagudo, también se curva apuntando contra el pecho y, por si esto no fuera suficiente, sus viejas y cansadas alas, cubiertas de gruesa y viejas plumas  le hace insufrible el vuelo. Entonces, esta ave cainita, capaz de matar a picotazos a su hermano con tal de sobrevivir,  sólo tiene dos alternativas: Morir, o enfrentarse a un dolorosísimo proceso de renovación en el que ha de volar hacia lo alto de una montaña y refugiándose en un nido, próximo a una pared, donde no necesite volar en mucho tiempo.En su refugio ha de golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo y así, esperar a que nazca un nuevo pico con el que arrancar sus ya inútiles viejas uñas.Cuando las nuevas uñas comiencen a nacer, el águila con ellas, tendrá que arrancar sus viejas plumas que no le permitían ya volar y, después de cinco meses, saldrá victoriosa para su famoso vuelo de renovación, para 30 años más de reinado.

 

Esto es lo que ya va siendo hora que haga esta comunidad autónoma: romperse el pico…

 

En esta última entrega de “La dichosa provincia” quiero pedir a los señores mandamases de nuestros Gobiernos que no se hagan con la región: hagan la región.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress