Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fuente: lacronicadelpajarito.es
Lunes, 24 de diciembre de 2018
Sus vecinos están recaudando dinero para contratar a un abogado que defienda a la familia

Una vecina de Las Torres de Cotillas denuncia que los servicios sociales alemanes han secuestrado a su hijo

La Torreña Ingrid González emigró hacia Alemania el 21 de junio de 2013, junto con su marido y sus dos hijos, en busca de trabajo y futuro debido a la crisis económica española, lo que le sucedió en su estancia en el país bávaro es un auténtico calvario familiar. Íker, nacido el 30 de marzo del 2002, es su hijo mayor que llegó a Alemania con un diagnóstico de hiperactividad con agresividad. Inició sus estudios en un colegio alemán, donde la madre informó de la situación del menor, así como de los cuidados especializados con respecto a su hiperactividad. El colegio hizo caso omiso y llamó al JUGENDAMT (servicios sociales alemanes), sin conocimiento de la madre ni consulta previa alguna al respecto.

 

JUGENDAMT visitó a la familia dando alternativas de centros para la educación del menor, y en octubre de 2014, Íker ingresó en el centro de atención especial, Heilpädagogium Schillerhaim, de donde fue expulsado por haber cometido tres faltas de conducta, explica el digital lacronicadelpajarito.es


JUGENDAMT envió a Íker a su casa hasta encontrar un nuevo centro educativo. En agosto de 2016, JUGENDAMT informó de un nuevo centro que se encontraba a 200 km de distancia del domicilio materno. La madre, tras conocer el centro, accedió al ingreso de su hijo, confiando en JUGENDAMT, y firmó un contrato en alemán. El menor, estuvo incomunicado durante cuatro semanas por “motivos de adaptación”.

 

Desde ese día, Ingrid no ha podido ver a su hijo, actualmente ni si quiera se le permite hablar con él por teléfono. En llamadas telefónicas anteriores, no se le permitía hablar en español con Íker. Aún así, la madre es consciente de la medicación forzosa aplicada a Íker, que apenas reacciona y responde con monosílabos.

 

Ingrid no estuvo de acuerdo con las medidas tomadas por el centro con respecto a su hijo, y tras varias peticiones al JUGENDAMT, el silencio ha sido su respuesta y la prohibición de información a su madre, por lo que no se conocía el estado real de Íker, que estuvo ingresado en un hospital y esta tuvo conocimiento tras 48 horas. La institución alemana llevó a juicio el caso de Íker sin que la madre tuviese oportunidad de defensa por el abandono del abogado de oficio alemán justo antes de este, el 19 de octubre de 2017.


No existían informes de valoración del menor, excepto los propios de la institución alemana que la familia da por falsos y manipulados, y no hicieron caso de la documentación remitida por parte de la familia permitiendo celebrar el juicio sin abogado defensor.


Los jueces decidieron quitar a la madre la patria potestad, alegando que Íker quiso quedarse en Alemania el cual nunca se le manifestó a su madre. En la última llamada entre Íker e Ingrid, el menor le afirma que quiere estar con su madre y hermana.


El tiempo en Alemania se le acababa a Ingrid y el 1 de noviembre de 2017 regresó a España al carecer de trabajo y recursos en Alemania junto a su marido y su hija.

 

Hoy, el menor está ingresado en un centro terapéutico de Baar, Alemania, con la patria potestad perdida por la familia, pese a que siempre vivió con ella y nunca manifestó deseo alguno que permanecer en Alemania. La tutela la tiene el JUGENDAMT, servicios sociales alemanes, pese a ser un menor español, hijo de españoles y sin desamparo.


La embajada y el consulado español no han atendido las peticiones de la familia de Las Torres de Cotillas (Murcia), y su lucha por recuperar a su hijo es constante. En los últimos días, se informó a un abogado alemán de que la familia va a denunciar por la vía penal.


Nos encontramos ante un secuestro institucional de un niño español hijo de emigrantes en Alemania y Austria, que dejaron su país, España, en busca de un futuro mejor.

 

Actualmente se ha creado un enlace para ayudar a recaudar fondos y poder contratar a un abogado que defienda a la familia en Alemania y devolver a Íker con su familia.

 

https://www.gofundme.com/6949niw?fbclid=IwAR2KDP29-9eutqWaWJoMcfrPf681taQ8g5dZQoGadXDZvT_MbIiatEidAwM

 

Ingrid González lleva más de dos años luchando por recuperar a su hijo Íker.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress