Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Jueves, 27 de diciembre de 2018
juan eladio palmis

De baboseos a la mujer, naica

[Img #16999]Los hay que le han cogido miedo al sistema que se está imponiendo en nuestra sociedad de culicagaos en lo que respecta a una hipócrita deferencia hacia la mujer, que no se traduce después, por parte alguna, el resultado que tenía que dar.

 

La inmensa tontería de la cremallera, de la paridad, en las listas electorales o en los puestos labores, no es sino el espejo de Blancanieves sin bruja con verruga y manzana a morder, en una sociedad de timoratos, que se creen que con mirar de reojo, sin que se note, el paso airoso de una hembra, costumbre sana que no perjudica a nadie, está el asunto de la paridad femenina solucionado.

 

El mejor tiempo, el más fresco y puro que para un servidor han dejado los tiempos que personalmente conozco sobre la Península Ibérica, en mi opinión particular y privada, cuando mejor se estaba basamentando nuestra sociedad, fueron aquellos dos años del llamado Bienio Republicano, presidido por don Manuel Azaña: un intelectual de primera línea, al que, tal y como pasó y pasa ahora también con el magisterio nacional, desde la pía derechona, de siempre se le ataca con sus medios trompeteros afines.

 

Pero así como la propaganda subvencionada por el poder, ha conseguido otras cosas, el respeto que la sociedad española, fuera de las sacristías, sienten por los maestros de escuela y por Azaña, está perdurando por encima de la terrible y mala propaganda casi diaria que aún, todavía, pretende desmantelar las cosas puras, genuinas, que han brotado y se mantienen en una España pendiente culturalmente de los problemas futboleros y de que las piedras de las iglesias estén bien alineadas.

 

La mujer y el hombre, el hombre y la mujer, visualizan lo mismo, pero con un cristalino diferente. Y precisamente por esa diferencia de cristalino, ellas piensan en solucionar las cosas de una manera diferente a los hombres; Todo dentro del diferencial que se genera entre hombres con hombres y mujeres con mujeres en función de la cultura o visión política que, por tanto, se tenga.

 

En el año de 1.933, en el otoño de aquel próximo pasado año cuando se dio por finalizado el bienio republicano de Azaña, se convocaron nuevas elecciones y votaron por primera vez en la historia de España las mujeres. Y los seis millones aproximadamente de mujeres que iniciaron libremente su derecho de voto, se dio la casualidad política que se acabó,  en las dichas votaciones, el dominio de los partidos de izquierdas en España, y se dio nacimiento al periodo que se conoce como el Bienio Negro, radical de derechas.

 

Desde aquel entonces, en regiones como la cortijá murciana, aunque tuvimos un partido sucedáneo que se decía de izquierdas, liberal y progresista, sólo con mirar a sus iconos nacionales que todavía están vivos, y que su preocupación sigue siendo lo sucio que está el mar porque dura poco la pintura de sus yates, se puede uno, sin más, hacerse una idea de lo que podían legislar de liberal y progresista gente de cuerda semejante.

 

Por tanto, si el único gobierno que hemos tenido capaz de realizar la solidaridad social que representa una reforma agraria de los grandes latifundios; si cuando tuvimos un chorrico de aire fresco para hacer de verdad en España una revolución solidaria, entre hombres y mujeres, entre mujeres y hombres se le cortó el cuello mediante los votos; personalmente no espero nada especial ni me siento motivado por cremallera y paridad alguna, porque tanto monta, monta tanto en los partidos políticos actuales en hombre como la mujer, la mujer como el hombre.

 

Servidor, más que en cremallera alguna, antes de votar me fijaré con interés en asuntos como el concordato y la utilidad que se le quiere dar al dinero público.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress