Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Sábado, 9 de febrero de 2019
Lo que pasa en la familia se queda en la familia.

Nunca conoceréis la verdad

[Img #17248]Decía un fulano que de verdades sabía demasiado: “La única verdad es que todo es mentira”. Cuanta sabiduría en tan pocas palabras; añosa sentencia, sumun del artificio y el disfraz, y la escasez de vergüenza que hacen gala esos galanes, y galanas, que ejercen de líderes y lideresas del amor a la pasta, nuestra. Eso sí.

 

Lo que pasa en la familia se queda en la familia. Bien lo saben quienes saben todo cuanto hay que saber para hacer la carrera política. Hacer la carrera, otrora relacionado con el oficio más antiguo del mundo, y nunca mejor dicho. No me cansaré de recitarlo, aunque mis palabras suenen a ralladura de parmesano, mafia, sobre bechamel de harina candeal, inocencia forzosa, candidez popular, con base de macarrones a la boloñesa, chulos y chulas al rececho del incauto marisabidillo,  con retrogusto especiado al baño María en la cloaca estatal y tal…Hummm, riquísimo.

 

Y nunca sabremos de lo que pasa ni lo que ocurre; escarmentado el poeta oriolano, por cuanto el propio poder sigue fiel a la máxima del engaño y el disimulo entre bambalinas, comisiones y plenos plenipotenciarios con guión de comemieldas bien mandados. Y otra sesión de títeres en el escenario electoral: comienza el espectáculo.

 

Lo del ojete, que siempre viene bien airearlo, desembocadura obligada al final del calvario, es la certera diana plebeya: nuestro virginal abismo mancillado por introducir la papeleta contagiada de alguna ETS -Enfermedad de Tontuna Social-; suya la intención oculta de violar la confianza general desde el escenario montado al efecto. Al final, críticas, críticos y almorranas del poder aparte, nuestra joya encarnada de seudo-democracia será deshonrada en cada promesa postiza y cada felonía premeditada, ejecutadas con impunidad por esa partida de bandoleros, y bandoleras, decididamente por encima de la ley, que tan a propósito reinventan y revientan.

 

 

La prensa es cómplice de necesidad y solemnidad del asalto al poder. Esa rotativa mercenaria con pluma tuerta y tinta al extracto de mierda, es la encargada de allanar el camino hacia la cima. Doloroso oficio de tinieblas, sufrida labor ejercida cabeza gacha por aquellos que vendieron su alma y su vergüenza al mejor postor, de pena, penita, pena. Decía un buen colega: “Me dan pena los periodistas de los grandes medios españoles, tiene que ser muy incómodo trabajar todo el día de rodillas”. Suscribo al dedillo, desde una mínima comprensión de su padecer: el mondongo clama sustancia, los críos piden teta, y Smartphones, y bambas niques, y vaqueros llenos de agujeros, y el ojete al viento por donde se colará la inmundicia actual de sus padres en años venideros. Más o menos, hablo de oídas, no de odios.

 

Y es que la revolución se agosta y desmonta por los gritos del estómago vacío. En tanto llega la manutención salvadora, las vísceras retozan agradecidas, las plumas se vuelven soldados de fortuna, y la fortuna sonríe siempre a los recaderos, mensajeros del dios mercurio y sus huestes panzudas, pancistas, sacabarrigas de rollizos mofletes rojucios o azulados, sanos al ojo profano e ignorante del gusano que baila en su interior. Danzad, danzad, malditos!.

 

“Nunca conoceréis la verdad” Pues la verdad se compra y se vende en el mercadillo de la humana miseria, y siempre habrá fulanos y fulanas de saldo y oferta para escribir, eternamente, la misma mierda.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress