Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 14 de febrero de 2019
la ley solo permite el máximo cumplimiento de 20 años

31 años de cárcel para un profesor que abusó de ocho alumnas en un colegio de Murcia

[Img #17296]Un nuevo escándalo de abusos a menos ha saltado en la capital murciana. La Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a un profesor a 31 años de prisión por ser el autor de ocho delitos de abusos continuados a menores a los que daba clase, la condena se ha hecho efectiva por existir la circunstancia de ‘prevalimiento por superioridad’.

 

Pero, aunque haya sido condenado a 31 años, la ley solo permite el máximo cumplimiento de 20 años, seguido de la medida de libertad vigilada que, se ejecutará cuando el docente acabe su condena en prisión.

 

Los menores de edad que fueron víctima de los abusos son alumnos de un colegio de la capital y cursaban 1º y 2º de la ESO. El profesor, además de impartir clases de educación física, lengua y francés en el centro, daba clases particulares voluntarias en la academia que tenía montada en su propio domicilio.

 

La resolución ha probado que el acusado tenía una relación muy cercana a los estudiantes. Fue ganándose su confianza poco a poco, hasta el punto de que los alumnos le tenían aprecio y le consideraban un amigo con el que se comunicaban a través de redes sociales como Whatsapp, Tuenti y Twitter. Según la sentencia “Algunos de ellos, por la amistad que mantenían con su hijo, de la misma edad, visitaban con frecuencia su casa, se bañaban en la piscina comunitaria y se quedaban a dormir”.

 

En este clima de relajación y confianza, el tutor y profesor de los menores, a través de un plan previamente trazado, mantuvo con las menores relaciones de carácter sexual que, según la sentencia, “iban desde tocamientos en los órganos genitales a, en algún caso, practicarle una felación”.

 

Además, se ha probado que el profesor ofrecía preguntas de examen a cambio de su colaboración y que, por el contrario, aislaba de ciertas actividades escolares a los menores “por no dejar que el docente le practicara una felación”.

 

La vista oral se celebró a puerta cerrada “para proteger así su intimidad y la de sus familiar, y para evitarles perjuicios, dada la naturaleza sexual de todos los delitos enjuiciados, la minoría de edad de aquellas cuando se produjeron y el elevado riesgo de menoscabar su personalidad con perjuicios emocionales, sociales y de victimización secundaria que podrían verse agravados por la publicidad del debate”.

 

Como penas accesorias, el tribunal ha inhabilitado al acusado como docente y ha impuesto la prohibición de acercarse a cualquiera de las 8 víctimas a menos de 300 metros o a contactar con ellas. Además, les deberá indemnizar con un total de 70.700 euros por los daños causados a los menores. De esta responsabilidad civil deberá responder de manera subsidiaria el colegio, excepto de la que se corresponde con uno de los menores porque “se produjeron en la academia privada, fuera de las dependencias del colegio”.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress