Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Viernes, 15 de febrero de 2019
Juan Sánchez no se corta

No hay más cojones que echarle cáscaras, o vicebrevas

[Img #17312]No quedan más cáscaras, iba a decir cojones pero me contengo para que no me tilden de políticamente incorrecto, que eso de los cojones ya pasó a la historia en este país de tontos y tontas de baba pendientes de la última ‘gelipollá’ en esa divina red, más ‘sabedionda’ y presumida que la ratitas políticas colorás: rednet o vicebreva sanjuanera en el argot Yankee go home, bueno. Pos bueno, no quedan más cojones libertarios de gayumbo sueltecico pal verano, porque tampoco se puede decir calzoncillo español de toda la vida del caudillo, y trinca la pasta y ríete tú de los curritos revolucionarios, que queda de un vulgar que ya te estás viendo zamarra borrego y garrote vil en ristre y boina armada, sin capar, calada hasta la cencerreta. En fin, no quedan más cojones pelaos, sin cáscaras, intra-gayumbos con pretensión de ‘voxes’ pata y mano larga, que volvernos unos hijos de la gran ruta full-equip -a to pijo, vamos, que nos vamos-.

 

Hay destinos que irremediablemente han de cumplirse, o no. Por ello, oye, el universo inconmensurable fabula, -no fábula, o tal vez sí, lee bien-, el orbe y el cielo infinitos, que decía Neruda en su versos veinteañeros, se confabulan para que los planes se ‘ejecutren’ a pezuñas juntas. A dictado del legado del dictador más adorado por aquellos que siguen lastrando nuestro tiempo con macutos obsoletos, crapulosos, ampulosos, seborreicos, pertinaces, caducifolios, envenados de rencor con olor a muerto bicolor y de usted no sabe con quién está hablando, a ver si tengo que sacarme la galleta maría de la sobaquera y acabáis toos en comisaría. Y el último que apague la luz de la inteligencia, y tol mundo chitón’ que viene el lobo sarnoso bajo palio. ¡Amén!

 

Hay destinos en lo universal, en esa corrala de banderín y pandereta sin cerebro conocido, que se van a cumplir por pánfilo desconocimiento popular. Volverán las oscuras… Gabardinas!!. Ha llegado el momento de airear los trapos rancios cara al sol, con camisas viejas o camisas nuevecicas con botonadura de guerra y el morro el alto para infundir los miedos fósiles del viejo bando, panda o banda armada, eso siempre. No somos excepción, ni lucecita de oriente a occidente, la pandemia arribista arribada de aquellas colonias donde se desterró a lo mejorcito de cada casa, -alguno y alguna fueron en busca de aventuras nuevas, y las tuvieron, pijo si las tuvieron, que se lo cuenten entre otros a los Arapahoes (Arapajoes), no te joe-, en fin, la plaga arraiga en todo el mundo ¿civilizado? cual selecto club restringido al más común de los humanos. Un tsunami de corte y confección Yankee go home, one more time, otra vez más, enseña el colmillo de la bestia por la rendijas de una historia inconexa. El brazo busca el cielo (como el pasto el rocío) que no supieron asaltar aquellos de las greñas con perro macilento. Encontrarán su universo, pues todo se confabula para que sea cierto. Incluso la estupidez del gran can sin flauta para espantar las ratas becarias, la necedad de Pedro el bueno para nada, o Pablo el caudillo del desierto creciente que nunca deja hueco, no sea que vayan a entrar los que no quiso dentro: los trepas que plagan sus filas, los ‘excesivos’ , indómitos y sin dueño. Me vais a permitir que, rotundamente, me cague en todo lo Clark-Gable. And “play it again, Sam”. No te jode.

 

Hay destinos idénticos a los calzoncillos cagaos cada vez que se va el punto, o se escapa el muelle. No quedan más cáscaras que echarle COJONES y tirarlos al muladar patrio, ¡pero ya!… Hay que sacar la basura cada día, nenicos y nenicas apoltronados en la inopia más conveniente, que se va amontonando, amartillando y arriñonando y luego cuesta más trabajo… Hacedme caso.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress