Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jesús de Las Heras.
Martes, 19 de febrero de 2019
La opinión de Jesús de Las Heras

Luz y respeto

[Img #17336]Ya me duelen los oídos escuchar a tanto político lo de la «luz y taquígrafos»... Hoy en día grabamos todo con el teléfono y otros dispositivos electrónicos sin posibilidad de error, y los taquígrafos (y creo que todas las taquígrafas también) ya no tienen utilidad alguna. Pero lo que sí falta en todos los debates políticos, desde el Congreso hasta el más humilde programa televisivo, es la cortesía, e incluso el respeto más básico. Los contertulios no se respetan porque no se escuchan, sí se interrumpen y juegan, o al menos lo intentan, a ser ingeniosos e irónicos pero acaban recalando en lo soez y en la violencia verbal. Parece que los delitos de un político los asume todo su partido, según los de los demás, el mérito ajeno no existe, y las mayores barbaridades están bien si las ha hecho alguien del partido de uno...

 

Esta noche, la del 17 de febrero, asistí a un debate vergonzoso en la Sexta Televisión en la que la moderadora se permitía el lujo de opinar en lugar de ser neutral, e interrumpía según sus filias y fobias. Pero lo peor era la falta de respeto para el público que los seguía por televisión desde sus casas. Esa gente no se entera de que no están ellos allí solos hablando entre sí para ellos, sino para nosotros, que somos los que sufrimos los anuncios comerciales para que ellos cobren por debatir..., o lo que quiera que sea lo que ellos hacen. No se les mete en la imaginación que no se van a convencer los unos a los otros, pero, con suerte, nos pueden convencer a algunos de nosotros, televidentes, de que alguno de ellos puede tener algo de razón, o que quizá podemos confiar en su honradez o bien hacer. Pero insultando, interrumpiendo y chillando, de poco nos pueden convencer, excepto de que apaguemos la televisión y abramos un libro a ver si aprendemos algo, o al menos nos divirtamos. Porque las heces ruidosas que ellos llaman debates no nos interesan a los ciudadanos, ni nos informan de nada. Esta noche no vi a ningún político allí, sino una serie de cuervos dispuestos a pillar carnaza de los presupuestos sufragados con nuestros impuestos con la excusa de que esto es una democracia y que ellos van a hacer algo por resolver nuestros problemas. Aún no se han dado cuenta de que ellos son el problema. Y la excusa son las votaciones. Así que si quieres castigar a los políticos, ya sabes: no votes. No votes, que es peor.

 

Ni a la derecha, que no va a dejar de meterte la mano en el bolsillo, ni a la izquierda, a la que le importan menos que un pimiento tus derechos o tus necesidades.

 

El día que consigamos que los políticos nos representan a nosotros los ciudadanos, en lugar de a sus partidos, el día que haya un mecanismo ágil y eficiente para apartar de su cargo al político que no cumpla con lo que prometió en campaña, el día que sea punible con cárcel de modo automático a quien exija disciplina de partido, el día que el presidente del Gobierno se elija por sufragio universal y ni él ni sus ministros puedan ser diputados, el día en que los jueces nada deban al gobierno ni a los diputados, ese día habrá democracia en España.

 

Y ese día votaré yo. Mientras tanto seguiréis haciendo el primo en beneficio de los desaprensivos que se ponen el sueldo que les da la gana para intentar obligaros a intoxicaros con sus ideologías enfermas en lugar de resolver los problemas de todos nosotros el pueblo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress