Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 26 de febrero de 2019
el sureste de la península ibérica actuó como el último refugio ecológico de especies subtropicales

Un lagarto sin patas vivió en Murcia hace un millón de años

[Img #17391]Hugues-Alexandre Blain, investigador del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), en colaboración con Salvador Bailon del Museo Nacional de Historia Natural de París (MNHN), han descrito una nueva especie de lagarto sin patas de unos 40 cm de longitud del género Ophisaurus, familia de los anguidos como el lución, presente hoy en día en la península ibérica.

 

Los restos encontrados en 2006 y analizados ahora en el nuevo proyecto son un maxilar, tres mandíbulas, dos parietales, numerosas vértebras y un osteodermo. El hallazgo del lagarto, denominado Ophisaurus manchenioi, se ha dedicado a Miguel Ángel Mancheño, profesor de la Universidad de Murcia y paleontólogo, antiguo director de las excavaciones de Quibas (Abanilla, Murcia), donde aparecieron los restos fósiles que han dado lugar a la nueva especie. 

 

En la actualidad, Ophisaurus está representado por otras especies que viven en ambientes tropicales y subtropicales del norte de África como Marruecos y Argelia, en Norteamérica y en el sureste asiático. El análisis paleobiogeográfico del género muestra que aparece en Europa en el Eoceno (hace 56 y 34 millones de años), y que tuvo su máxima extensión durante el Mioceno (hace entre 23 y 5,3 millones de años).

 

El último refugio europeo

 

Durante el Plioceno (hace entre 5,3 y 1,8 millones de años), su distribución europea está restringida al Mediterráneo. Después de una supervivencia más larga en el sur de la Península, que actuaría como refugio, el lagarto acaba por extinguirse hace un millón de años con su última mención en el yacimiento murciano de Quibas.

 

“Hasta el momento, se conocía la presencia fósil de este género en otros yacimientos del Pleistoceno inferior de la península ibérica como Barranco León y Fuente Nueva-3 (Granada), pero no se disponía del elemento clave para compararlo con las otras especies fósiles que han sido definidas a partir de un hueso del cráneo: el parietal”, puntualiza Hugues-Alexandre Blain, coautor del artículo.

 

Por el análisis de los huesos, “esta nueva especie está más emparentada con la especie fósil Ophisaurus holecidel Mioceno de Alemania y de la República Checa que con su representante moderno norte africano (Ophisaurus koellikeri)”, añade. “Por eso podemos decir que se trata de una especie relicta europea y que no procede de una comunicación entre el Norte de África y el Sur de la Península”, puntualiza.

 

Por comparación con las otras especies actuales del género, se puede inferir que este reptil tenía unos requerimientos ecológicos tropicales o subtropicales. Su extinción en la Península y en Europa coincide con la desaparición progresiva de ciertos taxones arbóreos subtropicales como Cathaya, Elaeagnus, Engelhardia o Eucommia.

 

“En consecuencia, se puede decir que la extinción de este reptil es contemporánea con la desaparición de los últimos reductos con condiciones subtropicales (bosques cálidos y húmedos) en el sur de Europa hace 1,2 millones de años, durante un periodo de cambios climáticos muy importantes conocido como la transición del Pleistoceno Inferior a Medio”, observa Hugues-Alexandre Blain.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress