Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jesús de Las Heras.
Martes, 19 de marzo de 2019
homenaje a john williams

FSO, un concierto de película

[Img #17538]El domingo asistí a un concierto peculiar. A mí me gusta mucho el cine, casi tanto como la música.. Oigo mucha a lo largo de día, y también voy al cine cada vez que me entero de que hay alguna película que merece la pena, o sea, cuando me dicen que hay arte hecho movimiento, que es de lo que se trata en el cine.

 

Mientras les escribo esto estoy escuchando a la Orquesta Sinfónica del Cine, o sea la Film Symphony Orchestra, pues tienen casi toda su música en Spotify. Se trata de una orquesta sinfónica de más de 70 músicos, aunque en el concierto de ayer yo conté 82. Lo peculiar de esta orquesta es que está especializada en música de cine, que formó la totalidad del programa que escuchamos ayer en el Auditorio Víctor Villegas, de esta capital.

 

Lo curioso de este concierto es que el director, Constantino Martínez Orts, nos daba un mini discurso antes de cada pieza que tocaban, un total de 18 extractos de otras tantas películas. Todas ellas habían sido compuestas por John Williams, excepto la tercera de la segunda parte, “El violinista en el tejado”, que como sabemos es del músico británico Jerry Bock, pero que Williams arregló para la película que en 1971 dirigió Norman Jewson sobre la obra teatral estrenada en Londres en 1964.

 

El nombre de John Williams quizá le suene a muchos amantes de la música, sobre todo si sienten especial afecto por la guitarra clásica, pues así se llama también un célebre guitarrista australiano, alumno de Andrés Segovia, entre cuyos méritos está haber descubierto la música paraguaya de Agustín Barrios “Mangoré”. Pero el John Williams al que el concierto rindió homenaje ayer es un venerable anciano de 86 años que aún sigue en la brecha, componiendo música para el cine, labor que le dura ya más de cincuenta años, desde que compusiera la banda sonora original de la película “Cómo robar un millón”, en que vimos a Peter O'Toole y Audrey Hepburn. Sin embargo, su nombre comenzó a sonar con la de “La aventura del Poseidón”, que lo encasilló en películas catastróficas, hasta que conoció a Steven Spielberg, para cuyas películas ha compuesto la música, en realidad todas excepto tres, si bien es posible que le conozcamos más por las películas de la saga de “Star Wars”, aquí conocida como “La guerra de las galaxias”. En total John Towner Williams ha ganado cinco óscares por sus bandas sonoras, aunque tiene muchos otros premios.

 

El director de esta formación orquestal, Constantino Martínez Orts, se ha especializado en música de películas, para algunas de las cuales, como “Sueños y deseos” (de Joanna Quinn) y “El criminal” (de Carlos Vila) ha compuesto sendas bandas sonoras él mismo.

 

El concierto de ayer forma parte de la gira que hace esta orquesta desde el año pasado por casi 30 ciudades españolas. Nos sorprendió la presentación de un interesante concurso melómano, que consistió en contestar a diez preguntas de respuesta múltiple sobre el título de las diez películas que contenían los diez fragmentos que a orquesta interpretó durante cien segundos sin solución de continuidad, al principio de la segunda parte del concierto, mediante una aplicación para Android o iPhone, FSO, tras haber ingresado un código que nos dijo el propio director desde el pódium. Entre los máximos acertantes se sortearán dos viajes a Hollywood para saborear la séptima arte en la propia Meca del Cine. Je, en otros conciertos se nos exige que apaguemos el móvil, pero en este la idea era que lo utilizáramos.

 

Sí, fue un concierto original desde todos los puntos de vista. El director hacía gestos amplios y algo histriónicos, y las explicaciones que daba eran amenas y bastante políticamente correctas. La sala de conciertos estaba llena a rebosar, y los músicos fueron largamente aplaudidos. Al final nos obsequiaron dos propinas pertenecientes asimismo a sendas bandas sonoras de John Williams.

 

Mi impresión es que este tipo de conciertos acercan a la gente a la música, sí, y que nos hace reflexionar el inmenso valor que añade a la acción y a las historias que nos cuenta el arte cinematográfico, pero es innegable que el arte musical aplicado al cine está muy condicionado por este, y la imaginación del compositor está muy limitada por las historias que tiene que vestir, y aunque en alguna ocasión el rodaje se adapta a la secuencia musical, como nos contó Constantino Martínez, lo normal es lo contrario, a menos que se trate de una obra ya terminada, como las que escuchamos en “Amadeus”, de Milos Forman, porque en la actualidad el compositor es el creador de uno de los personajes de la película, que en muchas ocasiones es el principal, y por lo tanto se ha de adaptar a la secuencia narrada. No obstante, la de ayer fue una experiencia interesante y enriquecedora, que acercará a la audiencia de nuevo al a sala de proyecciones, en mi entender.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress