Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Viernes, 29 de marzo de 2019
juan sánchez

Babosos (as) y ladillas de la política

[Img #17557]Vaya por delante nuestro más sincero reconocimiento para aquellos seres humanos, escasos, muy escasos, que participan y ejercen honestamente la función pública, sea desde la tribuna de un parlamento o, sencillamente, desde un puesto cualesquiera de responsabilidad social. Son los menos, desgraciadamente son los menos, la tónica general es cabalgarse en la política para medrar en beneficio propio y siempre al margen del interés general. De ahí el apelativo de [email protected] que a más de uno incluso viene grande, y mejor habría que catalogarlos dentro de otra sub-sección aún más rastrera de ladillas en busca de la pasta perdida entre los vericuetos presupuestarios. Como diría Jack el despanzurrador, vayamos por partes…

 

El disfraz, la careta es imprescindible, de ello depende el carrerón del interfecto. Lo imagino ante el espejo ensayando posturitas, poses y soflamas populistas conteniendo la risa, imbuido del personaje creado a propósito por asesores de imagen siempre pendientes de que no se escape una incoherencia que dé al traste con ese guión tan currado. Ante todo hay que dar el pego, por tanto el ensayo es obligado, sí no lo creen ellos mismos, cómo pretenden que lo trague la manada de [email protected] Venga muchachos, repetimos y repetimos hasta que os salga bien. Silencio, se rueda: toma 28/A, ¡¡luces, cámara, acción!!.

 

Bueno, entenderás lector, que lo anterior es mera imaginación de quien suscribe, y todo lo dicho es fruto del cascanueces que habita mi azotea. Que de ser cierto, la mirada futura hacia los actores del método ‘baboso’, empezaría a tener los aderezos de una revolución. Y eso nunca pasará, verdad. Aún así, y de algún modo subconsciente, todos hemos llegado a la misma conclusión, y aún así, ninguno hacemos nada para remediarlo, verdad. Y el gran teatro de ese mundo de babas e intenciones pegajosas que llamamos política, sigue esparciendo su porquería cada cuatro años, embarrando nuestras calles, plazas, esperanzas y vida, con su bien ensayada mentira. Y “vótame a mí, para que se lleve la pasta mengano, me la llevo yo”. Al menos este tipo parece sincero, yo le votaría, y premiaría su valor, descaro y poca vergüenza a las claras, son de agradecer y esperar que tenga alguna consideración en la rapiña.

 

Pero, pero, pero lo peor de lo peor no son los políticos babosos ‘estandarizados’: esa gentuza que oculta su podrida intención tras la farsa, –trinca la pasta y corre–, no, lo peor son las ladillas, esas que viajan cabalgando la baba que la política siembra al paso por nuestra vida. Esos parásitos de parásitos, esos correveidiles, esos bien mandados, aquellos que van de críticos del político trincón, de revolucionarios de mentirijillas, que ocupan por su caradura el atril de la protesta impidiendo de aquesta manera la insurgencia de un cambio de veras. Entre ellos existen diversos niveles de infiltración popular. Entre ellos se reconocen y nunca se pisan la manguera, jamás. Ellos allanan el asalto al poder de la babosa política. Son sus mamporreros contra el pueblo, sus lacayos, sus mentideros contaminantes y ‘radiactivos’. En realidad, son políticos babosos frustrados, adoradores del mismo dios de la codicia, del mismo gremio de la porquería, la baba y la mentira, y su disfraz está tan logrado que cualquiera creería que son verdaderos disidentes en lucha contra la inmundicia institucional… Chapeau! por vosotros, asquerosos y rastreros buscavidas.

 

Tal vez algún día de estos me tome la molestia de quitaros la máscara; quizá unos días antes de la cita: esa semana vertiginosa de ‘generosas’ traiciones y sucias delicias que abren paso a cuatro años nuevos de viejas mentiras. Tal vez…

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress