Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Martes, 16 de abril de 2019
juan sánchez

Patraña electoral

[Img #17614]Que No!, que no me valen disculpas. Que si se quisieran hacer, las cosas se harían. Que no me vengan con leyes, que ni payos ni gitanos, ambos, que ni moros ni cristianos, ambos, que ni blanco ni negro, ni rojo, ni morao, que de elegir colores estamos ya muy hartos: solo se utilizan para sembrar boniatos, tarugos y tarados en este territorio patrio llamado a ser salvado por los mismos de siempre, vestidos –vendidos- igual que siempre, e imbuidos del espíritu de Pinocho rebuznando para el rey Don Chancho: LA PATRAÑA ELECTORAL.

 

¿No te pone oír su reata trolas cuando conoces ciertamente la realidad de su bancada?. Me dice un buen colega que sea moderado en el uso y abuso de tacos. Bueno, está bien, aunque ya se sabe que Don Camilo ganó sus laureles precisamente enfatizando, dando cuerpo al cabreo más agrio, Dios mediante una buena ración de leña al mono y cabrón por si acaso. Qué os voy a contar que no sepáis, y lo peor no es eso, lo más malo es que aún sabiendo que tenemos el ganao político que tenemos –no les llamaré hijos de puta, pues las profesionales del íntimo consuelo están más que hartas de que las relacionen con tremenda basura de altos cargos- les seguiremos votando. No puedo, he de reconocer que no puedo sujetar unas teclas que parlotean como posesas del espíritu burlón, el diablo cojuelo, o ciruelo, o Cipote de Archidona en busca de la vergüenza perdida en los anales –sin comentario añadido- del hemiciclo de y por los cuartos; qué casualidad esa semi-circularidad parlamentaria, eso habría de darnos pistas sobre la perfecta imperfección de nuestro foro nacional.

 

Recuerdo aquel “Ágora” de la Grecia clásica, cuna de civilización civilizada y democracia, donde todos habían posibilidad de participar de facto en las entrañas de la existencia cotidiana. Democracia participativa, directa, decisiva del devenir popular. No como otras, y señalo directamente al presente, esta chapuza intencionada, vestida de mentira para manipular, y sangrar, la voluntad del conjunto ciudadano. Tantos intereses bastardos por priorizar y resolver al gusto de la superioridad, no dejan hueco a las necesidades extremas de una población acogotada por su propio desconocimiento de las reglas del juego. Su máxima aspiración, depositar un trozo de papel dentro de una hornacina –sepultura- de plástico contaminado de burla canallesca y rezar para que los hados que recuentan las lágrimas del pueblo, sean benévolos por una sola vez y decanten la intención del lado bueno.

 

Pero la fatalidad del tripotaje prostituido tiene todo bien atado con nudo de intestino reseco y dolorido en cada barrio, pueblo, ciudad o campo que vio morir su esperanza -aún sin ser consciente de ello- mientras vitoreaba al ‘mesías’ del rancio oficio al mejor postor vendido: el político.

 

Manipulación es un vocablo que me repugna, tanto por su intención como por su pegajosa presencia cual tumor metastasado en nuestra sociedad. Casi todos somos pacientes conscientes de ello, pero pocos resuelven someterse a la drástica cirugía del conocimiento, principalmente por el riesgo y la responsabilidad de apechugar con esa inapelable libertad que da tanto miedo. Mejor que decidan nuestros representantes políticos responsables del general destino, y si se equivocan, -o meten la mano en la saca más de lo políticamente convenido- que paguen por sinvergüenzas o cretinos. JA!!

 

Si quisieran hacerse las cosas bien, se harían. Pero no quieren o, queriendo, no pueden o no les dejan los ‘compromisos’ contraídos con el lado más oscuro de la conciencia humana. Por cuanto, y cuentos tantos, lo más suave que se me ocurre… ¡¡HIJOS DE…!! Anda y que os zurzan!

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress