Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Sábado, 27 de abril de 2019
crónica de josé juan cano vera

Vote por Sánchez, ¡¡A usted qué más le da!!

[Img #17692]El título corresponde a  incitar a la masa de indecisos, a los españoles desinformados que ignoran, entre otras muchos problemas de intensa gravedad, que las clases medias trabajadoras que pagan 23 impuestos al año, pueden desaparecer del mapa social de nuestro gran país. La broma del título surgió de la mente lúcida reflejada en una viñeta de MINGOTE días antes de unas elecciones convocadas por el régimen de Franco.

 

Y es que, resulta, que la naturaleza humana es desgraciadamente incompatible con la perfección especialmente en unas elecciones generales españolas televisadas como un espectáculo frivolizado para recaudar millones publicitarios, que rozaron la chapuza cuando en el juego sucio informativo de las cadenas conducen los debates que debieran ser serios al terreno de las tertulias como espectáculo cutre manipulado, a sabiendas que juegan con fuego que queman las entrañas de millones de españoles en precariedad permanente, dentro y fuera de sus hogares.

 

En la actividad política no es una excepción sino todo contrario, juegan con nuestros sentimientos y sensibilidades, hacen trampas con engaño, creyendo sus magos que es un mal menor previamente establecido en democracias corrompidas por las élites que ordenan y mandan y manipulan nuestras vidas.

 

Nos movemos en un terreno resbaladizo y sin escrúpulos empleando la táctica basada en el axioma inmoral de que el fin -el de ellos- justifica los medios.

 

Aristóteles formuló la doctrina del MAL MENOR, contradiciendo a Platón, que dejó sentado dignamente que actuar injustamente no es admisible, si siquiera para evitar un mal mayor. Es lo que tendremos encima,  este Domingo, un error sin futuro en una nación de mayorías decentes, cuando hay que establecer un punto de vista ético, ahora que desde hace dos décadas venimos denunciando la plaga de la corrupción en sus diversas gamas no solo políticas, entrando en un dilema de conciencia personal, individual y de grupos sociales.

 

Las respuestas dependerán de la flexibilidad con la que los murcianos y el resto de los españoles de una u otra sensibilidad ideológica interpreten los criterios del mal menor en las actuales circunstancias en las que nos enfrentamos a una trayectoria populista destructora y a un socialismo sin siglas liderado por un dirigente que ha desembarcado en la crisis catalana, conjuntamente con apoyos de sus propios enemigos, a su propio ex partido que siempre fue  fiel a la Constitución, empleando el falso argumento de abrir un diálogo con los que nos combaten con la ruptura y plantean enfrentamientos, a sabiendas que  la derecha conservadora tampoco ha sabido resolver eficazmente cuando aplicó un 155 descafeinado, pagando las consecuencias de la debilidad de Rajoy y sus equipos humanos de partido popular que en las elecciones de este domingo pudiera caer en el abismo de la antigua UCD, su defunción, si no es capaz de  entrar en una catarsis de pragmatismo de fondo.

 

Desde la crisis catalana, y las que vienen llegando palmo a palmo en otras comunidades autónomas, la reforma educativa, el cambio de la Ley Electoral, la reforma de la Constitución, el fortalecimiento social y una política exterior tan atada por Bruselas, hay en juego muchos valores, principios y leyes justas que fortalezcan nuestra Democracia, el Estado del Derecho y modificar profundamente un Estado de las Autonomías agrietado en las comunidades autónomas de dos y hasta tres velocidades, como la nuestra de la región murciana..

 

Se tratan de unas anomalías que deberían interpelar a los votantes acudiendo a votar, sí, a las opciones que crean más eficaces y serias, pero así mismo se necesita con urgencia en momentos de graves peligro para la integridad nacional y de la ciudadanía, constructores de puentes capaces de generar una cultura del bien común para afrontar los retos y problemas de España desde un espíritu inclusivo. Así, tal vez, como en otras grandes naciones del mundo occidental, sepamos superar los dilemas y sortear laberintos oscuros que hoy nos quitan el sueño al pueblo español. Abramos una tregua porque se levantan trincheras y líneas rojas, violetas, rosas y claveles rotos a la sombra de muros que cercan los diecisiete jardines del paraíso español que fue hasta los años noventa. Que lluevan votos del arco iris único en las urnas hasta ahora vacías para que España sea una nación para siglos, una patria libre, una y justa, y no un cementerio de esperanzas nobles, un futuro de luto. O fuego o agua… O poesía o llamas. Tú eliges. Empresario del Estado español.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress