Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fuente: David Brunat/El Confidencial
Jueves, 2 de mayo de 2019
La tensión racial es extrema en los pueblos agrícolas

La huerta se consolida como granero de Vox por el 'polvorín' de la inmigración

[Img #17727]Nadie sabe si Vox es la solución a algún problema, pero sin duda es el síntoma de muchos. Allí donde hay un conflicto social enquistado, el partido ultraconservador arrasa en votos. Lo demostró en las elecciones andaluzas y lo ha vuelto a hacer en las generales. Si un lugar aglutina malestar en inmigración, paro, inseguridad e inversión pública, todo junto, es la llamada 'huerta de Europa', Almería y Murcia.

 

La primera prendió la luz de alarma en diciembre. La segunda la ha prendido ahora. A diferencia de Almería, donde el voto verde se concentra en el 'mar de plástico' de El Ejido y Níjar, Vox ha permeado en casi todos los municipios de la región. La huerta es, definitivamente, el bastión nacional de Santiago Abascal. Y en menos de un mes tiene una gran oportunidad para dar la campanada.

 

Para mucha gente, era votar a Vox o salir a la calle a tomarse la justicia por su cuenta

 

"Para mucha gente, era votar a Vox o salir a la calle a tomarse la justicia por su cuenta. Muy pocos se atreven a jugarse el tipo, así que el voto, que es secreto, ha sido la forma de expresar lo que sienten", reacciona Antonio José Martínez, presidente de la Asociación de Vecinos de Roldán, la pedanía más poblada de Torre-Pacheco (Murcia) que cuenta casi un 50% de inmigrantes. "Lo hemos pasado muy mal estos años. Roldán ha estado a punto de convertirse en un gueto de inmigración y delincuencia. Hasta hace poco, la gente no quería ni salir a la calle por miedo a que les entraran en casa a robar. Se quedaba uno en casa y salía el otro. Íbamos a cinco robos por día. Ahora estamos un poco mejor, pero no podemos bajar la guardia".

 

El campo de Cartagena es el corazón de la llamada 'huerta de Europa' y Torre-Pacheco (35.614 habitantes) se sitúa en el centro. Kilómetros de agricultura intensiva y decenas de miles de jornaleros magrebíes. ¿Resultado? Torre-Pacheco ha sido el único municipio de la Región de Murcia en el que Vox ha sido la lista más votada, con un 24,91% de los sufragios. Es decir, uno de cada cuatro pachequeros votó ultraderecha.

 

En la vecina Fuente Álamo, Vox fue segunda fuerza con el 24,23% de los votos. Mazarrón, otro gran enclave agrícola, registró un 21,5% de voto verde. La media de votos de Vox en la Región de Murcia fue del 18,64%, solo superada por la vecina (y sociológicamente parecida) provincia de Almería, con un 19,15%.

 

"¡Esos son unos cabrones!", salta Abderrahim nada más oír mentar a Vox, mientras descarga un saco de patatas en la carnicería 'halal' El Baraka. "La gente les ha votado porque son analfabetos. Dicen que los marroquíes somos todos delincuentes y se olvidan de que somos los que trabajamos sus campos para generar su riqueza. ¿Cuántos españoles trabajan en los campos? Ninguno, todos moros. El otro día, tuve a dos españoles trabajando conmigo y aguantaron una hora. No quieren inmigrantes, pero tampoco quieren hacer el trabajo duro", suelta de un tirón este marroquí con 20 años de residencia en Murcia.

 

En el mostrador, Kamal responde con una risa incrédula al voto de sus vecinos, a muchos de los cuales no conoce porque los españoles no entran en su carnicería. "He vivido en Alicante y otros pueblos y aquí no sé por qué españoles y marroquíes no se relacionan. Ellos hacen su vida y nosotros la nuestra. Es una pena". Kamal, también con más de dos décadas en España, reconoce que en el campo de Cartagena hay mucha inmigración ilegal. "Hay efecto llamada, eso es verdad. Corre la voz de que hay trabajo en el campo y vienen chicos sin papeles. También los empresarios se aprovechan para contratar a esos ilegales y pagarles muy poco. El problema también lo hacen ellos". "¿Y qué harán los de Vox con todo esto, nos van a echar de España? Todo el tema de fronteras lo llevan desde Europa. Ni a los ilegales podrían echar", zanja Abderrahim antes de salir escopeteado a seguir con el reparto.

 

En Torre-Pacheco, más de un tercio de la población es extranjera. Casi toda magrebí, aunque hay más de 70 nacionalidades. A eso hay que sumarle la inmigración irregular que llega desde el estrecho de Gibraltar en un goteo incesante, aunque no solo: hace un año, la Policía Nacional desarticuló una red criminal que traía a inmigrantes indios escondidos en el maletero de vehículos de alquiler procedentes de Serbia para trabajar en los invernaderos.

 

Debido a este alud de inmigrantes, Torre-Pacheco alberga una de las tres aulas de acogida que operan en la Región de Murcia para que los recién llegados aprendan una base de castellano. La presión sobre los servicios es enorme y los españoles dicen estar hartos. En Roldán, hubo que levantar una segunda escuela infantil porque la primera no daba abasto, y no es porque la tasa de natalidad entre los locales sea especialmente alta. En ambas escuelas infantiles, la tasa de niños inmigrantes roza el 50%.

 

Ese 'boom' de natalidad se traslada al consultorio médico. Concretamente, a pediatría. Con 7.000 habitantes, la pedanía de Roldán tiene 1.500 tarjetas sanitarias de menores de 14 años, un 50% del cupo máximo recomendado por los expertos. Las colas en el mostrador del consultorio son dignas de una gran metrópoli, según informó 'La Verdad' y confirman los vecinos.

 

Chicos de 14 o 15 años ven que compañeros inmigrantes van con 500 euros en el bolsillo, y eso no sale de los campos

 

Sin embargo, lo que de verdad altera a la gente en Torre-Pacheco es el ambiente que se respira en los institutos. "Los padres están preocupados. Sus hijos con 14 o 15 años tienen que ver que compañeros suyos inmigrantes van con 500 euros en el bolsillo y eso no sale del trabajo en los campos. Eso es el trapicheo", dice Mariano Escudero, miembro de la asociación de vecinos de Roldán. "El 90% de los extranjeros son gente honesta, pero tenemos un problema grande con los hijos de familias marroquíes que ya han nacido y se han criado aquí. No quieren trabajar en los campos pero tampoco quieren estudiar. Y de algún lado tienen que sacar el dinero. A muchos los usan las bandas de ladrones para que, si los detienen, no les pase nada porque ser menores".

 

Los jóvenes no quieren trabajar en el campo, pero la novedad es que tampoco quieren sus mayores. Los agricultores del campo de Cartagena empiezan a tener problemas serios para cubrir todos los puestos de trabajo en las plantaciones. Los marroquíes, por su parte, se quejan de salarios de miseria. La clásica pescadilla que se muerde la cola. "Te pasas 10 o 12 horas y te pagan como si fueran ocho, y muchas veces a cinco o seis euros la hora a los que hay que quitar impuestos. Si te quejas, al día siguiente no te recogen con la furgoneta. Es normal que nadie quiera trabajar en el campo", protesta Ramdane, que regenta un restaurante de kebab en el centro de Torre-Pacheco. "Esto de Vox no es nada nuevo, ya estamos acostumbrados a que nos culpen de todo lo malo que pasa en el pueblo", resopla.

 

En Murcia, al malestar con la inmigración masiva se suma otro tema casi más sensible: el trasvase Tajo-Segura, que ha noqueado una reciente sentencia del Tribunal Supremo, y el fallido Plan Hidrológico Nacional. La falta de agua en la región es cada vez más extrema y en juego hay más de 300.000 empleos en el litoral turístico. El culpable, en este caso, tiene nombre y apellidos: el Gobierno autonómico del Partido Popular.

 

"Todo influye en el resultado de las elecciones y por supuesto el agricutor está harto de que la Administración no haga inversiones y que cada vez sea más complicado salir adelante", afirma Francisco Felipe Soto, directivo del sindicato Asaja en el Campo de Cartagena. Una de las promesas de Vox en su campaña en la Región de Murcia fue precisamente impulsar el Plan Hidrológico Nacional.

 

Soto cree que el partido ultraconservador utilizó ese argumento para conseguir votos pero que el proyecto es irrealizable: "Vox ha dicho en Murcia lo que queremos escuchar, pero los agricultores sabemos que da igual el partido al que votemos. Ahora, todo el dinero se irá al corredor del Mediterráneo y volverán a olvidarse de nosotros. Pero sí es verdad que los agricultores están muy quemados con el PP y eso se va a notar en las elecciones autonómicas".

 

¿Puede Vox erigirse en primera fuerza de la derecha en Murcia y liderar un Gobierno autonómico? En Torre-Pacheco, punta de lanza de la ultraderecha, no lo ven nada claro. "El 26 de mayo será otra historia. La gente vota a quien conoce y a los candidatos de Vox no los conoce nadie todavía", aseguran desde la asociación de vecinos de Roldán. Aunque si los de Abascal son capaces de sostener ese 18,64% de votos dentro de cuatro semanas, pueden ser la llave del gobierno de la región y de un buen puñado de ayuntamientos murcianos.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress