Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Jueves, 2 de mayo de 2019
juan eladio palmis

Originalidad

[Img #17728]Voy a experimentar un arranque de originalidad, y voy a comentar sobre las ya pasadas elecciones, que dentro de poquico se quedarán en el recuerdo porque aparecerán otras que las oculten y tapen en la vorágine de las cosas que nosotros mismos decimos que son vitales, y en el fondo tan sólo sirven para entretenimientos y lucimientos de todo tipo.

 

Quiero dejar claro que servidor no le ha votado al Pesoe, ni a ningún otro partido, como el de los “científicos intelectuales politólogos”, por dos razones particulares que expongo. Y así dejo por escrito, claro y conciso, que no me voy a caballo ganador, una postura que se suele esgrimir con frecuencia.

 

Para mí, desde que El Pesoe se puso en contra del iberismo Americano reconociendo a un bailaguas de los EE.UU en el asunto de Venezuela, le hice la “cruz del gato”, porque estuvimos muy cerca de una guerra civil, cuando España tenía la obligación de estar con los “suyos” que nunca han sido, son ni serán los citados EE.UU.

 

El caso del partido político de los “intelectuales”, habiéndome tragado el franquismo con sus fusiles calientes, con sus estraperlos en bicicleta, con sus chivatazos letales y jodedores, becas de estudio sólo para azules, títulos a dedo para ellos, puestos de trabajo para ellos; aquel “¿sabe usted con quién coño está hablando?, y dejar solo para los perdedores de la sublevación, padres e hijos sin las protectoras bendiciones apostólicas de sus santidades, solo el trabajo de la emigración, salvo que mi mano no sea mi mano, mi voto nunca sumará para ayudar a que se ponga de moda la desfachatez del bigote de carril de hormiga, y suban y bajen un país, que debe de estar en llano y en horizontal para que lo podamos caminar todos.

 

Normalmente en España, la incultura política inoculada desde los pasillos cortesanos y desde los episcopales, han evitado que defendamos el bien común nacional, y seamos más bien seguidores de un determinado equipo, en clara semejanza, incluida pasión, a como se sitúan las preferencias en el futbol, algo, que por no cambiar, lo hemos dejado con su sajonismo denominador con el beneplácito hasta de nuestra autoridad lingüística.

 

Mientras que no tengamos una ventanilla de reclamaciones de verdad, donde a la gente de la calle se nos escuche cuando emitimos una irregularidad, está muy bien que los legisladores tengan la apariencia de que quieren nuestro bien común; pero en la práctica sabemos que después de las elecciones nos llevan a pastar en invierno a los pastos de verano, y durante el verano, a los pastos de invierno, y no tenemos ventanilla alguna donde quejarnos.

 

Lo último que un columnista, mi caso, pretende, es hacer apología de nada; y en su quehacer lo que pretende es exponer asuntos, y que cada cual le aplique lo que al respecto opine; o se quede simplemente como estaba: indiferente.

 

Nunca he contado las banderas, los trapos, que desde que Castilla inició el camino de quitar las aduanas a cada paso territorial, pero dejó en vigor los fielatos hasta hace muy poquico, pueden que hayan superado el número de veinte colores y pabellones los que se han subido y bajado a palos secos, a palos machos, a balcones, a torreones, ondeando una identidad que siempre suele ser la misma: Unos arriba que no se cansan de pedir y exigir, y otros abajo que apechugan.

 

Y claro, de siempre, lo peligroso, a lo que hay que temer, son a todos esos que van y vienen desde lo alto social a lo bajo, llevando recados con la puñetera esperanza de que al pilón de su pesebre no le falte pienso.

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress