Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Gallo.
Viernes, 3 de mayo de 2019
El gallo, desde la cresta

Nuestro Futuro, un Sueño que Molesta al Régimen Murciano

[Img #17738]Fue este digital  el primero, a escala nacional, que pronosticó el desastre del partido popular  en una situación de desequilibrio ideológico que en la ESPAÑA DE HOY NO TIENE FUTURO. El histórico partido lleva el mismo camino de autodestrucción que terminó con la existencia de la UCD, si no es capaz de una refundación  tranquila y a fondo, tranquila pero sin parar ante los stop que colocan los vetustos y gastados inspiradores del partido, que como Aznar y su equipo de cabezas de huevo, se postulan como la intelectualidad de una derecha liberal–conservadora, cuando su especie debe situarse en la línea de un derecha social, como hace 25 años exigió el PADE (PARTIDO DEMÓCRATA ESPAÑOL ) liderado por Juan Ramón Calero. Cuando en el segundo debate del dúo populista amarillo ANTENA 3–SEXTA TV  planteó, abiertamente calculado, el tema clave de las crisis económicas que sufrimos las clases medidas y trabajadoras, Casado cayó en la trampa. Fue en el momento en el que el líder de la derecha tuvo un fuerte rifirrafe con Albert Rivera entre las sonrisas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Rivera sorteó el muro mostrándose como un político  social—liberal. Ni se opuso a la eutanasia que es apoyada por una mayoría amplia de la opinión pública, ni se puso duro con la utilización del aborto, salvo en casos excepcionales. En los temas sociales y laborales el jefe de filas del partido conservador tampoco convenció, y no estuvo afortunado con el toro de la corrupción. En aquella media hora del debate el PP perdió cientos de miles de votos. Es verdad que VOX, el de los indignados, le ha restado un millón y medio de votos, pero no es menos cierto que el PESOE  tuvo a su izquierda a Podemos y otros partidos regionales y nacionalistas de una izquierda ultra. Son excusas de mal perdedor, fraguadas en los medios de comunicación de la derecha de papel esgrimiendo argumentos escasamente sólidos.

 

La dura derrota del PP se debe al desgaste de la vieja guardia conservadora, a la política de austeridad impuesta en la crisis, la chapuza estratégica en Cataluña aplicando un artículo 155 descafeinado y muy especialmente la sombra alargada y vergonzosa de la corrupción, muy similar a la llevada a efecto por el socialismo durante sus años de Gobierno en la época dorada del bipartidismo y un comunismo en caída libre finalmente traicionado por Garzón y con los relojes estancados en los años cincuenta del pasado siglo, cuando en los países del este europeo, que fueron satélites de la Unión Soviética, se modernizaron y cambiaron rápidamente de línea programática. Un lustro después apareció en el escenario del teatro político, los populismos y un nacionalismo agresivo fruto de un capitalismo rancio, lugareño, al estilo del viejo caciquismo. Junto a un sindicalismo latino de corte político, y subvencionado.

 

Es el mismo caciquismo que ha padecido el pueblo español, antes, en y después del franquismo. En la Región murciana tiene raíces profundas, raíces  secas que el oportunismo hizo crecer. Se puso en acción el punto número uno y único, que se fundamenta sólidamente en que AQUI, EN ESTA COMUNIDAD AUTONOMA QUE FUE REINO, SOLO TENEMOS DERECHO A LA VIDA LOS CIEN  ÁNGELES DE LA GUARDA DE LA PATRONAL, la misma y con escasa evolución desde que voló al cielo el general Franco.

 

Ni es demagogia, ni noticia falsa, ni producto de las redes sociales, es un estado de opinión generalizado, y una paradoja infumable, porque la sociedad murciana acepta este mecenazgo y vota, hasta el domingo, a los mismos, al bipartidismo que son mayoría , sumando peperos y socialistos junto al clan de los que  nos han llevado, conjuntamente, a la cola del desarrollo económico y social, a una región uniprovincial que es otro lastre que han permitido los padres del viejo y nuevo Estatuto de Autonomía, extrañamente y por falta de elasticidad mental de los propios cartageneros con sus guerras familiares, y faltos de un líder que una, organice, piense con la cabeza y movilice con eficacia. Pero viven divididos en su bizantinismo, aunque medio centenar de escritores, periodistas y empresarios se muevan por la soledad del desierto cuando otros hieren nuestras vivas esperanzas o nos dejan con sed de justicia y agua.

 

Ojo, pero algo podemos hacer valer en nuestros legítimos intereses en las próximas elecciones municipales y regionales. Tenemos una oportunidad de ir juntos, probablemente la última y sin embargo hay que intentarlo. No es justo, ni inteligente, ni serio, ni realista, seguir votando a los mismos que han cavado el foso abierto de la ruina que es amarga. La prensa tampoco va lejos.. Hay un poso de honradez en los que queremos soluciones y no tanta palabrería que se lleva el viento. O publicidad institucional que es propaganda oficial y premios al silencio táctico. Somos región, y debemos demostrarlo, no una pedanía de San Esteban o de La Moncloa, y españoles que amando a  la patria chica amamos a la grande, Claro, si hay sentido común.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress