Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 4 de mayo de 2019
Jesús Pons/Carta del director

Pablo Iglesias, no es un golpe de Estado, ¡Es la revolución!

[Img #17741]Arde Venezuela. La caída del régimen dictatorial de Maduro será antes que después. Mientras eso ocurra, el país es un caos absoluto. Hablo a diario, vía redes sociales, con amigos y amigas de Venezuela. Viven en un estado de ansiedad y temor constante. Cortes de luz, de agua y de comunicaciones, que dejan a las personas aisladas con miedo a salir a la calle.

Millones de venezolanos han cruzado la frontera vía Colombia. Otros han podido escapar de la tiranía a España, Estados Unidos u otros países donde son bienvenidos, dejando atrás hogares, lugares, amigos y hasta familia.

Casi 300 muertos se han contabilizado desde que empezó la sublevación contra el poder usurpador. Cuatro esta misma semana, tres jóvenes y un adolescente.

Dice el nuevo VIP Pablo Iglesias que se trata de un golpe de Estado. Y lo dice desde su mansión de nuevo rico, quien sabe si pagada por el régimen chavista, al que idolatra. Parece mentira que este intelectual afirme esta estulticia viendo las noticias que nos llegan cada día y cómo se las gasta Nicolás Maduro, el presidente payaso. Sí, payaso.

Asegura Pablo Iglesias, el de Unidas Podemos, no el socialista, que ya falleció, que el gobierno chavista es el legítimo de Venezuela, porque ha emanado de unas elecciones democráticas con trazas de pucherazo.

Aún así, amigo y futuro ministro Iglesias, ese gobierno no es legítimo a pesar de los votos recibidos. Un gobierno deja de serlo cuando coarta las libertades, persigue y encarcela a sus opositores, crea un enorme edificio para torturas, prohíbe la entrada al país a observadores extranjeros, asesina a personas, y se enriquece empobreciendo al pueblo, dejándolo en la hambruna, con imágenes propias de la Africa más triste.

Ese gobierno, no es legítimo, y tu afirmación da pistas de tu modelo de Estado, Pablo. Adolf Hitler ganó democráticamente las elecciones y se convirtió en un monstruo que mató a millones de personas. Se tuvieron que unir decenas de países para parar la barbarie. La revolución rusa, que fue popular, llevó al poder a otra bestia Josef Stalin, que convirtió Rusia en un gigantesco gulag o en una prisión permanente para los ciudadanos, matando a más de 20 millones de compatriotas. ¿Era un gobierno legítimo también?. Obvio que no.

Corea del Norte, Cuba, ¿Son gobiernos legítimos?. El pueblo tiene el derecho, y hasta el deber, de actuar cuando estos caudillos megalómanos se alejan de la realidad y destrozan los derechos humanos. La revolución es una vía muchas veces necesaria para recuperar la normalidad y echar al genocida. Ocurrió en Rumanía, en Libia, en Alemania del Esta.

Nicolás, se maduro, y vete a Cuba, antes que te pase como a Ceaucescu. Y Pablo, no es un golpe de Estado. Es la revolución.

 

Una cosa... ¿Yo podría declararme presidente interino de Murcia?. A ver..

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress