Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Gabriel García Sánchez
Viernes, 24 de mayo de 2019
una fuente de injusticias y agravios

La necesaria reforma de la Ley Electoral nacional

[Img #17849]La vigente Ley Electoral es una fuente de injusticias y agravios. Lo de que el voto de cada español vale lo mismo no deja de ser una mentira incuestionable que, en el fondo y en la forma, desvirtúa la voz de los ciudadanos, hasta tal punto que llega convertirse en una injusticia manifiesta.

 

La duda que tenemos más de uno es el por qué no se modifica una norma claramente injusta. Es evidente que el mal no solo está en el territorio nacional; sin ir más lejos, hasta en dos ocasiones, en la primera contienda Maragall-Pujol y recientemente, los que sacaron más votos no obtuvieron más escaños. En este caso, la anomalía está en el enorme peso que tienen las zonas rurales de Girona y Lleida, cuna del nacionalismo catalanista, en relación a los espacios más industriales de Barcelona y Tarragona. Si el método de elección fuera proporcional puro, como debe ser, el independentismo no estaría en el gobierno de la Generalitat.

 

Vamos a España: tenemos un sistema bicameral con un Congreso de los Diputados elegido por un método proporcional “desvirtuado”, por varias razones entre las que la aplicación de la Endiablada Ley D´Hont es una de las más importantes, y un Senado en el que el método es mayoritario pero de “aquella manera” ya que, con un voto más te puedes llevar tres senadores mientras que el perdedor solo obtendría uno. ¡Qué cosas!

 

La elección de los diputados requiere de un método proporcional puro, en el que cada escaño valga lo mismo, y eligiéndolos en una única lista abierta o, por lo menos, en diferentes listas de partidos, pero teniendo los ciudadanos la potestad de modificar el orden para que el peso del votante sea más importante que el poder de los aparatos de los partidos. La circunscripción puede ser única, por comunidades, o por provincias, siempre y cuando se respete la proporcionalidad y la paridad.

 

Luego tenemos un problema endémico con los partidos que podríamos denominar, “qué hay de lo mío”; es decir, los que representan a una sola comunidad o región, porque el dichoso sistema electoral premia a estos grupos políticos sin razón alguna, por ejemplo, mientras que Izquierda Unida, IU, necesita 2 millones de votos para llegar a los 10 diputados, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), consigue entre 10 y 15 con la mitad de votos, o menos. Es más, su presencia en el Congreso, como se ha visto hasta ahora con el Partido Nacionalista Vasco (PNV), y Convergencia i Unio (CiU), supone un chantaje continuo al gobierno central que, en muchas ocasiones, necesita de sus votos y solo los consiguen si hay dádivas a cambio. Simplificando, no tiene sentido que los partidos de ámbito regional o de comunidad estén presentes en un órgano en el que debe primar la visión de estado y el interés general.

 

¿Qué hacemos con estos partidos?, enviarlos al Senado para que allí puedan participar en los repartos entre comunidades. Por supuesto que los senadores se elegirían por un sistema proporcional puro, en listas abiertas, en ámbito regional, y completándose este órgano con la cuota de representantes elegidos por las comunidades autónomas.

 

Es cierto que un cambio de este calado es bastante difícil, pero no hay más remedio que ponerse a la tarea de inmediato. No hay mayor injusticia que tener los órganos fundamentales constituidos de forma injusta. Más aún, con una modificación de este tenor, es posible que no sufra este país el chantaje de los independentismos, lo que pone de manifiesto que, a veces, los problemas no se resuelven con grandes modificaciones de fondo, sino con cambios formales pero que tienen, como se ve, una importancia innegable.

 

Cada cual en su sitio.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 11 de junio de 2019 a las 18:44
Jop
" Es evidente que el mal no solo está en el territorio nacional; sin ir más lejos, hasta en dos ocasiones, en la primera contienda Maragall-Pujol y recientemente, los que sacaron más votos no obtuvieron más escaños" "Vamos a España: tenemos un sistema bicameral con un Congreso de los Diputados elegido por un método proporcional “desvirtuado”, por varias razones entre las que la aplicación de la Endiablada Ley D´Hont ..."HACIA SIGLOS QUE NO LEIA TAL CANTIDAD DE GILIPOLLECES. QUE PASA QUE CATALUÑA NO ES ESPAÑA????

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress