Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Rosario Segura.
Viernes, 14 de junio de 2019
Rosario Segura

La vida sigue igual

[Img #17967]Nunca me ha terminado de gustar Julio Iglesias, porque lo considero de un romanticismo demasiado empalagoso. Me siento bastante pragmática, todo lo contario al romanticismo, por lo que no he dado demasiado protagonismo al sentimiento de soledad, ni a la intuición exagerada, y concibo el idealismo como una manera de conseguir metas pero basadas en una cercana realidad. Eso del espíritu de rebeldía, y el ansia de libertad me siguen llamando, pero más que como una forma de desvincularme de todo, como un modo de compromiso personal hacia lo social, para cambiar lo que no me gusta. No desde la critica sentada en la Chaise longues, si no desde la acción.

 

Ahora todos los esfuerzos por variar algo, desde el punto de vista sociopolítico, se ahogan en el baño de una evidencia que supera la tendencia al cambio. Ya lo dicen las fuerzas físicas, con eso de la inercia. Después de tantas combinaciones y “performance” de los partidos en épocas electorales, ahora resulta que la llave la tiene un partido sin alma. Le da lo mismo casarse con “Juana que con su hermana”. Una formación política con virajes ideológicos, que pone de manifiesto que va a terminar, no solo compitiendo con el PP, sino haciéndose una cosa con él, para que todo siga igual.

 

A la postre esto de la democracia representativa es una falacia, que no nos representa ¿El sistema falla?, no lo siguiente………La partitocracia constituye una deformación sistemática de la democracia. Es un acto político ciertamente negativo, en donde los intereses de partido priman sobre el que se presupone interés general. El caso es que eso de la soberanía popular, es decir la voz de la mayoría de los votantes, no funciona correctamente, y si le sumamos que tampoco funciona correctamente la justicia, no todos somos iguales ante la Ley, desde luego que no, (para muestra los casos Pasarela, Desaladora), llegamos a la conclusión de que la situación sociopolitica es difícil de empeorar.

 

Y es que cuando un poder se establece por muchos años en una sociedad, crea feudalismos, caudillismo, se generan lazos, compromisos y un largo etc, que hace necesario un giro que abra cajones, ventanas para que entre aire fresco y se pueda resetear el software del sistema y así volver a estrenar una sociedad, con programas nuevos y actualizados.

 

Este romántico cantante septuagenario, reconozco que llevaba razón, pues en la política al igual que en sus canciones; “Al final, las obras quedan las gentes se van, otras que vienen las continuaran….. La vida sigue igual.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress