Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Martes, 25 de junio de 2019
Y la fiscalía, y las gentes, y las autoridades cartageneras, tranquilamente mirando para otro lado

En Cartagena, morir de cáncer se considera Muerte Natural

[Img #18001]Acabo de llegar del hospital de una ciudad próxima: La madre de mis nietos se está muriendo de cáncer. Está en estado terminal de su vida, una vida de mujer muy joven para morir; pero ya está sedada, por causa de un cáncer terminal, con toda probabilidad contraído en el largo tiempo que estuvo expuesta a esa enfermedad durante los años que estuvo viviendo en el sector estación de Cartagena. Tal y como le pasó a mi madre. Tal y como le pasó a mi hermana Mercedes; y tal y como lo lleva arrastrando mi otra hermana, e infinidad de vecinos de toda Cartagena, no solo del Sector Estación.

 

Y la fiscalía, y las gentes, y las autoridades cartageneras, tranquilamente mirando para otro lado, porque el gas radón no se ve ni se huele cuando penetra encaramado en el viento de levante calle a calle por la sucia ciudad de Cartagena, sucia, cobarde y servil en muchos aspectos, y llena a la ciudad de enfermedad; mientras muchos sacan barriga diciendo que son constitucionales: que son la ley y el orden, al tiempo que se pasan por las entrepiernas el Articulo 43 de la Constitución, que en su apartado 1º, reconoce el derecho a la protección de la Salud.

 

Y en su apartado 2º, dice claramente que “Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas….” Pero claro, lo preventivo para la fiscalía de la cortijá es ver si insultar con el vocablo “murcio”, alzando al tiempo el puño cerrado, puede ser delito de mala vecindad, y como tal asunto tiene una gravedad extrema. Y es ante cosas de esa extrema envergadura e importancia, cuando se activa las alarmas del mando, que ni han sonado cuando desde el Instituto Nacional De Radioactividad, han advertido, o varios científicos de prestigio, con conocimiento y renombre han corroborado afirmando que Cartagena sufre con la presencia de residuos tóxicos en las inmediaciones de su casco urbano y pedanías, causantes de enfermedades letales del tipo de las cancerígenas.

 

La causa y efecto; es decir, que una partícula cancerígena entre a contaminar a un ser vivo previa acta notarial en la que exponga su condición de elemento letal para la vida de la gente, es algo de lo que espera pacientemente nuestra autoridad judicial para intervenir; porque la autoridad política municipal y regional hace tiempo que su trabajo consiste en exclusiva en unirse en grupos políticos expertos para delinquir y, al margen, además, llevarse unos sueldos y prebendas para sus casas de puro escándalo.

 

Y violentando hasta la propia Ley Electoral, que claramente manifiesta, en el caso de los concejales de los ayuntamientos, que todos ellos son candidatos a ser alcalde.

 

Ahora bien; si algún concejal obtiene la MAYORÍA ABSOLUTA de los votos de los otros concejales, puede ser el alcalde. Pero, si ninguno tiene la MAYORIA ABSOLUTA DE LOS VOTOS DE TODOS LOS CONCEJALES, ES PROCLAMADO el concejal que lidere la lista MÁS VOTADA. Pero como no tenemos tribunales que velen, los políticos, con el consentimiento de nosotros el pueblo, que somos los portadores y poseedores de la soberanía nacional de la que emanan los poderes del Estado, y no al contrario que de los poderes públicos surgimos nosotros, España está en un proceso donde los bribones lo controlan todo, de momento, sin pistola al cinto cuando van de paseo.

 

Desde las asociaciones políticas que en contra del significado etimológico de las palabras como el término ABSOLUTO del idioma español, se están constituyendo en sociedades para un mejor reparto de dividendos del dinero público, las carcajadas que les producimos cuando alguien, encima, saca la cara defendiendo a la pandilla política, que, para nada tiene en cuenta que la Constitución Española claramente expone y fija el derecho a expresar, a difundir, los pensamientos (y mi pensamiento es que la unión de partidos en Cartagena es para robar más y mejor), ideas (y mi idea es que tienen un pasado inmediato y medio que demuestra sus malas calañas como partidos), y opiniones mediante la palabra, o el escrito (mi caso) o cualquier otro medio de reproducción.

 

Las fotos que se adjuntan, forman parte del paripé, del cruel paripé, que se permiten con toda impunidad, realizar desde el ayuntamiento en referencia al medio ambiente. Y con las cajas que contienen las muestras de los suelos afectados por los residuos tóxicos, como lo que realmente  interesa es la factura para la sisa, que genera una acción encaminada a la obra de teatro que, sin duda de ninguna clase, aplaudirá el pueblo, la gente cartagenera, que prefiere claramente despojarse de toda soberanía y dejarlas en las manos de los políticos menos capaces que nunca los tiempos vieron.

 

Pero los que más se visten de domingo.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress