Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Mariano Pérez Abad.
Jueves, 11 de julio de 2019
Resurge ahora en la JusticIa este “Guadiana Encubridor” con la fuerza agresiva de una inundación

La pandilla pederasta de Bar España y la nueva censura FAKE de Pedro J.

[Img #18097]A muchos de nosotros nos resulta impactante que, alrededor de un cuarto de siglo después de los casos de Alcaser, Bar Arny y Bar España y desde varios frentes simultáneos, la élite del Poder (la Pandilla) haya emprendido una gran campaña para intentar darle carpetazo definitivo a todo este conjunto de espeluznantes capítulos que la pederastia española ha dejado plasmados en la crónica de nuestra más reciente historia negra. Todos ellos tienen en común dos cosas: haber conseguido aflorar a la opinión pública (en mayor o menor grado) y haber quedado inconclusos por las graves omisiones e irregularidades que se cometieron durante su investigación y esclarecimiento.

 

Como consecuencia lógica de ese aparente “encubrimiento institucional”, han surgido infinidad de teorías que, con mayor o menor base probatoria, señalaban como culpables a personajes muy poderosos. Son teorías que han ido resurgiendo periódicamente, como el Guadiana, cobrando cada vez más fuerza como consecuencia del contraste entre aquella desidia en su esclarecimiento y la extraordinaria diligencia con la que se ha venido persiguiendo a los dedos denunciantes que señalaban a tan poderosos “presuntos”.

 

Resurge ahora en la JusticIa este “Guadiana Encubridor” con la fuerza agresiva de una inundación, emprendiendo una nueva campaña de acoso y encarcelamiento contra los denunciantes. Esta vez, se atreve incluso a incluir a periodistas acreditados como Josele Sánchez, director de La Tribuna de España.

 

Y como todos los estados que vulneran los Derechos Humanos, el nuestro también somete a su control a los grandes medios de comunicación, imponiéndoles sus criterios sobre la “Crónica Pederasta” que pretenden disipar. Y para acallar por completo todas las posibles voces disidentes, ha creado una NUEVA CENSURA PARA REDES SOCIALES que, bautizada con el nombre de “MALDITO BULO” y disfrazada de defensor contra las “FAKE” (noticias falsas) ha sido introducida en FACEBOOK.

 

la Gran Prensa Nacional, sujeta bajo su estrecho control, está siendo utilizada activamente en esta campaña. Tan importante debe ser para “la Pandilla” encubrir las fechorías de la pederastia criminal que han reclutado al gigante NETFLIX para representar una nueva versión de Alcaser, tan solo para decirnos que todas nuestras sospechas son tan solo fruto de un gigantesco FAKE creado artificialmente por el periodismo amarillo del momento. Tal parece como si, más que resucitarlo, hubieran querido sellar su fosa a toda prisa, antes de que el cáncer que padecía Juan Ignacio Blanco le dotara de la capacidad de resucitarlo desde el más allá.

 

Tan importante debe ser para ellos taparlo todo, como para conseguir que un diario como El Español se haya visto obligado a adentrarse en el cenagoso terreno de las perversiones pederastas y homicidas del caso “Bar España”. Y lo hace a pesar de estar dirigido por el maestro Pedro J. Ramírez, cuyas pintorescas orientaciones sexuales anduvieron en risa de todos los que, en la primavera de 1977, tuvieron la oportunidad de contemplar el vídeo (seguramente Fake) en el que la negra Exuperancia profanaba de placer los dos extremos de su tubo digestivo. Semejante incursión arriesga temerariamente removerle aquel ridículo y, a lo peor, abre paso a nuevas especulaciones sobre otras posibles aficiones sexuales, como causa explicativa de su repentino interés en darle el carpetazo definitivo a tan obscuro asunto, enterrándolo en falsedades demagogicas.

 

https://www.elespanol.com/reportajes/20190707/toda-verdad-bar-espana-perversiones-politicos-jueces/411709287_0.html

 

https://www.elespanol.com/reportajes/20190708/bar-espana-huesos-no-humanos-fabra-ningun/411959339_0.html

 

Sus grotescas manipulaciones pretenden confundir nuestro intelecto con la burda estrategia de la doble negación. Periodismo de invertidos que publican un FAKE para hacernos pensar que la verdad que no les interesa es un FAKE. Quizás debería sacarse la viga del ojo ciego antes de señalarle paja de borracho a Reinaldo Colás.

 

Resulta ofensivo que nos quiera convencer de que no hubo niño muerto con el argumento de que no se encontró cadáver alguno, aún a sabiendas de que jamás se buscó y de que lo que nunca han vuelto a aparecer son sus 5 cuerpos vivos.

 

Se ríe de nosotros diciendo que aquellos huesos no eran humanos, tergiversando torticeramente el informe del único análisis que les quiso hacer el Instituto Nacional de Toxicología, que literalmente decía: “Los restos corresponden anatómica y morfológicamente probablemente a la especie humana, aunque el pequeño tamaño y entidad de los restos, no nos permite afirmar con certeza que sean humanos”

 

Se mofa de sus lectores omitiendo que, a pesar de que el hallazgo de estos huesos en el parking del Bar España se consiguió a través de la fugaz incursión de un denunciante que se sentía en peligro de muerte mientras cavaba en su busca, el Juzgado se negó categóricamente a buscar nuevos restos en el solar ni en el Bar, ni a pedir un análisis más completo de los que tenía.

 

Censura sobre censura, periodistas de pacotilla engarzan FAKE sobre FAKE para encubrir con la mayor cara dura a esa poderosa pandilla. Nos mantienen a todos en jaque para darles el control de nuestras mentes, permitirles apoderarse de nuestros hijos y despojarnos de nuestros derechos y libertad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress