Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Sánchez.
Viernes, 19 de julio de 2019
Aquí estamos y estaremos

Ya quisieran algunos vernos claudicar esmallaos, andrajosos, lastimeros, piojosos, en el pozo de la negra desesperación

[Img #18118]Pues no, va a ser que no. Ya quisieran algunos y algunas vernos claudicar esmallaos, andrajosos, lastimeros, piojosos, caídos en el pozo de la negra desesperación. Derrotados por el acoso y derribo que sufrimos cada día por parte de los ‘poderosos’ y ´poderosas’ cuyo único poder es conocer el método abyecto de robar los dineros del pueblo y enriquecer sus patrimonios con la merma de ilusiones y esperanzas depositadas en sus manos por una ciudadanía eternamente necesitada de alguien en quien creer. Eternamente traicionada por aquellos y aquellas que dicen obrar en beneficio de la comunidad y esconden sus verdaderas intenciones tras el acta oficial.

 

Que no, que no bajamos el cierre. Seguimos en la brecha, en esta trinchera de unos ideales denostados por la conveniencia de la saca y sus prebendas. Como decía el tío la vara: “No me des, tú ponme donde haya que yo ya…”  Y eso, amigos lectores, se llama política nacional. Una forma de entender el servicio público cual privilegio para robar a capazos y carretones repletos de sueños rotos y lágrimas sin consuelo. No será el nuestro, o tal vez sí, pero en todo caso aquí seguiremos per sécula seculorum. Otros muchos nos precedieron y otros muchos vendrán detrás en esta carrera contra la oscuridad, en esta guerra de guerrillas contra todo aquel y aquella que por exceso de habilidad para mentir y esconder la ropa, creen estar por encima de la ley, una ley terrena estructurada a media de las ambiciones de esa banda criminal organizada al margen de la conciencia humana para seguir descuartizando al pueblo.

 

Aquí estamos y estaremos, a pesar de submarinos e infiltrados o precisamente para luchar contra ellos, y ellas, a pesar de tantos momentos desabridos e inciertos, a pesar y precisamente porque nuestra única recompensa suele ser la sonrisa de un niño, un amigo/a o un anciano que aún sueña despierto, y que parecen decirnos ¡adelante!, ¡leña, mucha leña a los malos, y a las malas!

 

En fin, sentimos inmensamente defraudar a todos y todas aquellos que esbozaron una sibilina sonrisa triunfalista, a la vista de esta entrada perlada de versos infinitos, tan dolidos como ciertos, en los días del pretérito más negro y desgraciadamente en estos. La verdad y la libertad para expresarla, son cada vez más escasas, y eso lo saben muy bien quienes se encargan y se alegran de que un medio como el nuestro, libre e independiente, no intervenido por la porquería al mando, eche el cierre DEFINITIVAMENTE…

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress