Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jesús de Las Heras.
Miércoles, 24 de julio de 2019
Jesús de las Heras

Reivindicando la Edad Media

[Img #18138]Hace poco he leído a un historiador negar la validez de la división de la historia en cuatro edades, pues en realidad hay marcadores más exactos que las caídas del Imperio Romano en Occidente y en Oriente, y la Revolución Francesa (o la Declaración de Independencia de EEUU, según algunos). Yo usaré esos marcadores porque son los que entiende más comúnmente la gente no especialista en general.

 

En casi todos los ambientes en que me muevo, parece que la Edad Media fue un periodo de la historia de la humanidad poco recomendable, obscuro, en que la gente no era nada culta, y los curas campaban a sus anchas, organizados en tribunales de la Inquisición matando a toda la gente que podía, después de torturarla sádicamente. No niego que hubo abusos e injusticias, como los hay hoy en día aquí mismo, en España, sin ir más lejos. Pero no voy a tratar de nuestro país en especial, ni de esta época, a la que habría que echar de comer aparte, sino de la Edad Media en general, de modo poco erudito, porque la gente de ahora no lo es tanto como a mí me gustaría. El de la inquisición debía ser un tribunal bastante más leniente que los demás, porque no eran pocos los delincuentes que se acogían a sagrado, por ejemplo en la Plaza de la Cruz de la Catedral de Murcia: allí hay unas cadenas que delimitan el lugar en que el poder civil no podía apresar a los delincuentes huidos, pues debía esperar a que el obispo saliese en procesión de la catedral para interrogar a los prófugos, y si decidía que merecían la protección de la iglesia, los escoltaban hasta el templo, si bien podían decidir lo contrario, y permitir al brazo secular que los apresase. Pero en otros lugares de España y Europa, bastaba con que los criminales entrasen en la iglesia para que los oficiales reales no pudiesen apresarlos bajo pena de excomunión. ¿Y por qué, se preguntarán ustedes, los criminales hacían eso? ¿No era ponerse al alcance de la inquisición? La verdad es que ante el delincuente confeso la inquisición solía ser muy clemente, y le imponía un castigo penitencial, a base de rosarios, padrenuestros y avemarías, o flagelarse un poco. Pero no ahorcaba a nadie que se arrepintiese de sus pecados, ni los quemaba. De hecho en toda su historia la Inquisición mató a menos gente que los protestantes en un solo año, como se puede comprobar en la literatura especializada, e incluso en la Wikipedia, por poca credibilidad que le tengamos…

 

En realidad lo que tengo que decir es muy simple: es idiota comparar la Edad Media con lo que vino después, porque sus protagonistas no tenían forma de conocerlo; lo realista es compararla con lo que había antes, que sí que se conocía. En la Edad Media había una clase universal de gente, los curas precisamente, que dominando el latín, se entendían en toda Europa, que era casi el único mundo conocido, aunque ahora sabemos de los chinos y los indios, de los que podemos hablar otro día. Y si comparamos la Edad Media con la Edad Antigua…, ¿qué conclusiones podemos sacar? ¿Fue la Edad Antigua más humana, menos cruel y más ilustrada que la Media? Lo dudo. En Roma se castigaba «la traición» mediante la decapitación instantánea del culpable, asesinando después a familias enteras. ¿Y quién decidía en qué consistía la traición? Pues en el que estaba en el poder. Sí, cierto, los romanos fueron los creadores del Derecho Romano, y eso fue un gran invento. Pero ¿lo cumplían siempre? Cuando Octavio Augusto tomó el poder, antes de ser emperador, se dedicó a hacer listas de conscriptos, o sea, gente a la que había que eliminar, y cuyo delito era no ser partidarios suyos. Por eso murió Cicerón y otros muchos que valían más que él, Octavio. Y eso es sólo un ejemplo. Octavio fundó un imperio que presidió durante 40 años, tantos como todos los demás emperadores de su dinastía juntos. Fue hábil, y generoso en muchos otros aspectos, como las leyes que promulgó a favor de los esclavos. Pero aquel mundo, el de la Edad Antigua, era un mundo cruel e injusto en general. Como lo prueba el hecho mismo de la conquista romana de Europa: cuando llegaba el ejército romano a una ciudad, le daban a elegir: o aceptaban el sometimiento a Roma, o los liquidaban. A todos. Recordemos Numancia. Recordemos Sagunto. La Edad Antigua no era sólo Roma, pero sí fue esta el final de ella, dado que en el año 476 terminó con la liquidación del Imperio Romano de Occidente. Hubo otras culturas, otras civilizaciones, como la egipcia o la hitita, por ejemplo, o sobre todo la asiria y babilónica. Pero en ninguna hallamos trazas de lo que hoy son los derechos humanos. Para eso debemos esperar hasta los Reyes Católicos, hacia el final de la Edad Media, porque la Edad Antigua no los conoció. En Egipto hallamos una civilización milenaria en que la gente vivió en paz durante muchos siglos, pero aceptando unas condiciones de servilismo que serían impensables hoy en día. Mantuvieron a raya a sus vecinos hasta que dejaron de poder hacerlo, y cayeron en el caos. Pero los asirios sabemos que despellejaban a sus vencidos, y en general a los que cometían delitos contra el estado. Los despellejaban vivos. ¿Eso tuvo parangón en la Edad Media?

 

Pues no, la verdad. Ni siquiera las torturas achacadas a la Inquisición llegaron a tanto. En la Edad Media la casta de los monjes y sacerdotes culturizaban al pueblo, los unos en la soledad de sus monasterios copiando y conservando las obras punteras de la historia, de la filosofía y la cultura en genteral, en aquellos códices que luego decoraban con florituras, y los otros desde el púlpito. Sí, era una cultura un tanto especial, pero que les hablaba del consuelo de un mundo mejor, en el Más Allá, pero que conseguían que el Más Acá fuera un poco más humano al promover las ideas contenidas en los Diez Mandamientos de Moisés, que prohibían el robo, el asesinato, la envidia, el malmeter, y promovían en cambio el respeto a los padres, a la tradición, y que reforzaban por el Nuevo Mandamiento de Jesucristo: Amaos los unos a los otros. Sí, la Edad Media es la del dominio de la religión cristiana, y por eso, seamos cristianos o no, debemos reconocerle el poder pacificador de la misma, culturizador y unificador, o sea solidario. Hoy en día oímos decir a casi todos que hay que ser solidario, pero en la Edad Media lo eran. Mucho más que ahora, gracias a la religión. Así lo entendió Constantino el Grande, que en el siglo 4 hizo de la Cristiana la religión oficial del Imperio.

 

En cuanto a la Inquisición «Española», hay que recordar dos hechos fehacientes: en primer lugar, fue inventada en Francia para perseguir las herejías que molestaban a su Rey, y en segundo lugar, apareció al final de la Edad Media, por lo que nada pudo contribuir al supuesto obscurantismo medieval. Los Reyes Católicos la utilizaron, ciertamente, para depurar la sociedad de moros y judíos, pero fue mucho más leniente que los tribunales hoy en día silenciados por historiadores, pero que asesinaron mucho más y de modo mucho más cruel precisamente a católicos y libre pensadores en tierras protestantes, como sabemos que le sucedió a Miguel Servet en Suiza (por los calvinistas) y tantos otros. Galileo no fue ejecutado por la inquisición en Italia, porque se arrepintió. Pero esa opción no se la dieron a Tomás Moro y a muchos otros, aunque sí se la dieron los Reyes Católicos a los judíos y musulmanes antes de expulsarlos de su reino. Evidentemente, por razones políticas, no religiosas: o se convertían, o se iban. En otros lares se los mataba directamente, y se les expropiaba sus pertenencias.

 

En la Edad Moderna, que empezó con la masacre que hicieron los turcos en Constantinopla en 1553, ocurrieron cosas que no habían ocurrido nunca antes, como la Conquista de América, que ahora tanta gente critica porque no tiene en cuenta muchas cosas que quizá ignoren, como las Leyes de Indias y las revueltas y matanzas que ocurrieron en Europa y en el Mediterráneo por motivos de religión. El genocidio real ocurrió en Europa, y siguió ocurriendo en la Edad Moderna con la conquista de África por Francia y las potencias protestantes europeas, no teniendo la Corona Española nada que ver en ello hasta el siglo 20, cuando Alfonso 13 se dejó manipular por los franceses.

 

Sí, yo tengo un profundo respeto por la Edad Media, que recogió y nos legó la cultura anterior, y añadió la propia. Algunos le niegan entidad propia, pero lo que vino después fue, a mi juicio, mucho más cruel y vituperable. Es conveniente acudir a fuentes históricas fiables, y no limitarse a decir lo que ciertos partidos e ideologías de nuevo cuño aventan por motivos particulares, egoístas y muy censurables.

 

Espero haber contribuido a que el lector se cuestione cosas de la corrección política, que no es ni lo uno ni lo otro, sino una enorme estafa intelectual que silencia cosas importantes y propaga mentiras indecentes.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 2 de agosto de 2019 a las 16:00
Er Maquina
Artículo digno del partido QVEF, por supuesto.

VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress