Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Miércoles, 24 de julio de 2019
El peor momento está por llegar

La selva, La guarida, el aprisco, el zoco, el parlamento

[Img #18140]COMPRA-VENTA DE LA MONCLOA.- Ninguna Democracia consolidada, libre, civilizada, políticamente culta y dialogante, GOZA DEL PRIVILEGIO  de tener un Gobierno con comunistas dentro, el enemigo del ESTADO DEL DERECHO.

 

En España se llama populismo, aliado con separatistas y  antisistema, fabricados en potencias extranjeras que pagan a terroristas. En nuestro país dirigido por pícaros e insensatos, puede ocurrir a partir de este jueves, si el sanchismo se rinde y entrega al PSOE a su adversario desde la guerra civil. El peor momento está por llegar, pero no solo por ambiciones personales desbordadas, sino por la falta de orgullo político de una Oposición de centro-derecha bloqueada en sus graves errores y su falta de imaginación para establecer una estrategia de unidad constitucional. sin que los partidos funcionen correctamente salvo en el área del clientelismo y el nepotismo. En Medicina sería un fallo multiorgánico.

 

MINISTERIOS SI, AGUA NO.- Despreciables, sofistas de la nada, vacuo debate en el que no se defendieron los intereses del pueblo español, sino los propios para vivir como antiguos marqueses, y se atizaron tarascadas barriobajeras entre las ovaciones de sus mercenarios. Iglesias se planta , enfurecido y exige los juguetes de tres Ministerios, toperas para hundirnos en el populismo macabro que ha derrotado a una decena de grandes naciones.-Y advierte lleno de soberbia: “Sin tres ministerios, sin nosotros no será  Presidente nuncaaa, señor Sánchez. No nos dejamos pisotear por nadie. Solo tenemos dos mejillas. El mundo no empieza y acaba en usted”.

 

Sin embargo a los murcianos nos lleváis potreado desde siglos, tenemos un montón de mejillas, y ademas votamos a quienes nos burrean.

 

Y a los que nos prometían agua para todos, un chorrico, por favor, si había votos. Los aznares, valcarcianos, zapateros, escombreros….Un montón.

 

UN TRÁGALA.-  No fue un debate de investidura, sino un trágala con amenaza electoral y a tomar por el piiiiiiiiii. Ellos, todos ellos y sus adherencias, y luego el que venga detrás que arreé. Los hijos de la polla roja huertana. Fue la retransmisión, en directo, de un mercado de pillos en plena actividad. Un voto por una dirección general. Otro, por la delegación de un gobierno en Murcia o Extremadura. Y una pila, por medio gobierno, incluido el Ministerio del Interior para encarcelar a los demócratas de a pie. Libro de ruta de Maduro, No se vendió ni una idea sana, dado  su analfabetismo crepuscular. Estábamos allí, en una sala del Congreso. Vendían media España a cambio  de humo, o una promesa falsa. En el más puro estilo fenicio.

 

Ni un programa para elevar el nivel de vida del pueblo humillado, víctima de la violencia de género político cargada por la demagogia.

 

El HEMICICLO, iluminado por el resplandor de los ojos brillantes de los mitineros Eran ascuas vivientes de seres de este mundo inicuo.. Aplaudían a rabiar los catalanes desertores, se frotaban las manos. Mañana, más. Mañana sería  mal rollo, cuando llegaran a debatir  los PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO o más maera para calentar la antigua locomotora de la izquierda española.- O choque de trenes PSOE – Podemos.

 

EL RESPETO.- Escribe ARCADI ESPADA: “SOLO UN HOMBRE QUE HA PERDIDO CUALQUIER RESPETO ASI MISMO  es capaz de la farsa que ayer representó Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. Su núcleo se  advirtió con claridad en muchos momentos del debate que mantuvo con Pablo Casado y Albert Rivera. La farsa principal es que, sea cual sea el signo de las votaciones vaya a haber un Gobierno en España a  partir del jueves”.

 

LOS MÍTINES.- Del dicho al hecho, la mejor defensa es un ataque, el mismo que desató Albert Rivera, entre las risas, preparadas, del equipo socialista. Mejor es ocultarlo  con un tupido velo, porque superó la soflama de Abascal que se empleó a fondo. Advirtió de un posible Frente Popular, de la quema de la Constitución y el derrocamiento de la Monarquía para dar paso a la República y proclamar una dictadura. Nada nuevo, ya se viene comentando en la calle, en los medios de comunicación y en las altas esferas de la Unión Europea ¿intoxicación, desinformación o provocación? Guerra fría, desestabilizar las espaldas de la NATO  para ahuyentar los lobos, las manadas y las siete plagas de los nacionalismos que rompieron en mil pedazos los Balcanes y a la Unión Soviética. También la Unión India. Ahora es más que una amenaza desbordante. Putin no lo entiende, sus orígenes leninistas lo ciega.

 

PRIMA VOCE DE LA DEMAGOGIA.- Iglesias, prima voce et fides de la demagogia neocomunista disfrazada de populismo rancio, presentó ante el Parlamento una batería de doce propuestas económicas, cogidas por los pelos de su verbo revolucionario, que nos llevaría a una crisis del mismo tipo que sigue castigando, desde hace un siglo, a naciones africanas, latinas y asiáticas generalmente subdesarrolladas. Eso sí, no habría ricos pero  si países de pobres hambrientos de pan y libertades. Para el líder podemita un chalet de lujo o el palacete de la Moncloa y por qué no el Palacio Nacional, dada su modestia proletaria. Y como heredera del trono, su señora, siguiendo la línea ascendente de la más pura monarquía, ahora en fase de crisálida o subiendo sobre la inofensiva ranita de una sociedad con efectos mariposas en las barrigas puestas al sol que más caliente. Lo suyo fue una arenga lírica, como homenaje a los millones de humanos asesinados en los gulags comunistas, en las tierras monzónicas de Mao o en los campos de exterminios de los países ocupados por la madre Rusia, antes Unión Soviética, en dura competencia con los descerebrados nazis.

 

FINAL POÉTICO.- “Nos pasamos la vida preguntando: ¿Cuánto? Y vimos a nuestros padres con el ¿cuánto? en los ojos, en la boca, en las manos, cuánto por aquello, por esto, cuánto por la tierra, por el kilo de pan, y también por las espléndidas uvas y por los zapatos. Cuánto cuesta, señor, cuánto cuesta, nos habíamos vestido de sonrisas aquel día sin duda y los padres, con ropa remendada, inseguros entraban al almacén como a una iglesia oscura. Pero, después, más lejos fue lo mismo. Es peligroso caminar hacia atrás porque de repente es una cárcel el pasado.-

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress