Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Domingo, 3 de junio de 2012

Para evitar daños mayores

[Img #3092]Vamos a hacer un soberbio esfuerzo de imaginación, y supongamos que servidor es un tío de esos de los que llaman de los mercados; es decir los que ponen las perras, procedentes vaya usted a saber de dónde, y como ponen las perras mandan más que los tontainas de los políticos que nos ha tocado soportar de un largo tiempo para esta parte.

Si yo soy el dicho tío de los mercados y me veo en qué manos esta la justica de España, en que manos está la capacidad de legislar, y en qué manos esta la oposición, y la posición social y de poder que ocupa la iglesia…. Pues eso, le digo a mi secretaria (que estará más buena que el arroz con leche de un día para otro) que si le prestamos perras a España tendrá que pagar unos intereses de judío converso, y avalarme con los bienes que yo le diga.

Por tanto, vamos a dejarnos ya de hacer pijicos de barro, que la cosa no está para que acabe en un final de beso e hipoteca pagada, y la única solución puede pasar porque, un hombre un voto, dejando de lado tonterías y chanchullos políticos, se celebren elecciones libres, sin ataduras de ninguna clase, que todo aquel grupo que se constituya y quiera, pueda presentarse a ellas. Y si el pueblo español elige por mayoría que quiere que los Marianos o los Rubalcabas, o los de cualquier otro partido nos llevan a la ruina; ni media palabra más, se cierra el pico y cada uno que se ponga contra la pared a esperar su turno guardando la virginidad.

En ese mismo necesario plebiscito, otro punto a tratar será si queremos seguir con la peseta o con el euro; si queremos ser Europa o ser lo que siempre fuimos, supuesto que nada tenemos en común ni nunca lo vamos a tener con un alemán, o con un escandinavo, que no quiero decir que sea mejor o peor, sino que cada cual amasa su pan, y se lo come a su manera y estilo. Y ni ellos tienen por qué ser españoles, ni nosotros, por mucho que digan los bancos, tenemos que ser como ellos, porque ni nos nace ni nos gusta.

Y como está más que comprobado que existe más corrupción en los países cristianos vaticanos que en los luteranos o protestantes, que de una vez por todas el que quiera religioso que se lo pague. Que ya bastante tenemos con pagarle los viajes, estancias y velicas a salvadores del sistema del estilo del primer juez español.

Sin olvidar el gastazo de primeras piedras que llevamos aquí en la cortijá. Donde, según me han dicho, junto a la primera piedra de los caballitos de Alhama se ha enterrado un libro de los de Consejero que le publicamos todos los empleados de la cortijá de su tito. Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress