Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Jueves, 25 de julio de 2019
juan eladio palmis

Las perras del bipartidismo

[Img #18150]Porque C’s de Barcelona son directamente los bancos, y cuando ellos quieran desaparecerá el partido catalán, simplemente cerrándole la espita que le arrima los euros. Ahora, en otro costal de la financiación política descarada del sistema financiero español, están las perras que van a parar al Partido Socialista Católico Apostólico y Romano, y al Partido Popular y de los Curas; Aquel, partido de párrocos y coadjutores sin llegar a obispo. Y éste otro partido, el Popular, dónde militan de obispo para arriba y algún beato, camino futuro de la santidad.

 

En un pacto que no figura en documento alguno pepé-pesoe, o pesoe-pepé, según quien mande, en sus mesas del Consejo de Ministros, no pueden estar sentados oídos extraños de otros partidos, que puedan tomar debida nota de que todo el dinero que reciben en las campañas electorales pepé y pesoe, tienen que devolverlo de un modo más o menos descarado a las entidades financieras, a los financieros directos que se lo adelantaron, para que en las campañas los aviones y los billetes vuelen de acá para allá como si fueran partidos políticos con recursos propios de sus afiliados, suficientes para el tremendo tren de vida que llevan sus directivos.

 

Y claro, esa es una razón de peso para que cualquier partido que no tenga una deuda con los bancos y los financieros españoles, no puede sentarse en un consejo de ministros donde se va a plantear el pago encubierto con los intereses, de lo que deben entre los dos partidos; los cuales, en tal asunto de las perras van al alimón. Porque el paripé es el paripé y las perras son las perras.

 

Por tanto, la única solución que puede tener España, como ya es un asunto netamente de dinero y del modo de devolverlo, todos los juegos de piñata que en apariencia se ponen para investir a un Presidente, como es natural corriendo los sueldos de todos los intervinientes como si estuvieran en efectivo gobernando y ejerciendo como diputados electos efectivos, no pasan de ser un juego de fuegos artificiales, con el trasfondo real de que estamos endeudado hasta las cejas por un sistema político que ya no tiene solución por la vía de los votos y las urnas; sino que requiere de medidas económicas que nunca, en la mentira de rizar el rizo, el bipartidismo lo va a solucionar.

 

Ahora, acá en la cortijá, cuando firme el ademán, los de Vox han empezado a tirar piedras para arriba alegando tiempos franquistas donde los de la otra acera tenían que refugiarse en las grandes ciudades para pasar desapercibidos y no ser condenados, han tenido que corregir rápidamente el capitulo que querían mantener de tiempos pretéritos; porque, a semejanza del chiste del socialismo y la bicicleta, en las negociaciones ha quedado muy claro y conciso que todos los intervinientes, C’s de Barcelona, Populares de los curas, y Vox del Valle de los Caídos, se han dado cuenta que las bicicletas abundan entre sus filas, y de ahí para abajo se puede repartir y joderlo todo, pero las bicicletas ni tocarlas.

 

Si tuviera que haber de nuevo elecciones, el negocio de los prestamistas no entra en banca rota, al contrario, el que gane, sea quien sea, a nivel nacional, no puede sentarse en el Consejo de Ministros con extraños al bipartidismo, por el momento, y mojar de algo tan delicado y sustancioso para cualquier oposición, como la metodología que se lleva para devolver los intereses monstruosos a los que el capital, del mismo color y tono como el que va de paraíso a paraíso y descansa en su vuelo en el Vaticano o en algún banco de su bandera, es utilizado por los partidos llamados democráticos, para que sus líderes salgan guapos y bien peinados, en abundantes cartelerías que no sirven para nada, salvo para llenar las egopedias de los propios políticos que sonrientes nos anuncian que vamos apañados.

 

Por lo demás, todo de fábula. Hasta que no aparezca ningún gracioso que cree más ayudantes pobres para el dios mayor verdadero, al estilo y dicho de Platón.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress