Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 27 de julio de 2019
Jesús Pons/Carta del director

Había una vez un circo... en Murcia

[Img #18155]No ha habido en la historia de la democracia española partido político mas estulto que Ciudadanos. Sobre todo en Murcia, cuando después de pasar meses diciendo que con VOX ni a misa, se han reunido, rubricado y aceptado los votos de la extrema derecha.

¿Con qué cara le van a decir a sus concejales de Ceutí u Fuente Álamo que salgan de esos gobiernos municipales porque se han aliado con VOX?

 

Los murcianos nos tragamos el cuento, o mejor, vamos a decirlo bien, la trola de que el partido naranja, ahora veleta, venía a regenerar la política murciana. Y para ello nada mejor que aliarse con el PP, un partido que en Murcia ha alcanzado las cotas más altas de corrupción, y con VOX, xenófobos, y fascistas. Sí, fascistas, nadie lo podrá negar. Aunque ellos participan en las elecciones de las autonomías que algún día quieren eliminar.

El objetivo de este pacto trifachito es, y no se crean otra cosa, los sueldos, el poder, el coche oficial, y los puestos de trabajos por decenas para amigos como consejeros o presidentes de alguna fundación fantasma.

Porque de fantasmas sabemos mucho aquí: Paramount Pictures, Contenpolis, Murcia is not Typical, viajes a California del Gobierno Regional a California para no se sabe qué, patrocinio de un equipo de Fórmula 1 que siempre llegaba el último y que era la vergüenza de la afición, la entrega de un poder urbanístico al fallecido Jesús Samper para tener un Real Murcia en tercera división y a punto de desaparecer (Segunda B), 300 millones tirados a la basura en una televisión pública que era capaz de emitir noticias del entonces presidente Ramón Luis Valcárcel en los intermedios de los partidos, una radio pública qué es la voz de su amo...

Serían tantas las fantasmadas, abusos y corruptelas que es incomprensible este apoyo obsesivo de Ciudadanos. Pero claro, la presidencia de la Asamblea, la vicepresidencia del gobierno, varias consejerías y lo que venga es algo que no se puede dejar escapar cuando no hay decencia política.

La jefa de Ciudadanos, Isabel Franco, no tiene perfil ni experiencia política. Esto es igual porque la política del partido en Murcia la decide Albert Rivera, el antisanchista, el político que salió de Barcelona para convertirse en un pequeño dictador. El mismo que está provocando una desbandada entre los suyos. SALVESE QUIEN PUEDA.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress