Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Antonio Pareja.
Domingo, 4 de agosto de 2019
Por no pagar, no pagan ni el sueldo de los profesores de religión, que más que enseñantes son considerados por los señores obispos como agentes comerciales

En España, con más ateos que practicantes, la Iglesia nos cobra más del 1% del PIB

[Img #18163]El último barómetro del CIS no sólo ha preguntado sobre nuestras preferencias políticas, sino también por otras cuestiones que dicen más sobre nuestra sociedad que la simple orientación de nuestro voto. Por primera vez en España, según los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, en nuestro país hay más ateos o no creyentes que católicos practicantes. Concretamente, los españoles que aseguran ir a misa con cierta asiduidad son el 22,7%, frente a un 29% que afirman ser ateos o agnósticos. Sólo un 2,3% practican otra religión que no sea la católica.

En las comunidades autónomas donde el peso de la población urbana es mayor, como Cataluña, Madrid, Euskadi o Valencia, la desproporción entre unos y otros es aún más elevada. Los no creyentes superan el 30% y los practicantes apenas llegan al 18 y en el caso más extremo, Cataluña,  no alcanzan el 11% de la población. Resumiendo, en España las iglesias están cada vez más vacías, los sacerdotes atienden a menos feligreses, pero cada español, sea católico, ateo, agnóstico, musulmán o tierraplanista, sigue financiando con 240 € anuales a la Santa Madre Iglesia.

Esa cantidad que pagamos con nuestros impuestos, hayamos señalado la cruz de la Iglesia o no en nuestra declaración de la renta, es de 11.000 millones de euros anuales, más del 1% del PIB español. A esa cifra hay que añadir muchísimos otros privilegios como la exención del IBI por sus más de 110.000 propiedades inmobiliarias, muchas de ellas viviendas que tienen alquiladas y por las que no pagan ningún tipo de impuesto. En ciudades como Toledo, Ávila, Burgos o Santiago de Compostela, la Iglesia es propietaria del 70% del suelo habitable. A los innumerables inmuebles hay que sumar 150.000 hectáreas de tierras agrícolas, joyas, obras de arte, participaciones en bolsa, depósitos, letras del tesoro, capital en fundaciones y un largo etcétera que puestos en fila llegarían hasta la morada de Dios, nuestro señor.

Y no crean lo que dicen los obispos de que parte de ese dinero sirve para financiar ong's como Cáritas, en absoluto, el dinero de estas organizaciones sale de lo que se recauda con los que en lugar de poner la X en la Iglesia, la colocan en la casilla para "fines de interés social". Por no pagar, no pagan ni el sueldo de los profesores de religión, que más que enseñantes son considerados por los señores obispos como agentes comerciales en busca de nuevos clientes, y que tienen un coste anual de más 600 millones de euros que salen, ¿lo adivinan?: de nuestros impuestos.

Recuerden estos datos, cuando una de estas mañanas o tardes veraniegas, decidan ir a visitar la Catedral de Toledo, la Mézquita-Catedral de Córdoba, o cualquier templo católico con un mínimo de interés artístico, y se encuentren con que en la puerta hay un portero de iglesia que les exige el abono de una entrada por lo que ustedes ya pagaron, con creces, en su declaración de la renta. Cuidado con los improperios, que el jefe lo oye todo.
   

https://twitter.com/BorjaMariaZ

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress