Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Juan Eladio Palmis.
Lunes, 19 de agosto de 2019
JUAN ELADIO PALMIS

La Vida es un Pañuelo, y Cartagena lo Ensucia por Dinero

[Img #18237]La escena transcurrió hace un par de días atrás, de la siguiente manera: Iba despistado, inseguro, y quería tener una referencia completa para no equivocarme de carretera.

 

Había un camión parado a la sombra de una arboleda. Paré mi coche cerca y me acerqué para ver si el chófer estaba despierto. Lo estaba, y al escucharme se bajo del camión para orientarme.

 

Al ver mi en mi coche matrícula de Murcia, me dijo con jovialidad y agrado -¡Hombre, yo he ido mucho a Escombreras…!

 

-¿A qué? ¿Cargabas derivados del crudo?

 

-No, no que va. Descargaba. Descargaba residuos peligrosos…

 

Tuve que hacer un verdadero esfuerzo para que no me viera interesado en el asunto. Continuó diciendo:

 

-Yo iba a descargar aquellos productos peligrosos que no se podían enterrar en Cataluña, y los llevábamos a una empresa en Escombreras, que cobraba un dineral por cada viaje, pero los residuos de mercurio y amianto y demás productos que no se podían enterrar en Cataluña, en Escombreras lo admitían sin más.

 

Hablamos de muchas más cosas; pero yo, de vez en cuando, le hablaba como por descuido del tema de los residuos peligrosos, y me contó todo:

 

-Ahora, me dijo, llevaba frutos y legumbres. Había abandonado el transporte de productos peligrosos.

 

Continué mi camino pensando: Realmente no sé qué sería de Cartagena si no tuviéramos tan buena gente, tanto celo en cuidar el suelo, la tierra que pisamos.

 

Pensaba en lo bien que lo estamos haciendo para que nuestros hijos reciban la tierra tal y como la recibimos nosotros.

 

Por un puñado de dinero, Cartagena, que dispone de Consejería en la Comunidad de Medio Ambiente, de Ayuntamiento, de infinitos organismos públicos y privados que viven, y viven muy bien, para vigilar el medio ambiente, resulta que al final, el dinero los vuelve ciegos y mudos, y un honesto camionero me manifestó que sentía vergüenza por, textualmente, la mierda tan peligrosa que llevaba a enterrar a Cartagena, sin problema alguno.

 

Me dijo el nombre de la empresa. Con la urgencia de denunciar por si todavía lo están haciendo, no he podido indagar sobre ella. Pero, sea quién sea, los responsables son todos y cada uno de los organismos y entidades que he citado más arriba por permitir, no vale alegar ignorancia, semejante atropello, semejante delito contra la salud pública de Cartagena y del planeta.

 

Si un hombre, en este caso, un honrado camionero le dio vergüenza prestar su apoyo a semejante asesinato ambiental cuando se percató, por qué en Cartagena nadie siente vergüenza, nadie actúa, nadie mueve un dedo y se permiten aberraciones y delitos como el indicado sin que intervenga absolutamente nadie.

 

Por curiosidad he entrado en el buscador Google, he visto multas ridículas puestas a empresas que contaminan, que no se ve por parte alguna que la hayan pagado o que hayan devuelto a los terrenos su condición inicial de suelos sin residuos tóxicos.

 

Pero claro, el problema lo tenemos en el hecho que en Cartagena no disponemos de ninguna ventanilla en la que se pueda hacer una reclamación seria y contundente. Al Estado  no interesa nada que ocurra fuera de Madrid. Y en Europa están creídos que lo que ocurra en Cartagena no les afecta a ellos.

 

Y en Cartagena lo que preocupa son la prosesiones y las fiestas, y que vengan muchos cruceros a seguir haciéndonos ricos.

 

Malos tiempos y malas gentes.

 

Salud y Felicidad.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress