Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
José Juan Cano Vera.
Miércoles, 11 de septiembre de 2019
80 Años del Pacto entre Nazis y Comunistas

Cuando Europa tembló

[Img #18323]Se cumple este mes de setiembre el 80 dramático aniversario del inicio de la SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, con la invasión de Polonia. Las tropas alemanas comenzaron el asalto terrorífico que terminó en poco menos de un mes con la ayuda clave  y decisiva, ataque conjunto con el ejército rojo de la Rusia comunista que gobernaba otro de los grandes monstruos de la historia humana, el camarada Stalin heredero de Lenin tras liquidar a la vieja guardia soviética y al trotskismo. Se había iniciado la guerra más sangrienta de la Humanidad.

 

Parece mentira que de estos hechos se guarde silencio políticamente correcto, porque en el asador de la información solo los nazis fueron culpables, cuando lo cierto es que la segunda guerra mundial nació de un PACTO AUSPICIADO POR HITLER Y STALIN, el famoso PACTO MOLOTOV-RIBBENTROP, a cuya firma asistió personalmente un sonriente dirigente máximo del comunismo internacional, Josef Stalin, que aparece en la fotografía, uno de los episodios  más sonrojantes y vergonzosos de la historia universal moderna. Un estremecimiento de horror recorrió  a las naciones europeas y democráticas y de  numerosos líderes de los 23 partidos comunistas, que posteriormente fueron liquidados por la máquina de matar del Kremlin, que se inició , también, al final de la guerra civil española.

 

Miles de personas fueron masacradas ante el arrollador ataque de los ejércitos nazis y comunistas, otros miles fueron enviados a campos de concentración siberianos y alemanes y más de setenta millones de seres humanos perecieron durante y después de la Segunda Guerra Mundial, juzgados dentro y fuera de sus naciones de orígenes. La victoria de los aliados, y por tanto de los comunistas rusos, dio paso a repartirse el mundo en zonas de influencia, sin olvidar la guerra entre japoneses y norteamericanos, de una ferocidad Torquemada que finiquitó con bombardeos nucleares que achicharraron a medio millón de inocentes ciudadanos que vivían en tres grandes ciudades. Nadie llevó ante los jueces a los genocidas aunque el estilo de matar, masiva, fue muy parecido a los estilos asesinos de los cientos de jerarcas alemanes nazis.

 

Este siniestro aniversario de la firma de un papel que dio paso a ríos de sangre, torturas, hambres, injusticias, persecuciones y genocidios de judíos y otras etnias, ha pasado como una nube, salvo los  informes de una revista, HISTORIA DE ESPAÑA Y DEL MUNDO, minoritaria pero muy leída por las élites que tratan de sacar de las sombras las verdades ocultas de los sentimientos humanos, cuando  vivimos en nuestro país en un caos de intereses encontrados, y las apetencias desbordadas de un populismo leninista que busca instalarse en el poder a cualquier precio. Un populismo que nos ha inundado de cinismo, falta de escrúpulos e incultura cívica, que se  observando en la vida diaria española a grupas de un feminismo ultra, movimientos del terrorismo ideológico, televisiones morbosas, corrupción galopante y el machaque diario de la cultura de un nación con cerca de quinientos años de historia. Espejo de este desastre humano lo tenemos ya, en ciernes, en Cataluña, en su capital Barcelona, donde en algunos barrios nadie se atreve a salir a la calle a partir de la nueve de la noche. Pero se oculta esta guerra de otra clase de delincuentes. Silencio, se masca el drama.

 

APOSTILLA.- Según cifras facilitadas por las Naciones Unidas dadas a conocer diez años después de la guerra global, más de 200 mil alemanas fueron brutalmente violadas por las fuerzas rusas soviéticas en su avance hacia Berlín. Así mismo el ejército de Mao, padre del comunismo extremista chino se ensañó con las mujeres durante la guerra civil. También las fuerzas militares japonesas con sus centros de actividades sexuales, en campos de concentración asiáticos de triste recuerdo en las dos Coreas. También debemos recordar que la homosexualidad es severamente castigada en las naciones con regímenes leninista-marxista, y los de etnias musulmanas donde los castigos corporales son francamente brutales, hasta morir, desde que el  terrorismo oficial o no ha declarado la guerra al mundo libre occidental. La violación de los derechos humanos es ya, actualmente, una película de terror calculado, como comprobamos en España, durante la guerra civil y bajo el imperio de los pistoleros etarras.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress