Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 12 de septiembre de 2019
la colleja/el zorro

No es no

[Img #18333]Hay serias razones y argumentos sólidos para que el presidente del Gobierno, en  largas funciones, rechace formar un Gobierno de concentración radical con la extrema izquierda española con oxígeno internacional, que cuando aterrizó en España traía en la mochila liquidar al partido socialista, a izquierda unida y derivar apoyos a los separatistas de todos los pelajes. Cinco años después, Pablo Iglesias y sus financiadores   económicos, políticos e ideológicos han convertido la vida política en un barrizal o peor, en un campo de minas, traicionando a sus seguidores, hoy quietos parados cuando el país anda metido en un proceso de desintegración social, sin que se haya movido un dedo populista o de los sindicatos de funcionarios pesebristas, en la calle, con protestas ante un panorama inquietante, que si ocurrirá con total seguridad si Pedro Sánchez logra formar Gobierno o se convocan elecciones generales. El no es no del PSOE  a Podemos es una actitud de estado, meter en el Ejecutivo a podemitas sería un error histórico, porque entendemos que si fuera así, en cuestión de unos meses, con los Presupuestos Generales del Estado, los estrategas de Pablo Iglesias, romperían la baraja y culparían al equipo del PSOE de fomentar una política social capitalista o cualquier chorrada con aires venezolanos. La situación se agravaría y se correría el riesgo de un estallido social. O en el mejor de los casos, gobernar en la aberración, como han hecho en otras naciones hoy arruinadas, dentro  y fuera de Europa. LA CRISPACIÓN SE MASCA, y otro de los irresponsables, con su radicalidad soberbia, es el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, al que le patinan neuronas vitales.

 

Que hay que hacer reformas profundas, serias y urgente, son verdades tan grandes como una catedral, pero no podemos suicidarnos para satisfacer el ego personal de agitadores, demagogos y especuladores hoy infiltrados en el tejido más delicado de la sociedad española, que han debilitado con un relativismo equívoco, como paralelamente ha actuado la derecha corrupta en numerosas regiones, con errores brutales que hemos pagado de nuestros bolsillos, como en nuestra Comunidad Autónoma, donde los escándalos fomentados desde el poder económico y político siguen estallando, en tanto nuestro parado rico, Míster Equis, espera ser premiado con un sueldo de lujo. Léase Escombreras, Novo CARTHAGO, Balsa Yenny, Paramount Picture, caso ZERRICHERA, Nueva Condomina y un largo  etcétera bochornoso que la justicia más pesada del Poder Judicial ha dejado de castigar, por ahora.

 

La situación es tan preocupante que sinceramente opino que es mejor unas elecciones en noviembre, que montar un bombardeo en las instituciones del Estado, otro golpe desenfrenado catalán o subirse al carro de la basura de una nueva crisis económica y social que siempre pagamos las gentes humildes, trabajadores y clase media.

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress