[Img #18341]Tres víctimas mortales, innumerables destrozos, inundaciones, cortes de electricidad y fuertes tormentas. El temporal que azota con fuerza en los últimos días al sureste peninsular está causando importantes estragos especialmente en Murcia, donde ya se considera como la peor gota fría que ha afectado a la Región de su historia.

 

Así lo ha considerado el presidente autonómico, Fernando López Miras, quien esta misma mañana ha indicado que, en otras ocasiones, el temporal ha arreciado con dureza en municipios concretos pero que en esta ocasión la alerta “extrema” se extiende a toda la comunidad autónoma, sin excepción. “La situación es muy peligrosa”, advertía Miras, al tiempo que instaba a los vecinos a no salir de sus casas ni utilizar sus vehículos por el fuerte riesgo que supone hacerlo a estas horas. “Nunca nos habíamos enfrentado a algo parecido y ante situaciones extraordinaria, medidas extraordinarias; ante todo está salvaguardar la integridad física y la vida”, zanjaba.

 

Además, el líder regional ha pedido “prudencia” y ha anunciado que los equipos de emergencia temen el desbordamiento del río Segura a lo largo de la mañana, que ya ha comenzado a salirse de sus márgenes a su paso por la ciudad de Orihuela, sin que se hayan tenido que lamentar, por el momento, daños personales. “Aunque hayamos pasado de aviso rojo a naranja, sigue siendo muy complicado y el problema está en las crecidas, tanto de las ramblas como del río; en minutos puede venir una crecida y quedar atrapados en nuestro vehículo”, ha explicado López Miras en Onda Cero.

 

La Confederación Hidrográfica del Segura ha informado que, además de en Orihuela, el caudal circulante por la rambla de la Maraña debido a las fuertes lluvias caídas en las ultimas horas en Los Alcázares (Murcia), hace previsible que se desborde también en cualquier momento.

 

Hasta el momento, más de 440 personas han sido evacuadas en distintos puntos de manera preventiva, y la Comunidad ha activado a las 19.00 horas el nivel 2 de la fase de emergencia del Plan Especial de Protección Civil ante el riesgo de Inundaciones en la Región de Murcia (Plan Inunmur).

 

Además, se ha reclamado la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y, desde última hora de la tarde de ayer, 90 efectivos de dicha unidad de élite se han desplazado desde el Cuartel General de Torrejón de Ardoz a la Región para reforzar el dispositivo del Estado y la Comunidad Autónoma en el control de las inundaciones.

 

Cortes de tráfico y aeropuerto cerrado

 

Torre-Pacheco y San Javier se encuentran incomunicados al tener cortadas todas las carreteras secundarias y primarias que dan acceso a estos municipios, mientras que se encuentran cortados puntos de la autovía A-7, la autopista AP-7 y la vía rápida RM-19, que son las principales vías de comunicación del mar Menor y el Campo de Cartagena.

 

La autovía A-30, en el kilómetro 161 en sentido Cartagena, está cortada por inundación de la vía, al igual que la vía rápida del mar Menor RM-19 en sus 25 kilómetros de extensión y en los dos sentidos.

 

Además, la AP-7, entre los kilómetros 798 y 800 en sentido Almería está cortada por acumulación de agua en la calzada, al igual que la carretera RM-12, entre el kilómetro 0 y el 18 está cerrada al tránsito en ambos sentidos por la misma causa.

 

También hay circulación interrumpida en el kilómetro 806 de la AP-7 por inundaciones en el kilómetro 806, lo que ha ocasionado una retención de vehículos en sentido Alicante.

 

Asimismo, el aeropuerto de la Región de Murcia, ubicado en Corvera, ha cerrado debido a las lluvias.

 

2030 incidentes

 

El Centro de Emergencias ‘1-1-2’ Región de Murcia ha recibido desde ayer y hasta las 7.00 horas de hoy un total de 2.386 llamadas que han supuesto la gestión de 2.030 incidentes relacionados con la lluvia, casi la mitad (975) entre las 22 horas de ayer y las 7 horas de esta mañana.

 

De ellos, 677 no eran emergencias y se trataba de peticiones de información; 484 se referían al achique de agua en sótanos y bajos, 229 retiradas de obstáculos en la vía pública y 144 rescates de personas atrapadas en vehículos o de sus casas inundadas.