Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
El Gallo.
Sábado, 14 de septiembre de 2019
La Cresta/El Gallo

Los madre mía de Murcia

[Img #18344]Demasiados en esta región entre caótica, pujante y anárquica donde se han hecho verdaderas barbaridades, desde el desmadre urbanístico de La Manga, a la desaladora de Escombreras y el turismo barato a pie de playa del Mar Menor tan castigado hasta la saciedad especulativa.
 
Hemos visitado el epicentro de la catástrofe o los cinco puntos negros donde las aguas han llegado enfurecidas y la mano del hombre se ha hartado de montar despropósitos urbanísticos, peligrosos y hasta mortales en ocasiones, aunque una emisora de tv murciana próxima al poder afirme que la gota fria ha sido un HECHO EXTRAORDINARIO con la intención de difuminar responsabilidades, locuras del ladrillo, y agregar que mil hombres y un solo helicóptero estaban luchando como titanes -- lo que si es cierto -- para evitar muertos, pero imposible el desastre económico, humano y social.
 
De los puntos negros se lleva la peor parte toda la costa que va desde Los Urrutias hasta San Pedro del Pinatar con el volcán de agua convertida en lava que se levanta en determinadas urbanizaciones que se construyeron en lugares totalmente inadecuados, en cauces secos de rios muertos pero que suelen resucitar con furia y muertos. Tambien otros epicentros han nacido por fallos humanos y de los técnicos a las órdenes de la clase política, siempre en las proximidades del Segura, Regueron, Guadalentin, Mula, afluentes silenciosos durante lustros y ramblas olvidadas cazadoras de tramposos.
 

Nos informa un hombre sabio de la arquitectura que la mitad de la REGIÓN corre el peligro de esos hechos extraordinarios que comentaba el colega de la tele, no por ahora, sino desde los años cincuenta, sin que nadie con mando en plaza intentase poner orden en tantos errores. El boom del turismo y el desarrollismo económico sin control y el dejar hacer al arbitrio de empresarios sin escrúpulos a la llegada de la democracia, afines a los partidos y sus grandes pesebres han terminado por crear una urbe, con sus barrios, pedanias, urbanizaciones huertanas y chiringuitos que han roto las reglas de la naturaleza. Basta contemplar el indigno espectáculo desde la Cresta del Gallo para llevarte las manos a la cabeza. El verdor de hace treinta años y su sinfonia de colores ha pasado a ser una enorme explosión de cemento, hierro y autovias y mierda acumulada en los contenedores de los políticamente incorrecto. Un desastre, pero Murcia no cambia, es así y parece no tener remedio. Genio y figura hasta la sepultura, y ya veran ustedes que en unas semanas aquí no ha pasado nada, desde la riada de santa Teresa, y esta de los Judas que nos besan a cambio de treinta euros. Luego te pueden desahuciar o enviar al paro, sin que los ecologistas no vayan más allá de la tortuga mora. Amén, hermanos de Alquerías y otros lugares al borde del peligro del rio de los caciques, que en Orihuela no permitieron que el SEGURA DEJARA DE PASAR POR EL CENTRO DE LA BELLA CIUDAD. Nada de baipas, ahora se rompen corazones..

¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
VegaMediaPress • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress